Menu


Los 5 caminos a través de los cuales la revolución sexual nos ha divorciado de cada uno
Y qué podemos hacer


Por: Richard Newman |



En Septiembre, en Filadelfia, se espera reunir un poco más de dos millones de personas para celebrar el tradicional día de la familia junto con el Papa Francisco en el Encuentro Mundial de las Familias. Justo unos meses antes de esto, la Suprema Corte pudo determinar “matrimonios del  mismo sexo” por ser  un derecho “constitucional”. Estos eventos notables nos dan una indicación de la extensa gama de diferentes puntos de vista que existen hoy de lo que  el matrimonio es  y  lo que debe de ser.

¿Cómo vamos a entender al matrimonio y a la familia hoy con tantas perspectivas contradictorias? Primero tenemos que entender cómo llegamos aquí. Casi todo lo que el matrimonio un día unió ha sido separado como un resultado de la Revolución Sexual. Veamos algunas de las consecuencias

1-El sexo se ha divorciado de los niños

El invento y proliferación de la pastilla anticonceptiva en los años 1950 y 1960 hizo posible esparcir la mentira de que el sexo podría ser realizado solo  por placer, sin ninguna consecuencia – como los bebés–.Como lo describió San Juan Pablo El Grande en Evangelium Vitae, el peligro con la anticoncepción es como ésta pone la satisfacción personal en el centro del significado de la vida y fomenta un egocéntrico sentido de la libertad, una libertad divorciada de la verdad.

Libertad no es tener la habilidad de hacer todo lo que tú quieras hacer, pero sí hacer lo que uno debe hacer. Esta es la diferencia entre una libertad que te hará un esclavo de tus pecados o una libertad que te hará libre a través de una disciplina y dominio personal. Cuando se pretende que el sexo sea estéril no estamos viviendo de acuerdo a la verdad de la persona humana, y que nos coloca en un camino para la propia destrucción. El hecho de que 60 millones de niños han sido abortados desde 1973 es una evidencia suficiente.



2.-El sexo se ha divorciado del amor.         

En este libro, Tres para Casarse, Fulton Sheen hace la siguiente distinción: “ En el sexo el hombre adora a la mujer. En el amor el hombre y la mujer juntos adoran a Dios. El sexo busca su parte; ama la totalidad.” En la cultura  enganchada, omnipresente en los campos universitarios, el sexo es visto solo como otra actividad recreacional sin ningún profundo significado.

Esencialmente apoya a los deseos del hombre sexual mientras deja los sentimientos de la mujer desconectados, una mujer agotada. Esto ha llevado a más ETS y embarazos no deseados, incremento de violencia sexual así como un nuevorango de problemas emocionales y psicológicos que son unas barreras para el amor auténtico.

3.- El amor se ha divorciado del compromiso

El amor  no se ve como una acción, una promesa y compromiso anclado  y sostenido en el querer.



Está basado en una mentalidad  hedonista que ve el amor como una emoción, un sentimiento intangible construido en la mente y respaldado por algunas mariposas en el estómago y atracción física. Con la introducción de divorcios “sin culpables” a finales de los 70’s y principios de los 80’s, las parejas se separan por cualquier cosa, como “desenamorándose”, o sin ninguna razón. Esta política legislativa está erróneamente basada en la idea de que el matrimonio es principalmente como un romance de adultos.

4.-El matrimonio se ha divorciado de los niños.

Casi la mitad de los “primeros niños” en los E.U. son ahora nacidos de madres sin matrimonio. Por milenios, fuera del bloqueo del matrimonio el nacimiento de los niños es la norma. Con mayor cohabitación viene menor estabilidad familiar que a la vuelta crea más padres solteros. Las familias de padres solteros son más propensas a la pobreza y los niños que crecieron sin sus padres son más propensos a consumir drogas, cometer crímenes, ser padres adolecentes y pasar más tiempo en la cárcel.

5.- Los niños se han divorciado del sexo.

Con la anticoncepción y el aborto los niños son ya un derecho, perversamente interpretado, claro está. Con prácticas de tecnologías reproductivas como donación de huevos y esperma, el IVF (siglas en inglés) y el vientre sustituto, no es el sexo el que hace a los bebés si no los doctores y las agencias de fertilidad. La paternidad de hoy es una empresa comercial, no determinada por la unión biológica que crea al niño, en vez de ser concebido legalmente de acuerdo a las intenciones y deseos de los adultos.

Este es el mundo en que vivimos. Las parejas comprometidas que conocí que se preparan para el matrimonio no son inmunes a esta realidad. Muchos de ellos cohabitan y solo del 3 al 5 % de Católicos en general practican la Planeación Familiar Natural.

Ahora a nosotros nos  corresponde  unir lo que ha sido destrozado.  Empezar  con ser aptos para contestar la pregunta ¿Qué es el matrimonio?

Para poner eco a las palabras de Ryan T. Anderson, coautor de “Que es el Matrimonio: Hombre y Mujer: Una defensa “, el matrimonio siempre ha existido para unir al hombre y la mujer como esposo y esposa para ser mamá y papá de cuantos niños  la unión pueda producir. Está basado en la verdad antropológica que hombre y mujer son distintos y complementarios. Está basado en el hecho biológico que la reproducción requiere un hombre y una mujer. Está basado en la realidad sociológica que los niños merecen una mamá  y un papá  y harán lo mejor cuando son creados por padres biológicos. Para nosotros  Católicos, el matrimonio también ha sido elevado a un sacramento haciendo una verdad teológica.

El matrimonio es un pacto, un signo del amor de Cristo por su novia, la Iglesia. La gracia del Espíritu Santo nos impulsa a entregarnos el uno al  otro por el  mismo camino que Cristo se entregó a la Iglesia – libremente, confiadamente, dando frutos y totalmente.

Con la Cuaresma  llegando al final, una vez más se nos recuerda cómo se ve el sacrificio personal. Permitámonos en el espíritu de la llegada de Pascua, con renovada esperanza, dejar el miedo atrás y hacer del 2015 un año en donde orgullosamente podamos defender la belleza y la verdad del matrimonio.

Richard Newman es un convertido,  Sueco ex-pat, padre de dos y actual Director de Vida Familiar para la Diócesis de Lake Charles, Louisiana. Es el co – autor del  Credo de La Pareja Feliz (http://www.amazon.com/Happy-Couple-Creed-make-Lifetime-ebook/dp/BOOBX4PO1M) y co-creador de Ejercicios de la Familia Feliz (http://happycoupleworkout.com), un plan de pareja basado en la Teología del Cuerpo.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |