Menu


Las naciones occidentales siguen presionando a Nicaragua por sus leyes en contra del aborto
Nicaragua demuestra que la prohibición del aborto ha contribuido a disminuir los índices de mortalidad materna


Por: Samantha Singson | Fuente: Catholic.net



Durante la sesión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, recientemente concluida, Nicaragua fue sometida a una fuerte presión ejercida conjuntamente por sus pares de las Naciones Unidas debido a la penalización del aborto que la Asamblea Nacional del país latinoamericano aprobó en forma unánime cuatro años atrás.

A pesar de que promisorias evidencias iniciales demuestran que la prohibición del aborto ha contribuido a disminuir los índices de mortalidad materna, Nicaragua se ha convertido en el blanco de la ofensiva internacional y del control de las agencias de la ONU, de los países donantes y de las organizaciones no gubernamentales.

El mes pasado, dicha nación fue sometida al Examen Periódico Universal, por el que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU (organismo intergubernamental de las Naciones Unidas compuesto por 47 Estados encargados de analizar las violaciones a los derechos humanos y efectuar recomendaciones al respecto) inspecciona el registro de derechos humanos de todos los Estados Miembros. Los países son examinados cada cuatro años a fin de garantizar el cumplimiento de las obligaciones internacionales asumidas en esta materia.

En el Examen, Nicaragua defendió su legislación pro-vida al informar que «las transformaciones legales (...) son el resultado del ejercicio de la soberanía» y fueron adoptadas por mayoría parlamentaria en la Asamblea General. Nicaragua afirmó que la prohibición del aborto «no se trata de un asunto de carácter religioso», sino de soberanía, ya que «la mayoría de los ciudadanos nicaragüenses consideran que es importante el derecho a la vida del no nato».

El país centroamericano refutó las críticas en contra de la prohibición formuladas previamente por los miembros de la comunidad internacional, y sostuvo que «quienes se opusieron a la reforma pudieron remitirse a las Cortes». Nicaragua informó que se elevaron muchos casos a la Suprema Corte con el propósito de poner a prueba la constitucionalidad de la reforma, y que las sentencias aún están pendientes. No se prohíbe al personal médico brindar asistencia sanitaria cuando peligra la vida de la madre.

Antes de que Nicaragua fuera sometida al Examen Periódico Universal, Amnistía Internacional (AI) lanzó una campaña en la que solicitó a otros países que presionaran a Nicaragua para que revocara la ley vigente en contra del aborto. Amnistía dijo que «Los Estados Miembros de la ONU deben aprovechar esta oportunidad para hacer que Nicaragua rinda cuentas de una ley que viola los derechos de las mujeres a la vida, a la salud y a la dignidad».

No obstante, ningún tratado de la ONU menciona el aborto y no existe ningún compromiso vinculante en materia de derechos humanos que lo permita. Los miembros de los comités encargados de supervisar que los Estados cumplan con lo dispuesto en los tratados se tomaron la atribución de añadir un «derecho al aborto» a los derechos más arraigados, como ser el derecho al disfrute del más alto nivel posible de salud, el derecho a la privacidad o el derecho a no ser discriminado, y han utilizado esta interpretación errónea de las leyes internacionales para promocionar el aborto en las naciones soberanas.

En el transcurso de la reunión del Consejo de Derechos Humanos, un número de naciones se alistó para condenar a Nicaragua e instarla a que revoque la medida. Once países se pronunciaron en contra de la ley y exhortaron a Nicaragua a considerar: la despenalización del aborto, la introducción excepciones para «casos difíciles», como ser los de violación e incesto, o por cuestiones «terapéuticas», y la supresión de las disposiciones punitivas en contra de las mujeres y el personal médico que «ejerce su responsabilidad profesional». Eslovenia, Países Bajos, Noruega, República Checa, México, Reino Unido, Bélgica, Francia, Finlandia, Suecia y Alemania presionaron a Nicaragua para que elimine la prohibición que rige en contra del aborto.

Traducido por Luciana María Palazzo de Castellano





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |