Menu


Sí a la vida, ¿qué sigue?
El miércoles 28 de septiembre de 2011, en la Suprema Corte de Justicia de la Nación se avanzó un paso en la defensa de los derechos de los concebidos no nacido


Por: Equipo yo influyo.com | Fuente: Yo influyo.com



El miércoles 28 de septiembre de 2011, se avanzó un paso en la defensa de los derechos de los concebidos no nacidos. La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) descartó la inconstitucionalidad de la ley provida en Baja California. Esto como parte del paquete del #ProyectoFranco. Ayer se discutió lo relativo a la ley de San Luis Potosí, en donde una vez más, se votó a favor de su constitucionalidad.

La votación en lo relativo a la ley de Baja California fue bastante sorpresiva, ya que se creía que la ministra Luna Ramos votaría por la inconstitucionalidad por el voto que en el 2008 había tenido a favor del aborto en el Distrito Federal. Del que no se sabía nada era del ministro Pardo, quien fue la última adhesión al órgano de justicia en abril del presente año y que votó a favor de la constitucionalidad de dicha ley.

Los votos tanto de Luna como de Pardo se sumaron a los de Mayagoitia y Aguirre, quienes habían dado su postura el martes pasado en el sentido de que la ley provida en Baja California no entraba en conflicto con la Constitución Mexicana, por lo que se alcanzaron los cuatro votos necesarios para que dicha ley se mantuviera vigente.

Esto resultó gratamente sorpresivo, ya que según decían expertos, la votación no alcanzaría los cuatro votos. Algunos, inclusive dijeron que sólo tendría el apoyo de Mayagoitia y Aguirre, quienes en diferentes ocasiones ya han demostrado su adhesión a la causa a favor de la vida.

Lo que es un hecho, es que la discusión en torno a la ley de Baja California se tornó ríspida y polarizada. Se formaron los bandos de siempre —por decirlo de alguna forma—: los proabortistas y los provida. La discusión en redes sociales se volvió más que un tema argumentado, uno tratado desde el hígado y los dogmas de ciertos grupos, lo que al final aportó poco o nada a un tema que es de suma importancia.

Y es que en las redes sociales, algunos sólo se limitaron a “dar gracias a Dios”, mientras que otros, sólo ridiculizaron a los ministros de la SCJN. En ambos casos, pocos argumentos se veían. El nivel de la discusión no fue más allá de lo que siempre se dice: “el derecho de la mujer está por encima del de un embrión”, “el embrión sí tiene derechos porque es persona”.

¿Hasta cuándo se avanzará de este tipo de pensamiento que sólo confronta? ¿Hasta cuándo se propondrán soluciones reales? El tema es muy delicado, sí, pero la apuesta es que nos acerquemos a una solución donde sea ganar-ganar.

El tema daba para mucho más. Era una oportunidad en donde se podían proponer políticas públicas; temas como la educación y la promoción de una sana sexualidad y la castidad, tenían cabida. No se llegó a ese punto, o más bien no se quiso llegar.

Una foto resume muy bien cómo se polarizó la sociedad con esta discusión. En ella sale una activista de izquierda —Julia Klug— vestida de monja y agrediendo a una monja de verdad a las afueras de la SCJN.

Que este episodio en donde muchos cantan victoria, nos sirva para reflexionar y proponer nuevos rumbos hacia la conformación de un mejor país. No obstante, fue un buen avance gracias a los cuatro ministros que votaron a favor de la vida. Una discusión que nunca debió ser ni llegar a la SCJN, donde por la vía judicial se pretendía federalizar el aborto.
Twitter: @yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |