Menu


Aborto en México, ¡es anticonstitucional!
¿Por qué es anticonstitucional la reforma del Código Penal aprobada por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal que autoriza el aborto del menor de doce semanas?


Por: Raúl Espinoza Aguilera | Fuente: Yo Influyo



¿Por qué es anticonstitucional la reforma del Código Penal aprobada por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal que autoriza el aborto del menor de doce semanas?

1. Porque la Constitución mexicana protege el derecho a la vida de toda persona como un derecho fundamental y base de todos los demás derechos, y también protege al concebido y al niño no nacido (artículo 14 constitucional), independientemente del proceso biológico en que se encuentre (jurisprudencia obligatoria de la Suprema Corte de Justicia, Semanario Judicial de la Federación XV, México, marzo de 2002).

2. Del mismo modo, la Constitución establece la igualdad de todos los ciudadanos mexicanos, incluidos los concebidos y no nacidos, en sus derechos fundamentales: la vida y la igualdad en todos los ámbitos jurídicos (artículo Primero).

3. El artículo 144 reformado del Código Penal de la Asamblea Legislativa, cuando dice en su primer párrafo que aborto es la “interrupción del embarazo después de la décima segunda semana de gestación”, niega el derecho a la vida y a la igualdad del concebido que no ha cumplido ese término. Además de constituir una grave manipulación terminológica, se cae en el absurdo de considerar que el niño no nacido con doce semanas, menos un día, no es un ser humano, y el niño no nacido, más un día, sí es un ser humano y está penalizado matarlo.

4. Igualmente, cuando afirma este mismo artículo 144 que “el embarazo comienza con la implantación del embrión en el endometrio”, niega el derecho a la vida y a la igualdad del embrión no implantado en el endometrio. Es bien sabido científicamente, que el óvulo fertilizado, desde el momento de la fecundación e incluso antes de la anidación, inicia con impulso propio y contando con toda la carga genética propia de todo individuo de la especie humana, con una vida humana propia –única e irrepetible–, que se irá desarrollando en varias etapas, primero en el vientre materno, y después del nacimiento, como un individuo con un cuerpo separado de su madre, que habrá de crecer, envejecer y morir.

5. Es una indudable injusticia privar de la vida a un ser humano inocente. El niño concebido no nacido es un ser humano inocente, luego, es una grave injusticia privar de la vida al ser humano concebido y no nacido. En el artículo 123 constitucional, fracción relativa a la protección laboral de las mujeres embarazadas, se defiende la vida humana del concebido y no nacido. Así lo interpretó en tesis de jurisprudencia obligatoria la Suprema Corte de Justicia en el Semanario Judicial de la Federación XV, 2002, pág. 849. La razón es que el ser humano no nacido (cigoto o embrión) es un organismo vivo, un cuerpo humano y, precisamente por ese estado de limitación, requiere de un mayor cuidado y protección jurídica y médica.

6. Igualmente en Jurisprudencia obligatoria, en materia Constitucional, la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha establecido, en primer término, “la protección de la vida del niño, tanto antes como después del nacimiento”, y en segundo, la protección a la vida como un derecho inherente a la persona humana. En el estudio de los Códigos Penal Federal y Penal para el Distrito Federal, y los Códigos Civil Federal y Civil para el Distrito Federal, se advierte que prevén la protección del bien jurídico de la vida humana en el plano de su gestación fisiológica, al considerar al no nacido como alguien con vida y sancionar a quien le cause la muerte. EL PRODUCTO DE LA CONCEPCIÓN SE ENCUENTRA PROTEGIDO DESDE ESE MOMENTO, y puede ser designado como heredero o donatario. SE CONCLUYE QUE “LA PROTECCIÓN DEL DERECHO A LA VIDA DEL PRODUCTO DE LA CONCEPCIÓN, DERIVA TANTO DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, COMO DE LOS TRATADOS INTERNACIONALES Y LAS LEYES FEDERALES Y LOCALES” (Semanario Judicial de la Federación, XV, febrero de 2002, página 588).

7. Esta Reforma de la Asamblea Legislativa autoriza a la madre a matar al no nacido que lleva en su vientre, antes de que cumpla doce semanas, y para que, igualmente, lo puedan hacer materialmente los médicos y asistentes, contraviene el principio constitucional de respeto a la vida del ser humano concebido y no nacido, por lo que es claramente anticonstitucional. Además, el artículo 22 del Código Civil Federal dice que “desde el momento en que un individuo es concebido, entra bajo la protección de la ley y se le tiene por nacido”.

8. Por otra parte, no es competencia de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal legislar sobre la materia de los niños no concebidos y de los infantes. De acuerdo al Estatuto del Gobierno del Distrito Federal, en su artículo 44, señala que la Asamblea Legislativa se sujetará a lo dispuesto en las leyes generales que dicte el Congreso de la Unión en las materia de salud, función social educativa, etc. En este tenor, el artículo cuarto constitucional constituye la base constitucional de dos leyes generales que regulan aspectos de salud: la Ley General de Salud y Ley para la Protección de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes. Concretamente en los párrafos tercero y sexto dicen: “Toda persona tiene derecho a la protección de la salud. La ley definirá las bases y modalidades para el acceso a los servicios de salud y establecerá la concurrencia de la Federación y las entidades federativas en materia de salubridad general, conforme a lo que dispone la fracción XVI del artículo 73 de la Constitución. (...)Los niños y las niñas tienen derecho a la satisfacción de sus necesidades de alimentación, salud, educación y sano esparcimiento para su desarrollo integral”. La Ley General de Salud establece en su artículo tercero como material de salubridad general la atención materno-infantil, la atención médica, preferentemente en beneficio de grupos vulnerables, etc. En conclusión, resulta claro que la Asamblea Legislativa ha pretendido legislar en materia federal que no es de su jurisdicción, sino del Congreso de la Unión.

9. Es deber del gobierno destinar recursos para preservar la salud de todos los mexicanos a través de sus clínicas. Resulta contradictorio que desde esos mismos hospitales se procure la muerte de ciudadanos inocentes, con dinero del erario público, a ciudadanos que podrían haber formado parte de la comunidad mexicana. Se trata de una guerra silenciosa de un grupo de mexicanos (médicos, enfermeras, etc.) contra una mayoría de mexicanos indefensos.

10. México se ha sumado a numerosos Tratados Internacionales que defienden la vida humana y que la Asamblea Legislativa del Distrito Federal debe respetar, como por ejemplo, “La Convención sobre los derechos del niño”, y el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos. Este último, en su artículo sexto, dice: “el derecho a la vida es inherente a la persona humana”. También la “Convención Americana sobre Derechos Humanos”, en su artículo cuarto, afirma: “Toda persona tiene derecho a que se respete su vida desde el momento de la concepción”.

11. El trasfondo de los que pretenden legalizar el aborto es que consideran al embrión, no como un ser humano con todos sus derechos, sino una especie de sub-humano que no tiene ningún derecho porque –dicen– no es más que un montón de células amorfas, no tiene rostro ni sistema nervioso, etc. El más elemental manual de embriología –tomando en cuenta los avances de la Perinatología– acepta como un hecho científico que el niño no nacido tiene sistema circulatorio, nervioso, cardiovascular, etc.

12. Finalmente, otro aspecto que reviste gran injusticia, es que los legisladores de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal afirman que si hay abortos, es porque las mujeres lo quieren. La respuesta verdadera es que hay abortos porque a esas mujeres embarazadas no se les brinda una actitud solidaria para que nazca el niño con todos los apoyos médicos y económicos.

(cfr. Boletín Mexicano de Derecho Comparado, No. 120, México, septiembre-diciembre de 2007, páginas 693 y siguientes. “La Reforma del Código Penal del Distrito Federal que autoriza el aborto del menor de doce semanas”
escrito por el Dr. Jorge Adame Goddard)

Te recomendamos ver este video sobre el desarrollo in utero

Preguntas o comentarios al autor





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |