Menu


Los países evitan la polémica; rechazan el aborto en conferencia de la mujer
África rechaza que el aborto se promueva como método de planificación familiar


Por: Wendy Wright | Fuente: c-fam.org



NUEVA YORK, 13 de marzo (C-Fam) Este año (vigésimo aniversario de la conferencia de Beijing sobre la mujer) miles de delegados y de representantes de la sociedad civil se reúnen en Nueva York para evaluar veinte años de avances en asuntos de la mujer.

En vez de negociar hasta altas horas de la noche como se hace cada año en la sesión de la Comisión de la ONU sobre la Condición de la Mujer, los países aprobaron una declaración política en la primera jornada de la conferencia de dos semanas. No menciona la salud ni los derechos sexuales y reproductivos, términos asociados al aborto y a los asuntos sexuales.

Las agrupaciones feministas estaban enfadadas porque la declaración, a la que calificaron de «insulsa», se completó antes de que llegaran a Nueva York. Dijeron que era un «fracaso político» por no reconocer a las organizaciones feministas, entre otros reclamos.

Los sindicatos gremiales pidieron a los gobiernos que les consultaran a ellos y a las agrupaciones de mujeres en reuniones futuras y que garantizaran otros privilegios, como ser que los nuevos objetivos de desarrollo de la ONU exijan que los maestros estén «capacitados profesionalmente», medida que discriminaría a las madres que escolarizan en el hogar, a los trabajadores humanitarios o a las mujeres idóneas sin título de maestras.

En su discurso de apertura, las naciones africanas enfatizaron que «rechazan que el aborto se promueva como método de planificación familiar», mientras que reciben con agrado la «anuencia de mutuo acuerdo entre los miembros de la pareja» sobre el número y espaciamiento de los hijos.



No obstante, también están «preocupados por la diseminación y el uso de anticonceptivos nocivos para las mujeres africanas» y quieren métodos «que no sean perjudiciales para la salud de la mujer».

Algunas líderes de agrupaciones de mujeres fueron elegidas para hacer uso de la palabra en representación de la sociedad civil en la ceremonia de apertura.

«Hoy celebro a la mujer – lesbiana, negra, indígena, urbana y del campo que vive en condiciones de pobreza, trabajadoras, discapacitadas, gente trans e intersexo, líderes de diversas generaciones…- que está transformando el mundo» sostuvo Lydia Alpizar de la asociación AWID (Association for Women’s Rights in Development).

Dijo a la sala de delegados que su decepcionante avance en las prioridades feministas puede atribuirse a la «abrumadora falta de compromiso político y recursos financieros, al antiguo sexismo, liso y llano, y la misoginia, además de un creciente fundamentalismo religioso».

Alpizar criticó a los diplomáticos por «excluir en gran medida» a las agrupaciones de las negociaciones de la declaración política y afirmó: «los derechos sexuales y los derechos y la salud reproductiva no deberían usarse como compensaciones entre los gobiernos en las negociaciones».



Fuera de la ONU, numerosos talleres para los más de ocho mil participantes critican la prostitución, tema que divide a las activistas feministas. Están atrayendo a una inmensa cantidad de mujeres activistas y parlamentarias de base. La prostitución destruye el valor propio de una persona y engendra violencia, sostienen.

Las mujeres prostituidas son frecuentemente golpeadas, enviadas al hospital por fracturas y violadas con objetos, no obstante no piensan que eso sea violencia «porque los hombres pagaron por eso», dijo Ruchira Gupta, de la agrupación Apne Aap Women Worldwide.

Cuando la Fundación Gates asignó 500 millones de dólares para la distribución de preservativos en India, los proxenetas y los gerentes de prostíbulos fueron contratados como «colegas educadores», dijo Gupta. Su socio PSI creó la idea de una «exigencia ética» para comprar sexo. Publicaron anuncios que decían: «No importa qué pareja sexual elijas, elije el preservativo adecuado».

«El programa estaba pensado para proteger a los hombres compradores de la enfermedad», no para ayudar a las mujeres, dijo Gupta.

Cuando una mujer o una joven «no puede decir no al sexo no deseado, cómo puede decir no al sexo sin protección».

En 2012, ONUSIDA y el Fondo de Población de la ONU publicaron un informe que exigía la despenalización del «trabajo sexual». ONU Mujeres dijo que «apoya la despenalización del trabajo sexual».

Traducido por Luciana María Palazzo de Castellano





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |