Menu


Cientos de personas se manifiestan en defensa de la vida
El Estado de Derecho y las leyes siempre deben proteger a la persona más débil, ya que de lo contrario contradice el sentido de su existencia y propicia el desorden


Por: Redacción | Fuente: Semanario Desde la Fe



Lunes, 26 de septiembre de 2011 10:00 hrs

Diversas organizaciones de la sociedad civil, bajo el nombre “Coalición Vida”, se dieron cita el domingo en el Monumento a la Madre para manifestar su amor, aprecio y respeto a la vida de los seres humanos concebidos en el vientre materno.

Con el lema “Si quieres la paz, defiende la vida”, alrededor de 500 personas de diferentes partes de México, entre las que destacaban niños pequeños y mujeres embarazadas, comenzaron a llegar al lugar con pancartas que contenían leyendas a favor de la vida de los no nacidos.

La reunión fue motivada por las discusiones que este lunes iniciará la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), sobre la propuesta de ley presentada por el Ministro Fernando Franco, en la que se pretende derogar la protección a la vida de los mexicanos desde la concepción, en las constituciones de Baja California y San Luis Potosí, dos de los 18 Estados de la República que han blindado la vida en el vientre materno.

En el acto que duró dos horas, hubo varios pronunciamientos, así como los testimonios de una madre y una mujer que abortó, para exigir a la SCJN, velar por leyes justas para todos y que se reconozca que respetando y protegiendo la vida de todo mexicano nacido y concebido, protegen además a la mujer y a la familia y fortalecen el entramado social.

La doctora Pilar Calva, quien es Genetista y Bioeticista, dijo que al no reconocer la dignidad del ser humano concebido, “los embriones se cosifican, se convierten en objetos que pueden utilizarse, en el tema del aborto se pueden desechar seres humanos que ya existen”.

Expresó además que algunas técnicas de reproducción asistida o artificial ponen en fuerte riesgo el embrión, porque se fabrican embriones que después se seleccionan por sus características biológicas, mientras algunos mueren en el proceso y otros se congelarán con peligro de quedar abandonados o suspendidos en el tiempo.

“La ciencia, la medicina y las leyes deben estar al servicio de las personas y nunca deben servirse de un ser humano sin importar su edad, ni si está fuera o dentro del vientre materno. No se adquieren los derechos humanos por el hecho de nacer, sino que se posee el derecho a nacer por el hecho de ser una persona”, destacó la especialista.

A la convocatoria también se unieron distintos credos religiosos, entre ellos el obispo Eduardo Rangel, del Comité de Iglesias Cristianas de México, quien se pronunció “a favor de que se proteja la vida del no nacido, porque así se protege a la mujer que lo engendra” y recordó a los ministros de la CSJN que tienen en sus manos una decisión histórica si se respeta la voluntad de la mayoría del pueblo mexicano, que por medio de sus legisladores, han querido proteger la vida desde la concepción.

“Estamos convencidos de que el aborto es un asesinato, porque le quita la vida al ser humano más indefenso, ya que el niño deseoso de nacer, no tiene la mínima oportunidad de defenderse. Pedimos al Estado que cumpla con su obligación de proteger la vida, de proteger a la mujer embarazada que está en pleno desamparo”, agregó.

Por su parte, monseñor Pedro Agustín Rivera Díaz, quien asistió como un ciudadano mexicano, dijo que es importante que no se deslinde la fe del aspecto de nacionalidad porque “los católicos también somos mexicanos, los católicos también tenemos derecho a expresar nuestras opiniones, en ocasiones no sólo se pretende eliminar el derecho a la vida, también a la libertad de la expresión religiosa”.

Refirió que la paz es propiciada por un Estado sustentado firmemente en el derecho, y por ende, en la justicia para todos. “La paz no solamente es ausencia de guerra, sobre todo es una expresión de la sociedad, en donde quienes la integran, se ven con respeto y procuran la solidaridad mutua, buscando el desarrollo de todos. Esta defensa de la vida, no nos pone en contraposición de quienes piensan o actúan de manera diversa a nosotros, para ellos hacemos un atento llamado a la reflexión y al diálogo sincero y abierto para buscar el bien común”, dijo.

Agregó que por razones naturales, el Estado de Derecho y las leyes siempre deben proteger a la persona más débil, ya que de lo contrario contradice el sentido de su existencia y propicia el desorden que institucionaliza la injusticia como sucedió con los regímenes nazis. “Las instancias jurídicas y legislativas deben tener el compromiso por la justicia y deben ser garantes de ella para propiciar la paz”, concluyó.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |