Menu


El aborto, la objeción de conciencia y los médicos
Comentarios a cerca de la propuesta de Ley para aprobar el aborto en México, febrero 2007


Por: Dr. Javier Haghenbeck A | Fuente: catholic.net



Mi comentario será dividido en tres partes, la primera de ellas será mencionar el valor de la vida como valor fundamental del ser humano; la segunda se referirá a los posible riesgos que la realización de abortos implica, aun en clínicas especializadas; y por último: rechazar en forma total y contundente la obligatoriedad de los médicos ginecólogos y cirujanos a la realización de abortos. Cada uno de los temas podría tomar mucho tiempo, se me asigno únicamente 15 minutos en total, por lo que seré breve.

I) El respeto a la vida humana desde el momento mismo de su inicio es una obligación de cualquier ser humano al igual que un derecho inalienable

La vida humana inicia a partir de la penetración de un espermatozoide a un óvulo, dentro del cual se forma todo un nuevo proyecto de vida distinto e irrepetible, es un embrión unicelular, el cual ya contiene toda la información a nivel genético para crecer y desarrollarse, con todas las características de ser humano y siempre el mismo ser humano, a los ojos de la genética y la embriología. Cumple, también, todas la leyes de la biología de cualquier ser pluricelular, de una forma simple va adquiriendo forma cada vez mas compleja, pero en todo su desarrollo su esencia es la misma, siempre el mismo ser humano y no otro. La embriogénesis, etapa del desarrollo cuando ya están formados todos y cada uno de los órganos, aparatos y sistemas del nuevo ser humano, culmina a las 8 semanas a partir de la penetración del espermatozoide al óvulo, 6 semanas apenas de la ausencia de menstruación de la mujer.

La grandeza de este embrión empieza a manifestarse aun antes de la implantación en el útero materno (Matriz)- la que se inicia a los 7 u 8 días-, modificando todo el sistema hormonal e inmunológico de la mamá, a fin de permitir la implantación o anidación. Un nuevo ser humano inicia su proyecto de vida a partir de la penetración del espermatozoide al óvulo, desde ese momento tiene el Derecho a la Vida y nosotros la Obligación de protegerla. No es, el embrión, una parte del cuerpo de la mujer, tiene una dependencia externa únicamente alimenticia, pero una independencia de crecimiento y desarrollo intrínseca, solo es cuestión de tiempo.

Como humanos (nosotros) estamos obligados a hacer valer todos los derechos y mas aun el derecho fundamental, que es la Vida, a todos aquellos que no puedan hacerlo por ellos mismos, aquí incluyo a los seres humanos en etapa embrionaria, a los que tienen problema de retraso mental, a aquellos con malformaciones físicas, tanto en etapa prenatal como postnatal, a los minusválidos o humanos con capacidades diferentes, a los ancianos, a los enfermos y moribundos etc. E

Los médicos estamos formados para proteger la vida no para destruirla

El derecho a la vida, fundamental e inalienable contra el derecho a la libertad, secundario a la vida, sin este último es imposible la existencia del otro.

Esta ley prevé que por el simple deseo de la mujer se lleve a cabo un aborto hasta la semana 12 de gestación.
Hasta las doce semanas ya que el riesgo de complicaciones después de este tiempo es mucho mayor, antes de las 12 semanas el riesgo es menor pero nunca ausente, lo que llaman aborto seguro NO existe.

II) El problema del aborto no es nuevo

El conflicto solo tiene nuevos matices. Es un hecho que representa un problema de salud a nivel nacional e internacional dada la frecuencia de su realización, tanto en medios salubres como insalubres. Su legalización no implica la ausencia de complicaciones algunas de las cuales son graves.

La lista de complicaciones directas e indirectas de la realización de un aborto provocado son las mismas que las resultantes de un aborto espontáneo. Los procedimiento para su realización son los mismo, el Legrado uterino instrumentado o bien el aborto por aspiración. En clínicas especializadas (en otros países) y con personal experto se presentan complicaciones, algunas de ellas con repercusiones para la vida y para la función reproductiva. Algunas de las complicaciones, por solo citar algunas, pueden ser: perforación uterina, hemorragia, lesión intestinal, laceración cervical, infección, trombo embolia pulmonar, aborto incompleto, estenosis cervical, convulsiones por anestesia, atonía uterina con sangrado, etc.

Hay complicaciones tardías una de ellas, la endometritis –infección uterina crónica- puede llevar a la mujer a no poder embarazarse nuevamente, otra de ellas es el síndrome post-aborto, trastorno psicológico de difícil tratamiento. Algunos de estos problemas pueden llevar a la muerte a estas pacientes, condición rara pero posible.

Por lo expuesto brevemente se demuestra que el “aborto seguro” NO existe, siempre esta presente la posibilidad a complicaciones médicas con repercusiones importantes para la vida y para la salud de la mujer.

III) Por último me gustaría comentar algunos puntos específicos de la iniciativa de ley

Se habla de la realización de un referéndum a los ciudadanos del DF, yo sugiero también la realización de un referéndum a los médicos que serán afectados directamente por esta iniciativa.

Articulo 14 Bis 6: “Los médicos o miembros del equipo quirúrgico no podrán por ningún motivo negarse a efectuar un aborto, quién se niegue a realizarlo se le suspenderá en el ejercicio de su profesión de uno a tres años, según los motivos que haya tenido para hacerlo”

El “equipo quirúrgico” lo conforman médicos, anestesiólogo o técnico de anestesia, enfermeras y el personal de intendencia, todos son indispensables para la realización de cualquier evento quirúrgico. Esta propuesta de ley establece ya no solo la posibilidad a negarse a un evento, en este caso un verdadero asesinato de un inocente, sino que se le sanciona sin poder ejercer su profesión por un tiempo. Este es un ataque a los principios de libertad y justicia en el ejercicio de la profesión. La “objeción de conciencia” es un principio básico de libertad en toda actividad humana, mas aun en el ejercicio profesional. Por lo que estoy en total y absoluto desacuerdo en esta obligatoriedad, y estoy seguro que, como yo, somos la mayoría de ginecólogos y cirujanos (así dice la iniciativa de ley) que no estamos de acuerdo a esta obligatoriedad.

En esta serie de ponencias , han hablado 4 médicos, solo dos de ellos ginecólogos, con el debido respeto a los ponentes, todos ellos incluyéndome a mí no somos representativos del grupo médico del DF. y menos aun del grupo médico Nacional. Existen Academias, Colegios y Asociaciones médicas de la especialidad (ginecología y Obstetricia) que no están representadas aquí y estoy seguro que tienen, como grupo, una opinión muy diferente, lo más seguro que contraria a lo que propone esta iniciativa de ley.

Preguntas o comentarios

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |