Menu



No todo el que dice Señor Señor: Capítulo 1 de 28

Introducción
Respuestas para los hermanos evangélicos, pentecostales y todo el que quiera conocer la verdad


Por: P. Daniel Gognon Omi | Fuente: Libro No todo el que dice Señor Señor



A tener en cuenta al leer este material:

Y esto pido en oración, que vuestro amor abunde
aun más y más en ciencia y en todo conocimiento,
para que aprobéis lo mejor, a fin de que seáis sinceros
e irreprensibles para el día de Cristo (Fil 1, 9-10).


Esta publicación es también una invitación a la libertad para los que con corazón sincero buscan la VERDAD COMPLETA sabiendo que la verdad total os hará libres (Jn 8, 32). Son personas que quieren ser santificados en la verdad (Jn l7, l9). Por eso, es solamente para los valientes, honestos y sinceros. Porque sólo los que tienen la valentía y la honestidad de verificar por sí mismos la verdad, aunque les cueste, pueden seguir leyendo. No es fácil estar abierto dejando de lado prejuicios que a veces hemos tenido por años. Nos cuesta pensar y reflexionar, en lugar de decidir de antemano. Esto es especialmente duro cuando se trata de nuestras creencias porque éstas tocan hasta el fondo de nuestro ser. Es "morir para vivir": A menos que el grano de trigo muera queda solo; pero si muere, da mucho fruto (Jn 12, 24). El problema del Faraón, rey de Egipto, fue su corazón duro (Éx 7, l3-l4). Los fariseos (miembros de un movimiento judío que por lo general opuso a Cristo) pensaban que tenían la verdad y que Jesús no podía mostrarles nada. Estaban cerrados.

Leyendo estas respuestas no solamente probamos las ideas, sino también el espíritu que llevamos cuando escuchamos y leemos ideas nuevas. ¿Estoy abierto? o ¿estoy como el Faraón?.

Creemos que las divisiones que encontramos en el mundo con tantas iglesias no son de Dios. Jesús oró para que seamos uno, como él es uno con su Padre (Jn 17, 21-22). Dijo Pablo: Así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo siendo muchos, son un sólo cuerpo, así también Cristo. Porque por un sólo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo (1 Co 12, 12-13).  De hecho la palabra "diablo" viene del griego DIÁBOLOS que quiere decir "dividir". Ustedes y los católicos tenemos muchas creencias iguales: la Trinidad, el amor a la Palabra de Dios, la Cruz, etc. ¿Por qué entonces estamos separados? ¿Por qué hay más de 28.000 diferentes denominaciones protestantes? Por razones históricas y pecados personales. Otra razón es el no verificar las cosas que nos dicen. Seguir así es estar participando en la división del Cuerpo de Jesucristo. Pablo escribió: Examinadlo todo; retened lo bueno (1 Ts 5, 21). Juan escribió, Probad los espíritus si son de Dios... (1 Jn 4, 1).

Los textos bíblicos citados en este libro salen de la traducción conocida como la Reina Valera: Casiodoro de Reina y Cipriano de Valera. La versión de 1960. Las abreviaturas de los libros bíblicos corresponden a esta traducción. El griego del Nuevo Testamento (NT) viene del Textus Receptus. Se supone que esta versión estará más a tu alcance. A veces la Biblia Dios Habla Hoy (Sociedades Bíblicas) es citada por contraste. Las citas bíblicas al principio de algunos temas son importantes. No olvides ponerles atención.  [1]

Cada tema está relacionado con los demás pero se pueden estudiar separadamente. Algunos serán más difíciles de aceptar que otros. Pero "poco a poco se va lejos" si somos abiertos, honestos y tenemos el deseo de profundizar nuestra relación con Jesús, quien es la Verdad. Yo he conocido pastores muy anticatólicos quienes después de 3 o 4 años de estudio han podido verificar estos temas.

Esta es nuestra invitación, examinar y probar todo porque, como dijo Jesucristo: "No todo el que me dice: ¡Señor, Señor! entrará en el reino de los cielos, sino el que cumple la voluntad de mi Padre" (Mt 7, 21). Su voluntad se encuentra en la Biblia, y desafortunadamente, como este libro demonstrará, hay docenas de cosas bíblicas que los hermanos no cumplen.

¡Que Dios te bendiga hermano y que a Él sea la gloria!

___________________________________________

NOTA:

[1] Las Biblias aquí citadas no son católicas, pero dado que esta serie de artículos tiene como posibles destinatarios a nuestros hermanos evangélicos y pentecostales, el autor supone que ellos tendrán más a su alcance esas versiones de las Sagradas Escrituras.


 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!