Menu


Corte Suprema de EEUU regularía las condiciones en que operan clínicas de aborto
La Corte Suprema de Estados Unidos evalua la ley de regulación del aborto de Texas


Por: Jonathan Abbamonte | Fuente: http://www.lapop.org/



En lo que podría ser la batalla legal del aborto de la década, la Corte Suprema decidió el pasado viernes evaluar la ley de regulación del aborto de Texas. El caso tendrá consecuencias profundas y duraderas para la salud de la mujer. Podría terminar con la falta de un control eficiente a la industria del aborto que ya no podría continuar llevando su negocio como hasta ahora, haciendo caso omiso de la salud de las mujeres en la búsqueda de mayores ganancias. La decisión de la Corte Suprema sobre el caso tendría un efecto dominó en leyes similares en otros Estados, incluyendo Pennsylvania, Michigan, Missouri y Virginia, fijando un precedente para el resto de Estados Unidos.

Los recientes videos que muestran el escándalo del tráfico de órganos fetales en las instalaciones de Planned Parenthood también muestran una serie de irregularidades en la atención de salud de las mujeres. La opinión pública norteamericana ahora es más consciente de que la industria del aborto necesita una mayor supervisión y rendición de cuentas, y no menos controles.

Las regulaciones del aborto de Texas fueron aprobadas por la legislatura del estado de Texas en el verano de 2013 y convertida en ley por el entonces Gobernador Rick Perry. La ley requiere que todas las clínicas de aborto se ajusten a las normas básicas de instalación para un centro de cirugía ambulatoria. También requiere que tengan acceso preferente de admisión a un hospital cercano en caso de que surgieran complicaciones potencialmente mortales. Con estos simples requerimientos de sentido común, la mayoría de clínicas de aborto en el estado ya que han cerrado porque, o no pueden o no quieren, cumplir con los reglamentos básicos de salud.

Permitir que el negocio del aborto opere sin siquiera tener que cumplir con los estándares básicos requeridos de todas las instalaciones de salud quirúrgica ambulatoria claramente pone en riesgo a la salud de las madres y reduce el estándar en el nivel de atención de salud de la mujer.

¿Qué tan frecuente el aborto inducido puede dañar permanentemente la salud de la mujer y puede poner su vida en riesgo?



De acuerdo con un estudio publicado en Obstetrics & Gynecology, la revista oficial del Colegio de Obstetras y Ginecólogos de América (que usualmente está a favor del aborto), las madres que tuvieron un aborto legal en los 11 y 12 semanas de gestación tienen tres veces o más probabilidades de morir a causa del procedimiento que las madres que tuvieron su aborto legal en la octava semana o anterior y hasta 30 veces más probabilidades de morir si el aborto se realizó entre los días 16 y 20 semanas [1]

Otro estudio [2] en el New England Journal of Medicine encontró que los abortos realizados utilizando RU- 486 tienen más probabilidades de resultar en aborto incompleto cuando se usa en gestaciones posteriores. Las mujeres también reportaron notablemente más síntomas adversos y dolor en gestaciones posteriores y las mujeres que usaron la droga abortiva después de 7 semanas de gestación (8-9 semanas) eran dos veces más propensas a haber sido hospitalizados, requerir una intervención quirúrgica o líquidos por vía intravenosa que las del grupo de 7 semanas.

El 2011, más de 2.000 eventos adversos fueron reportados a la FDA con el uso de la droga abortiva mifepristona incluyendo 612 hospitalizaciones, 339 transfusiones de sangre, 256 infecciones y 14 muertes

¿Qué dicen los abortistas que se oponen a esta ley de regulación de Texas?

Los defensores del aborto han dicho por décadas que el aborto es un procedimiento tan seguro como extraer las amígdalas. Claro, uno se pregunta por qué razón entonces las clínicas de aborto no quieren cumplir las mismas normas que las instalaciones de salud que extraen las amígdalas.



La adopción de las normas para centros de cirugía ambulatoria no exige requisitos onerosos como pretendieron desinformar las organizaciones pro aborto. No son las que se aplican a hospitales o a las instalaciones quirúrgicas para pacientes hospitalizados. Solo se le exigen las correspondientes a "una instalación que funciona principalmente para proporcionar servicios quirúrgicos a pacientes que no requieren hospitalización durante la noche".

Los defensores del aborto también han argumentado que las madres se enfrentarían a una carga excesiva de tener que viajar largas distancias para tener un aborto. Pero Texas es un estado grande y poco poblado, al igual que Alaska. Y en ambos estados, la gente ya está acostumbrada a viajar normalmente un recorrido largo para muchas otras cosas. El hecho es que todavía no hay hospitales en el lado oeste de Texas y las vidas de las mujeres estarían en riesgo si una intervención fuera necesaria para salvar la vida de una mujer.

Y Texas no es el único caso. Wyoming no tiene ni una sola clínica de aborto. Mississippi, Dakota del Norte y Dakota del Sur sólo tienen una clínica de aborto cada uno.

Tampoco es cierto que la salud materna en Texas se vea afectada como consecuencia de un menor número de clínicas. Según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de EEUU, las tasas de mortalidad materna en Dakota del Norte entre 2003 y 2007 se encuentran entre las más bajas del país.

La industria del aborto en los Estados Unidos es una de las menos reguladas en el mundo. En Suecia, un país mayoritariamente pro- aborto que da más dinero a Planned Parenthood que cualquier otra nación, el aborto sólo es legal hasta 18 semanas de gestación a menos que la vida o la salud de la madre están en riesgo grave. El límite gestacional en Suecia es de hecho más estricto que en Texas, que permite el aborto por cualquier motivo hasta 20 semanas. Mujeres suecas que quieren tener un aborto después de 12 semanas se requieren para recibir asesoramiento antes de tener un aborto y después de 18 semanas, las mujeres tienen que hacer un caso ante la Junta Nacional de Salud y Bienestar antes de que puedan recibir el permiso para tener un aborto. La Junta Nacional revisa los casos de forma individual en una base de caso por caso.

Definitivamente, los argumentos en contra de las regulaciones básicas para las clínicas de aborto no se basan en la evidencia sino en gran medida en sus presupuestos ideológicos.

¿Cuáles son los pronósticos acerca de esta próxima decisión de la Corte Suprema?

Hay muchas razones para especular que la Corte Suprema se pronunciará en contra de la Ley de Texas. La Corte ha impedido que la ley sea implementada después que el Quinto Circuito de la Corte de Apelaciones de Estados Unidos fallara a favor de las regulaciones del aborto en Texas que buscan proteger la salud de la mujer y de instituir la rendición de cuentas en las clínicas de aborto en ese estado.

Es posible que la opinión pública sobre el caso podría desempeñar un papel importante en la determinación del resultado del caso, como algunos observaron. De acuerdo con una encuesta de Gallup a principios de este año, la gran mayoría de los estadounidenses están insatisfechos con la normativa de aborto de la nación. En promedio entre 2012 y 2015, sólo el 39 % de los estadounidenses se mostraron satisfechos con el alcance de las regulaciones, una tasa que puede ser menor ahora que el sentimiento ha tenido una tendencia a la baja. Entre la mayoría que no está satisfecho con las regulaciones del aborto, sólo el 12 % dijo que les gustaría menos restricciones sobre el aborto.

Si prima el sentido común, la Corte Suprema debería ratificar la Ley de Texas y hacerla extensiva a todo el país. Es totalmente irresponsable jugar con la vida de las mujeres al hacer instalaciones de aborto que no rinden cuentas a las normas de construcción necesarios de todas las demás instalaciones de cirugía ambulatoria en el estado. En el caso de que surgiera una complicación potencialmente mortal, ¿no debería estar garantizado el acceso a la atención de emergencia de calidad para las mujeres?





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |