Menu


Depresión y Estrés Postraumático en mujeres con pérdidas gestacionales
¿Un tema que solo la mujer debe atender?




Por: Psic. María Esther Cardoso Escamilla |



Profundizar y tener evidencias para analizar lo que implican las pérdidas gestacionales y cómo nos comprometen socialmente es un objetivo a lograr con la presentación de este artículo. Mostraremos una estadística demográfica y reacciones o trastornos  que pueden padecer las personas con pérdidas gestacionales.

Una perdida gestacional es la terminación del embarazo (González CG 2008; SS, 2009) antes de que el embrión o el feto estén en condiciones de vivir fuera del vientre materno. En este estudio incluimos también a pérdidas por aborto inducido, espontáneo y cuando el bebé muere antes de nacer. En todos estos escenarios el común denominador es la ausencia de un hijo nacido vivo.

Varios autores en diferentes partes del mundo han investigado sobre los efectos de la perdida gestacional: la Dra. Teresa Burke y el Dr. David Reardon (2009) en EU, afirman que el aborto es una experiencia traumática y violenta que atenta contra la integridad física de la mujer.En Finlandia, Gisser (1996),encontró mayor frecuencia de ideas suicidas;en Noruega, Pedersen (2008) describe estados depresivos mayores en estos casos; en Chile, el psicólogo Schnake (2003), analiza el estado de las mujeres que han vivido un aborto inducido, quienes presentan en un 84.8 % rabia, 84.4% falta de concentración, 78.3% soledad y angustia, 65.2% tristeza y depresión; al igual que Ferguson (2006), psicólogo y epidemiólogo de Nueva Zelanda reporta desordenes severos de salud mental en un estudio de 25 años. La Dra. Coleman (2010)indica que las mujeres que se habían sometido a un aborto experimentaron 81% mayor riesgo de presentar problemas de salud mental; Yilmaz N. (2010) de Turkia, también reporta  estados depresivos en 22-34% de su muestra, Huang Z. y col. (2012)  realizaron un estudio en China con mujeres embarazadas y evaluaron el estado de ansiedad  y depresión que presentaban, encontraron puntajes elevados, enquienes tenían abortos inducidos en comparación con las que no tenían historia de aborto.

En Bosnia y Herzegovina (Zulcic-Nakic, 2012) describe que el 30% de las jóvenes con aborto  presentan estrés postraumático y  el 75% depresión; Walfisch y col. (2011), Bouket y Izzedin (2012), Hamama (2010) encontraron una mayor ansiedad y depresión en las mujeres;  Reardon y col.(2004) revisaron incidencia en accidentes, suicidio y vivencias violentas con más frecuencia en mujeres con perdidas gestacionales.

En la ciudad de México y zona conurbada  el  Instituto para la Rehabilitación para la Mujer y la Familia, A.C. (IRMA) organización de la sociedad civil especializada en brindar ayuda psicológica a personas con pérdidas gestacionales; ha atendido a más de 1000 personas de ambos sexos desde el año 2000 a la fecha.



Revisaremos una muestra de192 personas que acudieron al Instituto IRMA entre 2013 y 2014: 145 con pérdidas inducidas (132 mujeres y 13 hombres) y47 con pérdidas involuntarias (40 mujeres y 7 hombres).

Entre la primera y segunda sesión se realizó una entrevista para verificar datos socio demográficos y una entrevista de psicodiagnóstico. Se aplicó la ficha de datos demográficos y una batería de pruebas, los cuales se encuentran validados y estandarizados en México:Escala de Trauma de Davidson (DTS); Escala de Gravedad de Síntomas del Trastorno de Estrés Postraumático (GS-TEPT);Escala de Depresión del Centro de Estudios Epidemiológicos (CES-D) e inventario de Beck. Las primeras 2 evalúan trastorno de Estrés Postraumático y las otras dos Trastornos Depresivos.

Los datos demográficos másrelevantes son:

  • El 60% pertenece a DF y el 40% a la zona conurbada de la ciudad en el Estado de México.
  • El 41% pertenece al nivel socioeconómico medio-bajo, el 25% al nivel medio y el 24% al nivel bajo.
  • El 67% tiene 30 años o menos cuando acude a la institución.
  • El 59% sufrió la pérdida gestacional a los 25 años o más joven.
  • El 68% son solteros.
  • El 55% está cursando o ha concluido estudios superiores.
  • El 41% tiene un empleo, el 25% son estudiantes y el 18% se encuentran desempleados.
  • El 44% están afiliados al IMSS, 11% Seguro Popular, 7.2% ISSSTE y el 34% no cuenta con seguridad social.
  • El 33% vive con ambos padres, el 22% con un solo progenitor y el 26% con su pareja.
  • El 53% acude a IRMA antes de un año de ocurrida la pérdida.

Los resultados de las pruebas mostraron que el 77-78% de las mujeres que acudieron a IRMA presentan Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT) según DTS y con la prueba GS-TEPT el 81% independientemente del tipo de pérdida. Del 46 al 54% respectivamente refiere que el trastorno es causado por la experiencia del aborto, ya sea inducido o involuntario.

El 23% de las mujeres no presenta el Trastorno, pero es común que reporten síntomas, siendo el principal motivo para acudir a terapia.



Más de la mitad de las mujeres que padecen TEPT, es causado por la experiencia del aborto tanto inducido como involuntario. Es muy común pensar que ante una pérdida espontánea no existiría un impacto traumático de tal naturaleza o que en una inducida no se presentara un dolor significativo.

En un 52% quienes tuvieron un aborto provocado presentan recuerdos constantes intrusivos 40%, evitación de todo relacionado a bebeso mujeres embarazadas 39%, dificultad para disfrutar de las cosas que antes leagradaban 52%, distanciamiento de las demás personas, pareja, seres queridos compañeros de trabajo53%, sensación de tener un futuro limitado 47%, Insomnio 39%, Irritabilidad 43%, problemas de concentración 49%, Hipervigilancia 47% y nerviosismo 40%.

En la tabla 1 se observa  que las mujeres reportan un índice de depresión del 93 a 95% con CES-D y con la  prueba de  Beck tenemos un porcentaje  de  89%  para las mujeres con pérdidas inducidas  y el 94% para las pérdidas involuntarias. Los hombres reportan un porcentaje de Depresión 68.4% con CES-D y 60% con Beck.

Tabla 1. Porcentaje de personas con Depresión según el tipo de pérdida gestacional.       

N=192         2013-21014

Trastorno Depresivo positivo

 

Mujeres

con Pérdidas

inducidas

 

Mujeres  con

Pérdidas

involuntarias

 

Hombres

Pérdidas involuntarias y voluntarias

CES-D

93.2%

95%

68.4%

Beck

89%

94%

60%

N=194

132

40

20

Es notorio que el 44% de las mujeres con pérdidas inducidas padece este trastorno Depresivo severo según la evaluación con Beck.

Con lo que podemos  concluir que las pérdidas gestacionales generan síntomas que afectan la salud mental y emocional de las personas, principalmente a las mujeres que manifiestan trastornos más severos como Trastornos de Depresión y Estrés Postraumático. Son muchas las razones por las que las personas pueden estar padeciendo estos trastornos, desde la ausencia de un cuerpo que enterrar, la soledad, la ignorancia de personas cercanas y personal sanitario para acompañar adecuadamente a las pacientes ante semejante pérdida; como si fuera un evento sin mayor importancia. Es un asunto muy íntimo de la mujer y no tienen la suficiente contención ni manejo social para elaborar lo sucedido.

Es importante resaltar que también los hombres sufren depresión en un alto nivel (60 a 68.4%) lo que nos habla de que perder un hijo, inclusive antes de que nazca, como es el objetivo de este artículo, no es un problema exclusivo de la mujer, y que representa una condición humana que debemos atender para evitar que estas afectaciones en la salud mental y afectiva, repercutan a nivel familiar, social y laboral.

El trastorno depresivo no discrimina entre los diferentes tipos de perdidas, ya que el porcentaje de depresión es muy alto (89 a 95%) en cualquiera de los dos tipos, inducida e involuntariamente.

La presión, el miedo a enfrentar una maternidad soltera, la sensación de “necesitar” ocultar el embarazo como algo que “nunca sucedió” o como un hecho “vergonzoso” son elementos que no deben pasarse por alto. Al mismo tiempo, se ha hecho creer a la mujer que sólo es un tema que ella debe resolver, dejándola sola y en la mayoría de las ocasiones sin saber de la existencia de estos padecimientos y efectos secundarios.

Es de resaltar que los resultados de esta muestra son congruentes con los expuestos en los estudios internacionales que han reportado estados semejantes a los revisados en este artículo.

La siguiente expresión: “nunca me imaginé lo que pasaría, quisiera regresar el tiempo para actuar diferente” es una constante en las pacientes atendidas en el Instituto IRMA y deja pendiente una tarea por reflexionar y acciones por ejecutar en honestidad intelectual que no puede evitar estos datos.

Puedes escribirnos a ayuda@irma.org.mx y te ayudaremos.

 

Referencias

  1. Burke T, Readon D.  Mujeres  Silenciadas.  Madrid: Ed. Secotia. 2009. p.
  2. Coleman P. Abortion and mental health: quantitative synthesis and analysis of research published 1995-2009.B J. Psych., 2011; 199:180-186.
  3. Fergusson D, Horwood J, and Ridder E. Abortion in young women and subsequent mental health. Journal of Child Psychology and Psychiatry 2006; 47(1):16–24
  4. Gissler M, HemminkiE, Lonnqvist J.  Suicides after pregnancy in Finland, 1984-94: register linkage study. BMJ 1996; 313: 1431-1434.
  5. Hamama L, Rauch S, Sperlich M, Defever E, Seng J. Previous experience of spontaneous or elective abortion and risk for posttraumatic stress and depression during subsequent pregnancy. Depression & Anxiety (1091-4269) [serial online]. August 2010;27(8):699-707. Available from: Academic Search Complete, Ipswich, MA. Accessed April 1, 2013.
  6. Huang Z, Hao J, Tao F, et al. The Impact of prior abortion on anxiety and depression symptoms during a subsequent pregnancy: data from a population-based cohort study in China. Klinik Psikofarmakoloji Bulteni [serial online]. March 2012;22(1):51-58. Available from: Academic Search Complete, Ipswich, MA. Accessed April 1, 2013.
  7. Pedersen W.  Aborto  y depresión:  un estudio  longitudinal  basado  en la población  de  mujeres  jóvenes . Scandinavian Journal of Public Health 2008; 36 (4):424-428.
  8. Schnake Ch, Bennett V, Ossandon A. Síndrome del Post-Aborto: Descripción  sintomática del síndrome en Santiago de Chjile. Rev elec Psic cie. [Seriada en línea] 2003 junio. Disponible: http://www.psicologiacientifica.com/bv/index.php. Consultado. Mayo  2011.
  9. Reardon D, Strahan T,Thort J, Shuping M. Deaths associated with abortion compared to childbirth- a review of new and old date and the medical o legal implication. Journal of Contemporary Healt Law and Police 2004;20(2):279-327.
  10. Reardon y col.(2004) hicieron una revisión de las posibilidades de muerte por  accidente, suicidio, homicidio o violencia y compararon entre las personas que nunca se habían embarazado, las que habían tenido hijos, las que  tuvieron abortos espontáneos e inducidos. Y encontraron diferencia  significativa entre el grupo de abortos  inducidos y los otros grupos.
  11. Yilmaz N.,  Kanat-Pektas M.,  Kilic S. and Cavidan Gulerman C.  Medical or surgical abortion and psychiatric outcomes. The Journal of Maternal-Fetal and Neonatal Medicine, June 2010; 23(6): 541–544. Ankara, Turkey
  12. Zulčić-Nakić V ; Pajević I ; Hasanović M ; Pavlović S ; Ljuca D. Psychological Problems Sequalae in Adolescents after Artificial Abortion. J Pediatr Adolesc Gynecol.2012 Aug; Vol. 25 (4), pp. 241-7.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |