Menu


Muchos de nuestros difuntos son santos desconocidos
1 y 2 de noviembre

Levantar los ojos al cielo para contemplar la constelación de los santos innumerables entre los que están también nuestros antepasados


Por: Jesuita Guillermo Ortiz | Fuente: es.radiovaticana.va



El 1 de noviembre, antes de ir al cementerio para rezar por nuestros muertos, bajando la mirada a la tierra donde todos volvemos, la familia católica invita a levantar los ojos al cielo para contemplar la constelación de los santos innumerables entre los que están también nuestros antepasados.

A estas personas conocidas sólo por Dios y sus seres queridos, que reconocemos en el panteón familiar y que forman parte de la constelación de los santos desconocidos, es decir no “canonizados” por la Iglesia para el culto universal, el mismo catecismo dice que podemos pedirles su intercesión de manera privada. Por aquello de “la comunión de los santos” que confesamos en el Credo de nuestra fe, podemos pedirles a los familiares y amigos que se adelantaron a nosotros en la peregrinación y que ya gozan del abrazo de amor de Jesús, de la luz de sus ojos y su sonrisa, que nos miren a nosotros y nos acompañen desde el cielo. Hasta podemos rogarles milagros y no solamente en la fiesta de todos los santos el 1 de noviembre.

Y el 2 de noviembre, cuando la familia católica conmemora a todos los fieles difuntos, rogamos a Dios por la intercesión de Jesucristo muerto y resucitado, por los familiares y amigos que pasan por la purificación que necesitan para gozar también ellos del abrazo de Jesús, con la luz de su mirada y su sonrisa. Rogamos a Dios, por el sacrificio de Jesús, sumo y eterno sacerdote: “Dales Señor el descanso eterno y brille para ellos la luz que no tiene fin”.



• REFLEXIONES EN FRONTERA, jesuita Guillermo Ortiz



Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |