Menu



Navarra

Leyendas del Camino de Santiago: El misterio de Obanos
La ermita de Arnotegui también como ermita de San Guillermo fue su lugar de refugio y penitencia hasta el fin de sus días


Por: Varios | Fuente: www.cuatrocantones.com / verge.phs.es



Felicia de Aquitania, peregrina jacobea, al regresar de Compostela renuncia a su vida de nobleza y decide quedarse en Amocaín para dedicar su vida a los pobres.

Su hermano, el duque Guillermo, al enterarse de tal decisión viene a buscarla. Furioso ante la negativa de su hermana de volver a su patria, la apuñala y Felicia muere.

El duque, lleno de remordimientos, confiesa en Roma su pecado. La penitencia que le imponen es peregrinar a Santiago.

A su regreso de esta peregrinación, renuncia también a su vida anterior y se queda en Obanos como penitente junto a la ermita de la Virgen, en el monte Arnótegui. Más tarde será San Guillermo y la ermita se dedicará a su nombre.

Esta leyenda se escenifica actualmente en la plaza del pueblo en la segunda quincena de agosto desde 1962 declarándose Fiesta de Interés Turístico Nacional .



La imagen de la Virgen de aquella ermita se conserva en la parroquia de San Juan Bautista. En la sacristía podemos ver a la Virgen de Arnotegui, que por medidas de seguridad se bajó de la ermita de Arnotegui, talla románica policromada del siglo XII. Arnotegui (Arnotegi) en euskera quiere decir tierra de vinos, así que en su mano lleva un racimo de uvas.

 A unos dos kilómetros y medio de Obanos, en lo alto del monte de su mismo nombre se levanta el santuario que constituye un mirador privilegiado de las tierras de Valdizarbe y de la sierra llamada Nekeas. Tradicionalmente la basílica ha sido atendida por ermitaños costumbre que todavía sigue vigente en nuestros días.

Rodeada en parte de una muralla a modo de recinto fortificado, en las guerras carlistas, como sucedió con muchas iglesias, fue utilizada como polvorín. El mal estado en que se quedó la ermita provocó que se llevasen a cabo distintas restauraciones, la más reciente en 1964.

Su interior queda iluminado a través de dos pequeñas saeteras abiertas en la cabecera, y dos ventanas abiertas en el lado de la epístola.

A ambos lados del altar mayor se conservan retablos de estilo rococó de la segunda mitad del siglo XVIII. Lugar en la que se encontraba el cráneo de San Guillermo, actualmente en la parroquia, y una urna en la que todavía hoy se conservan los restos del Santo.



En la cabecera se abre una hornacina lugar destinado a la Virgen de Arnotegui en la que hoy se encuentra otra talla de la Virgen.

Dependencias: Sacristía de la que se puede acceder a las habitaciones, en la parte de arriba, y al refectorio: sala que se halla decorada por un conjunto de pinturas murales debidas a los artistas Lozano de Sotés y Francis Bartolozzi, los cuales representan diferentes escenas del "Misterio de Obanos". Podemos encontrar la cocina, en la que todavía hoy se puede ver la forma de vida de nuestros antepasados. En el patio podemos observar una pintura de mural que relata con un estilo popular la historia de Felicia, los autores son hijas de los pintores Lozano y Barlolozzi.

La ermita de Arnotegui hoy popularmente conocida también como ermita de San Guillermo fue lugar elegido por éste como refugio y penitencia hasta el fin de sus días.

Situado al oeste de la Ermita de Arnotegui está el fuerte Infanta Isabel, semiderruido quedan restos de murallas almenadas y de los fosos.







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |