Menu


El Maestro ultrajado
El camino cristiano es de entrega a los demás, sin buscar recompensa mas que saber que se está imitando a Cristo.


Por: P. Fintan Kelly | Fuente: Catholic,net



El Hijo del hombre va a ser entregado... Mc 9,30-37


Fruto:

El camino cristiano es uno de entrega a los demás, sin buscar ninguna recompensa mas que saber que se está imitando a Cristo, quien se entregó y murió por nosotros.

1. Cristo vino a este mundo para entregarse a la humanidad. Este deseo de entregarse podría sonar a poesía si no fuese por el hecho de que efectivamente Él cumplió con su propósito en el Calvario.

A través de la Eucaristía Él se da a cada hombre. Así se constituye no sólo en luz y alimento espiritual para nosotros, sino también en modelo de relaciones humanas. Nos muestra como debería ser nuestra actitud delante de los demás, una actitud de donación, de generosidad, de olvido de sí mismo.

"La Eucaristía es el templo del amor, en ella aprenderemos a amar con toda el alma porque no es posible no doblegarse ante ese misterio"

2. Los discípulos discutían sobre quién era el más importante. Manifiestan una mentalidad contraria al Evangelio. Para Cristo todos los hombres son importantes, pues murió por todos: cada uno fue comprado con el precio de la sangre de Cristo. Cuando me encuentro con el cartero, el empleado de una tienda, el policía de la calle... tengo que recordar que todos tienen un valor por haber sido redimidos con la sangre de Cristo. Este valor es anterior a cualquier otra consideración sobre el hombre, como podrían ser sus cualidades, su status social, su coeficiente intelectual, etc...

3. Cristo presentó a sus apóstoles el proyecto de la cruz. Como era de esperar ellos no entendieron nada.

"Jesús habla de pasión, de desprecios, de muerte ignominiosa y los apóstoles se preocupan por asegurarse los primeros puestos. Es la eterna tentación del orgullo, triste herencia del pecado original, que intenta afirmarse en todos los campos... Para entender, aquellos hombres tendrían necesidad de ver a su Maestro literalmente ultrajado, flagelado, crucificado y después resucitado, como Él mismo había anunciado"

Propósito:

Aceptar la cruz de cada día con amor como Cristo. Esa cruz que puede ser mi propio carácter difícil de dominar, el vecino molesto, el marido o la esposa que se enoja, el hijo que muestra ingratitud...




 





Compartir en Google+




Consultorios
Hospitalidad católica
Servicio fraterno de acompañamiento espiritual
P. Miguel Ángel Fuentes IVE
Orientación espiritual a matrimonios
P.Pedro Mereu SDB
Acompañamiento, escucha y dirección espiritual
Enrique Santiago Ellena
Especialidad en temas de familia, especialmente en la relación de las personas
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
Susana Barroilhet
Consejería en temas de la Familia y de la Vida
Rosa Gemma Ortiz S�¡nchez
Ayuda en momentos de crisis
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |