Menu


Planned Parenthood exporta la ideología abortista y gana millones
Es un hecho conocido que cada año la organización abortista envía millones de dólares al extranjero, especialmente a América Latina


Por: Ada Irma Cruz | Fuente: http://www.comunicadorescatolicos.org.mx/




La verdad es como una pepita de oro enterrada en el lodo, tarde o temprano saldrá a la luz y brillará. Durante muchos años fuertes intereses económicos y políticos se han dado a la tarea de hacer creer a la gente que el aborto se justifica porque el “producto” de la gestación no es de inmediato un ser humano, sino que a partir de algún tiempo y lugar, posterior a la concepción “la cosa prehumana” se convierte, ipso facto, en un ser humano. Gran misterio, sin duda, el dicen que rodea el fronterizo e inexplicable momento. Para quienes así piensan y quieren hacer pensar a los demás, de nada sirven los argumentos científicos que muestran que, desde el momento de la concepción hay un niño o una niña en gestación porque todo su desarrollo posee ya una esencia natural que lo dirige y conforma.

Es una regla natural y lógica que los padres humanos engendran seres humanos desde el primer momento y no otra cosa. Si ante los hechos, aún hay quienes pretendan seguir usando este punto a favor del aborto con supuestos argumentos razonables —y racionales—, se daría entonces el absurdo de que el ser humano sería el único ser capaz de concebir “un ente indeterminado”, una materia sin forma, que puede ser o no ser nada. Siguiendo un poco a Aristóteles, diría que el ser humano sería entonces “pura potencialidad de ser, pero sin la especificidad necesaria para que realmente sea”; una especie de “materia prima”, que nadie sabe exactamente lo que es”… Es un absurdo total y una hipocresía más considerar que hay diferencia según en qué lugar del camino se encuentre el niño que viene, a qué distancia de semanas o meses del nacimiento va a ser sorprendido por la muerte.

Con el escándalo generado sobre la aterradora venta de órganos de los bebes abortados, la gente se horroriza y se pregunta cómo es que se dejaron atrapar en esta red de mercaderes, cuyo único objetivo es incrementar su millonario negocio. Uno de los miembros del Congreso de Estados Unidos, James Lankford, pone de manifiesto esta arbitrariedad cuando en un artículo publicado en el diario estadounidense USA Today, reflexiona: “cuando Planned Parenthood vende órganos humanos a laboratorios de investigación, por definición, tuvieron que ser vidas humanas cuando fueron abortados. Estos órganos no pueden ser ‘solamente tejido’ en el vientre, para luego ser vendidos como hígado, corazón o cerebro de humanos”

La investigación del Center for Medical Progress (CMP, Centro para el Progreso Médico) permitió que gran parte de la sociedad haga un examen de conciencia después de los videos difundidos, en los que se evidencia que altas funcionarias de la multinacional abortista más grande del mundo, acceden a vender órganos de los bebés abortados en sus instalaciones por sumas entre los 35 y 100 dólares. Pero este fenómeno no solo sucede en la Unión Americana, ya que Planned Parenthhod es miembro de la International Planned Parenthood Federation – IPPF, organismo impulsado desde la O.N.U.

Es un hecho conocido que cada año la organización abortista envía millones de dólares al extranjero, especialmente a América Latina, con el fin de financiar las campañas a favor del aborto, sin dejar de mencionar el lobby para la legalización del aborto en los países cuyas leyes están a favor de la vida. En México Planned Parenthood trabaja y colabora a través de clínicas MexFam y Marie Stopes, en la Ciudad de México y en otros 25 estados.



IPPF y Planned Parenthood, en particular, siguen los pasos de su fundadora, Margaret Sanger, quien en su libro “Pivot de la Civilización”, pidió la extirpación de “la maleza…que está inundando el jardín humano”. Propuso la segregación de “los mentalmente débiles, los incapacitados e inadaptados,” y la esterilización de las “razas genéticamente inferiores”. Después dirigió la puntería hacia los chinos, escribiendo en su autobiografía sobre “la incesante fertilidad de (los chinos) millones que se extendían como una plaga”.

“En 1939 Clarence Gamble y ella hicieron una tristemente célebre propuesta llamada “El Control de la Natalidad y el Negro”, que afirmaba que “las zonas más pobres, en particular la del Sur… alarmantemente se están produciendo más de la mitad de las futuras generaciones”. Su “religión del control natal” escribió “aliviaría la carga financiera de atender con los fondos públicos… niños destinados a convertirse en cargas para ellos mismos, para sus familias y por último para la nación”. “Después de la muerte de Sanger en 1966, Planned Parenthood se sintió tan confiado de haber enterrado de manera segura su pasado que empezó a jactarse de “el legado de Margaret Sanger”. Y comenzaron a otorgar los “Premios Maggie” a personas inocentes que a menudo no tenían idea del verdadero pensamiento de Sanger. El primer galardonado fue Martin Luther King, quien no sabía que Sanger había inaugurado un proyecto para deshacerse de su descendencia. “Nadie debe enterarse que queremos exterminar a la población negra y el Ministro es el hombre que mejor puede apoyar nuestro propósito, en el caso de que puedan pensarlo los miembros más activistas”. Sanger le había escrito antes a Gamble”.

Hoy algunas de las compañías que dan dinero a la multinacional del aborto han exigido a que retiren sus nombres de su lista de donantes, luego de que se revelara el escándalo del tráfico de órganos de bebés abortados en las instalaciones de esta multinacional del aborto.

Estas son algunas de las compañías que financian a Planned Parenthood: Adobe, American Express, AT&T, Avon, Bank of America, Clorox, Coca-Cola, Converse, Dockers, Johnson & Johnson, Levi Strauss, Microsoft, Nike, PepsiCo, Pfizer, Starbucks, Tostitos, Unilever, Xerox







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |