Menu


La biblioteca Ratzinger en el Vaticano
El complejo se encuentra en el Colegio Teutónico y alberga miles de volúmenes dedicados a la vida y al pensamiento de Benedicto XVI


Por: Redacción Vatican Insider | Fuente: vaticaninsider.lastampa.it



Abre la biblioteca dedicada al Papa emérito. El complejo que alberga miles de volúmenes dedicados a la vida y al pensamiento de Benedicto XVI, fruto de la donación del mismo Papa emérito, de la Fundación Ratzinger y de la Libreria Editrice Vaticana, se encuentra en el Colegio Teutónico, dentro del Vaticano, y es el resultado de una atenta y minuciosa reestructuración que costó 70 mil euros.

«El Papa emérito -indicó mons. Giuseppe Scotti, presidente de la Fundación Vaticana Joseph Ratzinger- todavía no ha visto los locales reestructurados, pero prometió que lo hará». Los trabajos concluyeron el viernes pasado (la idea nació a finales de 2012, cuando Ratzinger todavía no había presentado su renuncia) y, como explicó el mismo Scotti, implicaron varios cambios estructurales. «El gasto -dijo- fue cubierto completamente por un mecenas, demostrando que todavía en la actualidad es posible sostener y hacer crecer las obras buenas y particulares».

Los estudiantes de todo el mundo, cuatro tardes a la semana (de las 15.30 a las 19.30) podrán estudiar el pensamiento de Benedicto XVI, dotados de una tarjeta especial. «Esperamos estudiosos y no turistas -explicó mons. Stefan Heid, director del Instituto Romano Sociedad de Gorres. Mil estudiantes de todo el mundo podrán estudiar el pensamiento de Joseph Ratzinger». En la Biblioteca Ratzinger hay volúmenes (el italiano y el inglés son las lenguas principales) sobre muchísimas disciplinas: «libros de catequesis -indicó mons. Heid-, volúmenes que contienen sus enseñanzas. Sobre cada uno de ellos fue puesto un sello para desanimar eventuales robos».

Entre los preciados volúmenes (el Papa emérito donó 20 cajas) está también un misal utilizado por Ratzinger en uno de los viajes apostólicos. Hay incluso un libro («Luz del mundo. El Papa, la Iglesia y los signos de los tiempos») traducido al árabe. Una biblioteca «destinada a seguir creciendo», anotó el rector del Campo Santo Teutónico y del anexo Colegio Teutónico, mons Hans Peter Fischer, que contó también una curiosidad: «en estos locales vivió por algunos meses Ratzinger, en 1982, y después se convertiría en uno de los miembros del Pontificio Consejo Teutónico. Un lugar al cual el Papa emérito está particularmente legado, puesto que cuando era cardenal solía celebrar la misa cada jueves aquí con los peregrinos de lengua alemana».

La realización de un espacio completamente dedicado a la vida y al pensamiento de Joseph Ratzinger tiene una razón muy especial, como indicó mons. Heinz: «la intención es justamente la de dar una posibilidad a los estudiantes de todo el mundo para que estudien a Benedicto XVI, un hombre complejo que dedicó su vida no solo a la Iglesia, sino también a la ciencia».







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |