Menu


Plan Familia Ecuador un revés a la ideología de género



Por: Silvia Palacios |



MSIA Informa, 20 de marzo de 2015.-El gobierno del presidente de Ecuador, Rafael Correa se propone cambiar de raíz el guion que se ejecuta en la mayoría de los países occidentales orientado a aprisionar a la familia en la ideología de género. Una ideología que sin fundamento racional se ha adoptado en los programas de educación sexual destinados sobre todo a los adolescentes, a la manera de un sistema de nuevos valores que de hecho divide la unicidad de la persona y por ende su dignidad. Por eso, se justifica y promueve el aborto, el homosexualismo, y las denominadas nueva variedad de familias, diferentes a la familia natural.

En aras de cumplir aquellas medidas impuesta a los países por varios canales, desde los programas especiales de la ONU, hasta los grupos nacionales contaminados por el paradigma de la anticultura del sexo, rock y drogas, los resultados en Ecuador fueron desastrosos: el 50 por ciento de los adolescentes son padres. 

El mandatario ha sostenido que para revertir tal panorama se comenzará a ejecutar el "Plan Familia Ecuador", el cual pone en el centro el fortalecimiento de la familia y el respeto de la dignidad de la persona. Este reemplaza a la Estrategia Nacional Intersectorial de Planificación Familiar y Prevención de Embarazos en Adolescentes (Enipla), calificada por Correa de un fracaso, "Enipla cometió excesos, se fue contra la Constitución, las políticas del Gobierno y el presidente", afirmó al anunciar el decreto que la extingue, el pasado 2 de marzo.

De acuerdo con las estadísticas que presentó el Presidente, entre 2010 y 2014, el embarazo en las mujeres entre 15 y 19 años disminuyó del 60,61 por ciento al 56,08 por ciento. Sin embargo, los embarazos en adolescentes entre 10 y 14 años subieron en ese período de 1,98 por ciento a 2,16 por ciento. La primera causa por las que las niñas de 10 a 17 años acuden al hospital es por el parto y sus complicaciones: 74,000 niñas al año.

El dirigente ecuatoriano admitió que Enipla promovió el "hedonismo más puro y más vacío: el placer por el placer" y provocó que los adolescentes, en lugar de acudir donde sus padres para hablar sobre sexualidad, fueran a los centros de salud para buscar información y métodos anticonceptivos.



"La base de la sociedad no es el centro de salud, es la familia", ha subrayado. En este sentido, ha señalado quela misión del nuevo plan será "brindar educación y asesoría en afectividad y sexualidad tomando como punto de partida a la familia y el desarrollo de todas las dimensiones de la persona". Y enfatizó, "Están argumentando que quiero imponer creencias religiosas, porque se pone como alternativa la abstinencia ", para prevenir el embarazo de las jóvenes, puntualizó.

Quien estará a cargo del programa es la economista, Mónica Hernández, su asesora para la elaboración de las nuevas políticas sobre sexualidad en el país. El programa será liderado desde la Presidencia.

El Plan Familia Ecuador educará en "valores, afectividad y sexualidad con enfoque de familia" a 1,2 millones de adolescentes y 1,7 millones de niños en el país. 

Cuando se pone en juego la dignidad del ser humano, y por tanto la de las naciones, como lo hace la ideología de género, rectificar es un deber de gobierno que invita a ser imitada, sobretodo porque el sombrío resultado en Ecuador es idéntico al de otras naciones. 

Para citar uno, veamos México. Según datos recién divulgados en la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de 2012 (ENSENUT 2012), sobre el embarazo en la adolescencia, se muestra que del total de mujeres de 12 a 19 años que tuvieron relaciones sexuales la mitad (51.9%) "alguna vez ha estado embarazada". La tasa de fecundidad en 2011 de ese grupo fue de 37 nacimientos por cada mil, superior a la observada en 2005 de 30 nacimientos por cada mil. 



Las autoridades se alarman pero reaccionan dentro de una caja cerrada. Su respuesta se limita a buscar alternativas sociológicas, sicológicas y las menos económicas, para aliviar la presión social de las familias afectadas, pero a nadie se le ocurre - o no lo dicen- que el camino es cambiar de raíz el contenido de los programas que vienen embutidos en las presiones internas y externas que ejerce el poderosos cabildo propagandístico de la ideología de género.

La embestida es pesada. Tanto el presidente Correa, como la responsable de Plan Familia Ecuador, Mónica Hernández, son atacados de todo, ultraconservadores, intervencionistas, moralistas, etc. Y todo indica que lo que más mella ha causado, es que se menciona como una opción promover la abstinencia sexual entre los adolescentes, como si la conducta de moralidad sexual fuese un obstáculo a la libertad.

Al rescate de típicos valores humanos

En una entrevista de El Comercio (6 de marzo) con la directora del Plan Familia Ecuador, Mónica Hernández, explica:

A la pregunta de si Enipla fomentaba el adelanto en el inicio de la vida sexual. 

Responde: "Estoy firmemente convencida. Desde que comencé a trabajar con el Presidente en octubre de 2013, hice bastantes conversatorios, reuniones con jóvenes, adolescentes… y ellos me contaban. En una ocasión una niña me contó que amigas suyas iniciaron su vida sexual a los 11 años en el baño del colegio, haciendo uso de los preservativos que regalaba el Ministerio de Salud. No creo que eso sea una consecuencia sana de una política pública".

En el proyecto que ha sido difundido se atribuye esa realidad a la falta de valores. ¿A qué valores se refiere específicamente? 

"El documento que fue difundido todavía no es oficial (…) Pero en el tema de los valores nos referimos a los típicos humanos, el auto respeto, autocontrol, generosidad, solidaridad, responsabilidad. Son los valores que, si de alguna manera se dialoga con adolescentes, ellos mismo mencionan.

¿Está usted a favor del sexo en la adolescencia o es partidaria de que suceda en el contexto de una institución formal como el matrimonio? 

"Concibo que la vida sexual activa es tan maravillosa, que cuando un adolescente tiene una vida sexual activa no es un tema solo biológico, es el ser humano en su globalidad. Es tan importante que lo físico empate con un tema emocional donde queremos que ese joven digan "¡Qué maravilla, estoy recibiendo algo maravilloso, no estoy siendo utilizado!" No concibo que un adolescente, en esas edades, pueda tomar ese tipo de decisiones, porque todavía no tiene o no encontró al amor de su vida para tener una relación monogámica que es la que conviene. Cuando hay una vida sexual activa con más de una persona hay tales riesgos, que a ratos no se los menciona por esta otra política de derechos sexuales y reproductivos. 

¿Se fomentará la monogamia? 

"Cuando decimos que se promueve la postergación del inicio de la vida sexual, hasta que puedan tomar una decisión madura, pues, al menos en adolescentes, no estamos promoviendo que todas las semanas tengan una relación con una persona distinta. 
La entrevista puede ser leída en:

Por una concepción humanista del hombre

Para respirar aire fresco y salir del ambiente de asfixia que ha provocado el paradigma cultural hedonista, lo verdaderamente revolucionario en las naciones será adoptar programas que rescaten la concepción humanista del ser humano, hombre y mujer, concibiéndolo integralmente. Conceptos importantes en este sentido se encuentran en el documento del Plan Familia Ecuador, donde se puede leer:

"Entre las principales causas que generan comportamientos que dificultan la vivencia integral de la sexualidad -y, por ende, impulsan un aumento de la tasa de embarazos adolescentes no planificados-, se consideran: la carencia de un programa de educación de la afectividad y sexualidad con enfoque de familia, la falta de conciliación familia trabajo, el acceso limitado a información completa, científica y veraz, la violencia sexual, ideologías reduccionistas en la visión de la sexualidad".

"Por tanto, educar en afectividad y sexualidad es también educar para el amor, el respeto, la entrega, el compromiso, el autodominio, la fidelidad, la amistad, la sinceridad, la generosidad, la responsabilidad, la exigencia de los propios derechos; es decir, la consideración central es el crecimiento personal de lo que los educadores modernos llaman "el carácter", educar en valores y no una mera instrucción de anatomía, de ginecología o fisiología".

Luego, el documento desbarata la premisa de la ideología de género: 

"Según el Doctor Jokin de Irala, la naturaleza es "tozuda" en contra de lo que algunos pretenden, cuando consideran que no existe absolutamente ninguna diferencia entre mujeres y varones. Más bien al contrario, mujeres y varones somos diferentes en todas las células de nuestros organismos. Al negar la existencia de los presupuestos cerebrales de la personalidad y de las tendencias del comportamiento que muestra la biología humana, se está combatiendo la propia naturaleza de la persona varón o de la persona mujer. La libertad humana, en cambio, consiste en construirnos desde estos presupuestos que no podemos negar y no en luchar contra los mismos. Desde estas diferencias, mujeres y varones se enriquecen mutuamente sabiendo que tienen una misma dignidad como seres humanos". El verdadero camino para que se reconozca la igual dignidad y derechos entre hombre y mujer pasa por la aceptación de su diversidad natural. Hombre o mujer "se es" y no sólo "se construye socialmente", y por tanto una legislación justa no puede apoyarse en una concepción antropológica atada a una ideología".

En el apartado titulado: Patrones de Comportamiento que impiden la vivencia integral de la afectividad y la sexualidad se asienta. 

"Ecuador, como la mayoría de países de occidente, está inmerso en una cultura inmediatista que imparte un mensaje biologizado de la sexualidad, el cual se empeña en difundir el alcance de placer y felicidad a través de la frase "sexo seguro", proclamando un aparente respeto por el otro con el uso indiscriminado de anticonceptivos y preservativos a cualquier edad y con cualquier pareja si hay consenso. "La tendencia a particularizar la educación sexual en un sentido informativo, sobredimensionando los aspectos biofisiológicos que aluden a la corporeidad, los órganos sexuales internos y externos, la reproducción y la salud sexual física, por encima de las dimensiones intelectiva y volitiva, puede resultar en un fraccionamiento y fragmentación de lo humano en contradicción con la complejidad evidenciada en la totalidad y la trascendencia de la existencia humana." 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |