Menu


Jornada de acompañamiento post aborto, mensaje final
Departamento de familia vida y juventud.

Estimados Obispo Responsables del Área Familia y Vida, Secretarios Ejecutivos, y Delegados de los quince países participantes al I Encuentro de Agentes de Pastoral en el Acompañamiento Post Aborto y V Encuentro Panamericano de Acompañamiento Post Aborto


Fuente: http://www.celam.org/



Nos hemos reunido en la Ciudad de Bogotá del 13 al 17 de Julio del 2015, convocados por el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) y la Red Panamericana de acompañamiento post-aborto, con la participación del Pontificio Consejo para la Familia y en  espíritu ecuménico con la presencia de hermanos cristianos,  tomando  el propósito de fortalecer esta pastoral, promocionando el trabajo conjunto entre los diferentes programas y países, con sentido de comunión y pertenencia a nuestra Iglesia.

En este encuentro se nos ha permitido revalorizar la importancia de la solidaridad Norte-Sur, como nos enseña San Juan Pablo ll en “Ecclesia in América” reconociendo que somos una sola América unida en Cristo; ante ello nos comprometemos a incrementar la vinculación entre América Latina y el Caribe, Estados Unidos y Canadá, como portadores del mensaje de amor y misericordia de Dios a los que sufren las dolorosas consecuencias del aborto.

Para asumir este compromiso hemos profundizado en el acompañamiento Pastoral Post Aborto en el marco de los 20 años de Evangelium Vitae, Los desafíos Pastorales del acompañamiento de las secuelas del aborto  en la Mujer, el Varón y la Familia, y especialmente las graves  consecuencias  del aborto químico, el reto que esto implica en su abordaje especializado.

En consecuencia vemos que es importante:

  • Generar instancias de formación académicas tanto para el clero como para los laicos, incluir en la preparación inmediata a la celebración del sacramento del  matrimonio el valor de la vida y las secuelas del aborto.
  • Fortalecer la Red de acompañamiento vía internet a personas que sufren a causa del aborto.
  • Animar a los Laicos a participar en la propuesta de proyectos y programas de políticas públicas en lo referente a la valoración, protección y defensa de la Vida, como para el apoyo a las embarazadas en situación de vulnerabilidad.
  • Invitar a los sacerdotes y obispos a unir esfuerzos en  esta tarea de manera que todos seamos una acogida de Misericordia.

En sintonía con la visión que nos propone el Papa Francisco de sentirnos Iglesia como hospital de campaña donde hay que curar a los enfermos y salir a las periferias existenciales del ser humano, creemos que nuestra labor pastoral implica buscar y encontrar a Dios en el rostro sufriente en aquellos que han padecido un aborto, haciendo nuestro el llamado de Aparecida de ser discípulos Misioneros del amor Misericordioso de Dios.







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |