Menu


Padres olvidados, la cartilla manda
si usted como autoridad legal sobre su hijo, no está de acuerdo con las impliciones de este documento, puede recurrir al engomado de la Cartilla; cada vez son más los padres que lo hacen y que, como dice la cartilla, están en “todo su derecho”.


Por: Cynthia Castañeda | Fuente: Yo Influyo



Si usted considera que un niño de 10 años es capaz de tomar la decisión de vivir solo, mantenerse, beber alcohol, fumar, asistir a antros y clubes nocturnos… tal vez también esté a favor de La Cartilla Nacional de Salud.

Considerada como un documente oficial, la Cartilla limita por completo la autoridad que los padres tienen hacia sus hijos. Pareciera ser que éstos ya no tienen el derecho a decidir cómo educarlos o qué valores inculcarles; ahora eso lo decide el gobierno.  
 

Pero, ¿qué es exactamente lo que se establece en la Cartilla? Se trata de criterios que los niños deben adoptar y exigir como parte de su derecho a la salud. El problema viene cuando de la misma manera en la que los jóvenes deben exigir ser vacunados, también pueden demandar una dotación de preservativos o de las famosas píldoras del día después. Esto sin siquiera saber bien para lo que sirven o las consecuencias que su uso puede traerles.
ALGO DE LO QUE EL USO DE ESTA CARTILLA, EN SU MODALIDAD PARA ADOLESCENTES IMPLICA, ES:

* Poner en el mismo nivel a niños de 10 años y a adolescentes de 19.
* Dirigirse a los niños, no a los padres.
* Ofrecer y monitorear que se les dé consejería sobre “derechos” sexuales y reproductivos.
* Ofrecer acceso fácil y gratuito a los anticonceptivos como un derecho, incluyendo una tabla de monitoreo para su uso.
* Alentar el uso de la píldora de emergencia.
* Afirmar que el preservativo los protegerá del sida y otras enfermedades.
* Asegurarse del uso de la cartilla a través de la obligación de presentar este documento para la reinscripción escolar en 2010.


Bajo los criterios impartidos en este documento, a los niños se les hará fácil iniciar una vida sexual en el momento que sea, pues respaldándose en el argumento de que es un derecho y su decisión, podrían dejar a un lado cualquier tipo de criterio moral, de salud, de protección psicológica y emocional, además de eliminar la rendición de cuentas a los padres. Con ello, se perderían de la guía o consejo que ellos les puedan ofrecer en una etapa en la que la formación del carácter es el principal objetivo.
¿CUÁLES SON LAS CONSECUENCIAS QUE ESTE TIPO DE IDEOLOGÍA PUEDE TRAER?

Siguiendo estos patrones, los cambios en la manera de pensar y actuar de la sociedad se verán, queramos o no, modificados. Algunas de estas consecuencias podrían ser:

* Niños y adolescentes alentados sexualmente por los adultos: atados o adictos a la práctica sexual.
* Jóvenes que experimenten con múltiples parejas sexuales: con las consecuencias de enfermedades que esto conlleva.
* Jóvenes con experiencias de uso y abuso sexual: con traumas y problemas psicológicos, emocionales y morales.
* Jóvenes distraídos en su proceso de enseñanza: que no terminan ni la secundaria y no están preparados para enfrentar la vida.
* Padecer remordimiento, culpabilidad, bajo respeto, baja autoestima o depresión.
* Ser poseedores de un carácter blando que no les permita saber decir “No”; fáciles de ser manipulados.
* Que el amor quede reducido a lo genital y a la búsqueda del placer, sin valorar a la persona en sí y su adecuado desarrollo emocional.


Sin duda, es importante que los jóvenes tengan a su alcance información necesaria, pero es más importante aún, que tengan la formación de la voluntad, el carácter y la afectividad que los pueda conducir a una vida realmente plena. Esta información y formación deberían de partir de la misma familia, y tristemente hoy en día, tanto los niños como los jóvenes, están expuestos a material promocional que los invita a activar y “disfrutar” su sexualidad libremente bajo la única restricción del uso del condón.

Lo que sucede con la Cartilla de Vacunación es que ahora los estudiantes tratarán estos temas como si fueran adultos con la capacidad necesaria de discernir entre lo que les conviene o no, pero el problema es que se trata de un tema tan delicado como lo es su sexualidad, la cual implica la vida y salud física y psicológica de todas las personas con las que se relacione y de los niños que nazcan como consecuencia de la irresponsabilidad. Un documento oficial, bajo ninguna circunstancia, debería despojar a los padres de su patria potestad.

Por estos motivos es que, si usted como autoridad legal sobre su hijo, no está de acuerdo con las impliciones de este documento, puede recurrir al engomado de la Cartilla; es decir, literalmente, al enmicado de ésta para presentarla cuando se le requiera, pero a la vez, como señal de desaprobación. Cada vez son más los padres que lo hacen y que, como dice la cartilla, están en “todo su derecho”.
   





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |