Menu



San Francisco de Borja y el moribundo impenitente
Un cuadro de Francisco de Goya que representa la lucha entre las fuerzas celestiales y las demoníacas por el alma de un agonizante


Por: Francisco de Goya (1788) | Fuente: www.artehistoria.com / wikipedia



San Francisco de Borja y el moribundo impenitente es un cuadro de Francisco de Goya pintado en 1788 por encargo de los IX duques de Osuna para su capilla de la Catedral de Valencia. En él Francisco de Borja intenta convencer agitando el crucifijo a un moribundo de que confiese, mientras que unos seres grotescos, probablemente demonios, esperan hacerse con la posesión de su alma.

Se situó este cuadro frente al de San Francisco de Borja despidiéndose, en la capilla de San Francisco de Borja de la catedral valenciana, y representa una escena también relacionada con el antepasado de la Duquesa de Osuna que encargaba la obra: el milagro del santo al conseguir asistir y expulsar los demonios de su cuerpo a un moribundo impenitente.

San Francisco viste sencillo hábito y porta un crucifijo en su mano derecha, implorando a Jesús por el alma del moribundo. De las llagas de Cristo sale un chorro de sangre que purifica al pecador y consigue expulsar a los demonios de su cuerpo. Por cierto que los demonios se presentan como monstruos tras la cama, anticipándose a las imágenes de las Pinturas Negras de Goya. Los verdes cortinajes dividen en dos parte la composición; la zona de la derecha presidida por el santo, destacando su gesto de extrañeza ante el milagro. La izquierda con el moribundo postrado en el lecho, agonizando, con la pierna saliendo entre las sábanas para expresar el dramatismo y la tensión del momento. Las tonalidades han sido aplicadas con empastados toques de pincel, de forma rápida y contundente, demostrando el artista su valía. Los pequeños cambios introducidos en el lienzo definitivo le sitúan en una posición inferior respecto a este magistral boceto que pertenece a la Colección Marquesa de Santa Cruz, Madrid.

El asunto está arraigado en la iconografía tradicional popular, que ya desde Gonzalo de Berceo y sus Milagros de Nuestra Señora está pronta a reflejar la lucha entre las fuerzas celestiales y las demoníacas por el alma de un agonizante.

La representación de esta estampa, arraigada en el folclore ancestral por Goya, aprovecha al máximo la utilización de la luz, muy contrastada. El rigor mortis del hombre, expresado con un rictus dramático, e iluminado por un no menos teatral tono amarillento y blanquísimo, junto con la luz que desprende el aura de San Francisco y la calidez de los matices de los verdes, hacen de esta una de las más originales pinturas religiosas de su tiempo.



Es este uno de los primeros cuadros en los que los que se aprecia la categoría estética (definida en las preceptivas dieciochescas) de Lo Terrible, descrito por Anton Raphael Mengs. Pero en esta obra de Goya se va más allá, llegando a lo que los contemporáneos definieron como «Lo Sublime Terrible», que el marqués de Ureña en 1785 relacionaba con la arquitectura gótica y la utilización del negro.

Pedro de Silva, otro contemporáneo de Goya, dice de éste óleo que, con motivo de la representación de las proximidades de la muerte, el espectador que contempla el cuadro retiene «las señales terribles (...) de una alma violentamente agitada de los crueles remordimientos de sus crímenes, y de la desesperada persuasión de su próxima condenación enterna». Así, sigue diciendo que las caricaturas de los seres del fondo reproducen «el temor».

Ver estas dos obras de Goya en alta resolución:

San Francisco de Borja asiste a un moribundo impenitente (boceto). Colección Marquesa de Santa Cruz, Madrid.

San Francisco de Borja y el moribundo impenitente. Capilla de San Francisco de Borja de la Catedral de Valencia





• Santoral 3 de octubre: San Francisco de Borja
• Página web de la Catedral de Valencia



Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |