Menu


El Fuego Santo de la Pascua Ortodoxa
Después de la fiesta católica de la Pascua, el Santo Sepulcro vuelve a acoger grandes multitudes de fieles y peregrinos


Por: Varios | Fuente: es.custodia.org / Otros



Según el calendario juliano, este año la Pascua de las iglesias ortodoxas se celebra el 12 de abril, a una semana exacta de la indicada por el calendario gregoriano. Después de la fiesta de los católicos, el Santo Sepulcro vuelve a acoger grandes multitudes de fieles y peregrinos. En los días que preceden a la Pascua ortodoxa la Ciudad Vieja y las zonas cercanas a la basílica se llenan, tanto que es necesario coordinar un servicio de orden con la Policía, que se ocupa de regular los accesos a la iglesia.

Son muchos los peregrinos llegados desde Europa del Este, pero es impresionante sobre todo el número de egipcios, llegados en masa a Jerusalén, muchos de ellos por primera vez en su vida.

Una multitud variada… muchos monjes y fieles de Rusia y de países limítrofes, cristianos ortodoxos locales, muchos cristianos etíopes… Estaban también los católicos que quieren estar aquí para orar por la unidad de los cristianos.

El acontecimiento del fuego santo, en el día de la Vigilia de la Pascua ortodoxa, es el momento más multitudinario entre los cristianos, preparados desde el amanecer del sábado santo para intentar conseguir un sitio dentro de la Basílica del Santo Sepulcro. Muchos están dispuestos a permanecer en pie durante horas y horas solo para poder estar presentes y estar entre los primeros en recibir el fuego bendito que saldrá de la Tumba de Cristo gracias a un acontecimiento que algunos consideran milagroso.

El ambiente, dentro del Sepulcro es de expectación y de fiesta. De tanto en cuanto desde uno de los pasillos de la basílica se alzan cantos aislados, mientras que los grupos más jóvenes entonan largos estribillos, réplicas y respuestas con gran cantidad de tambores junto a la edícula que alberga la tumba vacía.

Hacia el mediodía empiezan a llegar las comunidades religiosas, los coptos, los sirios, los armenios y los griegos ortodoxos. Son estos últimos los que tienen prioridad en esta ceremonia, de la que se tiene noticia ya en los primeros siglos de la era cristiana.

La puerta de la edícula, que está sellada con una mezcla de miel y cera, se reabrirá solamente para hacer entrar al Patriarca ortodoxo, seguido por los armenios. Poco antes, durante las tres vueltas de procesión entorno a la Tumba, todas las luces de la Basílica se apagan…

El patriarca greco ortodoxo de Jerusalén entra en la Tumba después de ser despojado de sus vestiduras. Después de una silenciosa espera de algunos minutos, por los orificios laterales de la edícula se empiezan a pasar las primeras velas encendidas y el fuego se propaga rápidamente, de mano en mano, mientras toda la Basílica se ilumina de esta llama, para algunos de origen milagroso, sin duda bendecida porque sale del Sepulcro que fue lugar de la Resurrección.

 

Descripción de la ceremonia

El Fuego Santo es, según las iglesias ortodoxas, un milagro que ocurre cada año en la iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén en el Sábado Santo, un día antes de la Pascua ortodoxa. Se considera el mayor milagro anual. Este milagro esta bien documentado desde 1106, las menciones anteriores son escasas. El ceremonial es siendo transmitido por la televisión en casi todos los países ortodoxos o con población ortodoxa importante. El fuego santo es llevado en vuelos especiales hacia países como Rusia, Belarus, Grecia, Chipre, Serbia, Montenegro, Georgia, Bulgaria, Rumania, Moldova, Ucrania, Siria, Líbano, Jordania y Armenia, siendo allí recibida con honores de grandes personalidades políticas y religiosas.

El Sábado Santo, al mediodía, el Patriarca griego junto con su clero, seguido por el Patriarca armenio con su clero y con el Obispo copto, desfilan en una procesión solemne, cantando himnos, tres veces alrededor del Santo Sepulcro. Una vez acabada la procesión, el Patriarca de Jerusalén u otro Arzobispo lee una oración especial, se quita la túnica y entra solo en el Santo Sepulcro. Los prelados armenios y coptos se quedan en la precámara donde se dice que se apareció el ángel [a María Magdalena] después de la Resurrección [de Jesús]. Después que el patriarca entrase en el Santo Sepulcro, los allí presentes cantan Kyrie Eleison [en griego] hasta que el fuego santo baja y enciende las 33 velas atadas juntas por el patriarca mientras estaba solo en el Santo Sepulcro de Jesús. Después de tener las velas encendidas el patriarca sale del Santo Sepulcro y comparte luz con otras 33 velas o 12 velas rezando.



Los peregrinos relatan que el Fuego Sagrado no les quema ni el cabello ni la piel ni la ropa en los primeros 33 minutos después de encenderse.

Las autoridades israelitas examinan al Patriarca antes de entrar en el Santo Sepulcro para que no se lleve consigo nada que pueda encender un fuego. Históricamente, los soldados turcos realizaban este examen.

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!