Menu


En Nicaragua se mantiene al aborto como delito
El hecho de que Nicaragua haya resistido la presión del lobby abortista internacional y mantenga prohibido todo tipo de aborto es un ejemplo para el mundo


Por: AICA | Fuente: AICA.org



Managua (Nicaragua), 18 de septiembre de 2007

Manifestantes contrarios al aborto

Los diputados del Congreso Nacional decidieron mantener el mal llamado "aborto terapéutico" como un delito en Nicaragua, al aprobar el articulado relativo al aborto en el nuevo Código Penal.

El primer párrafo del artículo 143 del nuevo Código Penal dice: "Quien provoque aborto con el consentimiento de la mujer será sancionado con la pena de uno a tres años de prisión. Si se trata de un profesional médico o sanitario, la pena principal simultáneamente contendrá la inhabilitación especial de dos a cinco años para ejercer la medicina u oficio sanitario".

En el segundo párrafo se lee que "a la mujer que intencionalmente cause su propio aborto o consienta que otra persona se lo practique, se le impondrá pena de uno a dos años de prisión".

El articulado fue aprobado por una contundente mayoría de 66 votos a favor y solo tres votos en contra del Movimiento Renovador Sandinista (MRS).

Los legisladores eliminaron del proyecto el tercer párrafo del artículo 143, que eximía de cualquier tipo de apremio al aborto terapéutico, en el caso de que tres médicos dictaminaran que esa acción era necesaria.

La votación terminó con largos meses de presión internacional contra Nicaragua y el esperado rechazo de la representante sandinista, que acusó a sus colegas de llevar a Nicaragua a un grupo de naciones "cavernícolas" por votar a favor de la vida.

Los miembros del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) explicaron que el aborto terapéutico debe seguir penalizado porque es una cuestión de defensa de la vida.

Un triunfo de la vida, ejemplo para el mundo

Tres expertos, consultados por la agencia peruana ACI Prensa, coincidieron en manifestar que el hecho de que Nicaragua haya resistido la presión del lobby abortista internacional y mantenga prohibido todo tipo de aborto es un ejemplo para el mundo y especialmente para los países pobres que enfrentan la misma presión.

El congresista Carlos José Gadea del PLC, uno de los más de 60 parlamentarios que decidieron mantener sacionado el aborto en el nuevo Código Penal del país, aseguró que "nos sentimos contentos y satisfechos por haber hecho un frente de lucha para no permitir ni siquiera una ventana para el aborto en Nicaragua", e indicó que con este voto el país le dijo no a "muchas organizaciones patrocinadas y financiadas por organismos internacionales, incluso por países que chantajean a este país diciendo que si nosotros sancionamos el aborto van a suspender sus ayudas económicas".

Gadea denunció que de las zonas rurales muchas campesinas "llegan con enfermedades de riñones o calenturas" a los centros médicos y les practican abortos gracias a organismos internacionales "que distribuyen aparatos para destrozar a los niños en el vientre de sus madres. Nosotros hemos puesto un alto y no les hemos dado la mínima oportunidad de hacer esto bajo la máscara de un aborto terapéutico".

Carlos José Gadea aclaró que con su decisión no están "condenando a las mujeres" sino que les garantizan la mejor atención para la madre y el bebé, y agregó que “el aborto es un negocio más de los países ricos que mantienen como política la reducción de la población en países pobres" porque consideran que "los pobres son un problema en nuestro planeta".

No hay que tener miedo a los países poderosos

Por su parte, el ex Ministro de Familia nicaragüense Max Padilla, consideró que éste es un gran triunfo porque "las organizaciones abortistas, financiadas por las Naciones Unidas y los países nórdicos" presionaron con insistencia al gobierno para que se volviera a legalizar el aborto.

"En la Asamblea Nacional había un montón de personas que estaban pagadas por asociaciones abortistas, pero la mayoría de diputados no aceptaron el chantaje. Prevaleció la cultura de la vida, nuestra cultura, nuestro cristianismo y catolicismo", indicó.

Para Padilla, "se ha dado un ejemplo de que no se debe tener miedo a los países que quieren inducir la cultura de la muerte. Ésta es una derrota para quienes promueven el aborto" gracias al incansable trabajo de los obispos, de los cristianos de otras denominaciones, y de los laicos que "estamos a favor de esta lucha y sobre todo de los diputados que no tuvieron miedo de decir sí a sus raíces, a la cultura de la vida y a todo lo que el país quería".

América Latina está reaccionando contra las presiones abortistas
Al mismo tiempo, Carlos Polo, director para América Latina del “Population Research Institute” (PRI), aseguró que "el triunfo de la vida en Nicaragua es un triunfo de todos los pueblos de América Latina que están reaccionando a las presiones y ataques del poderoso lobby abortista".

Según Polo, con triunfos como el de Nicaragua, los pueblos de la región "consolidan la protección del derecho fundamental a la vida de todos sus ciudadanos, sobre todo las mujeres pobres que son las más afectadas en su salud y en su mente con el aborto".

"Este tipo de respuesta genera una cultura de solidaridad y valores que en modo alguno es propiciada por el discurso abortista. La manipulación de cifras, la distorsión del lenguaje y la permanente presión económica que utilizan quienes promueven el aborto no consiguieron amedrentar a Nicaragua. Felicitaciones a Nicaragua por la valentía de mantener su soberanía. Éste es un ejemplo a seguir"





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |