Menu


Uniones libres y del mismo sexo provocan más deserción escolar
Por si no hubieran suficientes puntos negativos, la deserción escolar confirma error de la uniones desviadas


Por: Alejandra Diener | Fuente: www.yoinfluyo.com



Ante los cambios que se observan en las estructuras de familia nos hacemos varias preguntas fundamentales:

¿Cuáles son las consecuencias principales que ello trae en el bienestar de los niños y los adultos? ¿Constituye tal situación un avance en la protección y promoción de los derechos humanos más básicos? O bien, ¿se trata de una fuente de problemas que debería contar con la atención destacada de parte de los gobiernos y de las principales instituciones privadas y sociales?

En términos generales, amigos de Yo Influyo: ¿Las diferentes estructuras de familia ocasionan efectos de bienestar parecidos para los niños y adultos?, o ¿algunos propician con más facilidad el desarrollo de carencias y problemas de bienestar en la población?

Son preguntas que se hace Fernando Pliego Carrasco en su más reciente publicación: “Las familias en México, estructuras de organización, procesos de cambio año 2000 a 2010, y consecuencias en el bienestar de niños y adultos”.

Los números no mienten y como economista siempre he dicho: los números hablan. Hoy me voy a enfocar en la deserción escolar, porque resulta que nos permite identificar la situación familiar de la población y en específico en este caso de 0 a 17 años de edad, lo cual incluye niños y jóvenes adolescentes.



Y aquí nos ha mostrado datos sumamente escalofriantes, porque tiene unas gráficas muy ilustrativas en relación a este tema la deserción escolar.

El marco normativo de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece que es un derecho de los niños y jóvenes menores de edad el acceso a la instrucción primaria, secundaria y media superior. Desde esta perspectiva, ¿cuál es el cumplimiento de este derecho tan fundamental y cuál es su relación con los tipos de familia que tienen dichos niños y jóvenes? Derecho que sin una precisión tan detallada también está considerado en la Declaración Universal de los Derecho Humanos.

Ahora, estas gráficas nos muestran que una pareja casada con hijos en común tiene una deserción escolar del 1%, en una media muy enriquecedora, porque mide a tantas personas. Yo les invito a leer este libro: “Las familias en México”. Tiene un dato que nos da información de 3 millones 708 mil 784 personas encuestadas y es muy representativo. Asimismo, 30 millones 878 mil menores de edad fueron encuestados.

Nos demuestra también que en parejas casadas, hijos con un padre y padrastro el 1.5 va a dejar la escuela; en parejas casadas, hijos sin papá y sin mamá o adoptivos, 1.3 va a dejar la escuela; en parejas en unión libre con hijos en común, 1.3 niños van a dejar la escuela; en parejas en unión libre, hijos con un padre, mamá o papá, y otra persona, 2.1% va a dejar la escuela; en parejas en unión libre, hijos sin papá y sin mamá, 2.6 van a dejar la escuela; en familias de jefa solas, que cada vez hay más, con hijos propios, 1.4 van a dejar la escuela; en familias de jefas solas con hijo que no es propio, también el 1.4%. Y escuchen esto: en familias de jefe solo, hombre, con hijo propio, 2.2% va a dejar la escuela; en familias de jefe solo, hijo no propio, 2.8 va a dejar la escuela; y en parejas de hombre y hombre, es decir, de parejas del mismo sexo, con hijos, 3.7 van a dejar la escuela; en parejas de mujer y mujer e hijos, 2.9% va a dejar la escuela.

Aquí, nos dicen las gráficas, nos hablan los números, y nos demuestran que las uniones entre personas del mismo sexo han disparado la posibilidad de no asistir a la escuela de los niños, y en mayor proporción la de hombre con hombre, 3.7%. Fuente: INEGI, microdato del Censo de Población de Vivienda 2010.



¿Cuál será la razón? ¿Por qué será que cuando es una pareja casada con hijos en común sólo van a desertar el 1 por ciento, y cuando son parejas en unión libre o del mismo sexo van a desertar en una proporción mucho mayor?

Es muy considerar esto, sobre todo para la toma de decisiones en las políticas públicas.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |