Menu


El crucifijo de altar
El crucifijo se debe colocar sobre el altar durante la Santa Misa. Hay dos excepciones a esta regla...


Por: Redacción | Fuente: www.enciclopediacatólica.com



El crucifijo es el elemento principal del altar. Se coloca en el altar para recordar al celebrante y a los feligreses que la víctima que se ofrece sobre el altar es la misma que se ofreció en la Cruz. Por esta razón el crucifijo se debe colocar sobre el altar siempre que se celebra la Misa. La rúbrica del Misal Romano (XX) establece que debe ser colocado en el centro del altar entre los candeleros, y que debe ser lo suficientemente grande como para ser visto convenientemente por el celebrante y los feligreses.

Como ya señalamos, el crucifijo se debe colocar sobre el altar durante la Santa Misa. Hay dos excepciones a esta regla:

(1) Cuando la crucifixión es la parte principal del retablo o del cuadro detrás del altar. Decimos deliberadamente la parte principal del retablo o del cuadro, porque si el cuadro representa a un santo, por ejemplo, San Francisco Javier con un crucifijo en la mano, o Santo Tomás arrodillado ante la Cruz, incluso si ésta es grande, tal cuadro no es suficiente para tomar el lugar del crucifijo de altar.

(2) Cuando se expone el Santísimo Sacramento.

Imagen: Altar mayor de la Iglesia de la Vera Cruz (Segovia).


 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |