Menu


Inmaculada: de la boca al vientre, del vientre al Árbol
Reflexiones María

¡María es la verdadera Inmaculada! Es la Nueva Eva que floreció como flor de primavera del poder redentor de Dios.


Por: Celso Julio da Silva, L.C. | Fuente: Catholic.net



Ocho de diciembre de 1854. Toda la cristiandad vuelca el corazón hacia la Basílica Vaticana. El cielo parece visitar la tierra en el repique vibrante de las campanas romanas. Pío IX, desde la cáatedra, levanta la voz proclamando a toda la Iglesia Universal el dogma de la Inmaculada Concepción.

Todos sabemos que la primera “inmaculada” de la historia, creada sin el pecado original, fue Eva. Su pureza permitía disfrutar de la presencia de Dios todos los días. ¡Qué gusto era poder platicar con Dios en los atardeceres del jardín del Edén!

Sin embargo, aquella pureza de repente se volvió hoja arrastrada por el viento de la soberbia y de la desobediencia. El demonio, en la figura de la serpiente, anestesió el corazón de Eva con discursos grandilocuentes de conocimiento y de poder- “seréis como dioses”- presentándole un camino bien fácil. La guía del camino tentador era: del árbol a la boca, de la boca al vientre y así el fruto, una vez en el vientre de Eva, desató el triste destino de la humanidad: pecado y muerte.

María, a su vez, fue concebida sin el pecado original, pues después de aquella nefasta tarde en el jardín del Edén, Dios jamás se olvidó del hombre, obra de sus manos. Para salvarnos, desde aquel instante, pensó también en María, la mujer pura que aplastaría la cabeza de la serpiente, dando a luz al Salvador Jesucristo.
 
¡María es la verdadera Inmaculada! Es la Nueva Eva que floreció como flor de primavera del poder redentor de Dios. En la Anunciación el ángel Gabriel podría perfectamente haber hecho un juego de palabras: “¡Ave- Eva!”, pues la llena de gracia aceptó cumplir el camino contrario de la primera Eva, un camino más arduo que era: de la boca al vientre, del vientre al Árbol. De este modo, contemplamos una tenue luz del misterio de la Inmaculada, de tal forma que nuestra oración recobra un sentido más profundo cada vez que rezamos: “¡bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús!”.  

De la boca al vientre: María Inmaculada no pretendió obtener conocimiento y poder delante de la propuesta divina del ángel Gabriel, sino que acogió el Fruto en la pureza y la humildad de una esclava, exclamando: “He aquí la esclava del Señor…”- “hágase en míii”. Aquí está: de la boca al vientre, no con pretensiones egoístas como Eva en el Paraíso, sumergida en la tentación del demonio, sino en la pequeñez de una sierva que acoge el Fruto de la Salvación en su vientre puro.



Y del vientre al Árbol: María es la corredentora en el plano de la Salvación. Por eso, dio a luz a Jesús, fruto bendito de su vientre, para devolver en la obediencia y la aceptación amorosa del misterio redentor el Fruto al Árbol. Pero no a aquel árbol del Paraíso, tan lejos en el tiempo, pero aunque aún tan atractivo, seductor, tentador y prohibido a los ojos y al corazón de hombre…; María devuelve ese Fruto, Cristo, al árbol de la vida, a la Cruz, que para nosotros no es tan atractiva, seductora y- claro está- jamás prohibida- pero he aquí que siempre huimos de ella. María es Inmaculada porque está de pie adorando al Árbol de la Vida, donde la Vida, fruto de su vientre inmaculado, está clavada por amor a los hombres.
 
Hoy, con toda la Iglesia, respirando el aire fresco de la apertura de este anhelado año jubilar de la Misericordia, elevamos nuestra gratitud de hijos de María Inmaculada por haber recorrido el difícil camino del Misterio en la fe y la pureza, el camino de la humildad de acoger a Dios en su vientre puro, cooperando con nuestra redención, para luego adorarlo sobre el Árbol de la Vida, que es la cruz de Jesucristo. Que María Inmaculada proteja la flor de la pureza en nuestra vida cristiana, y, de modo especial, en la vida de todos los jóvenes.
 
¡Por tu Inmaculada Concepción, oh María, purifica mi cuerpo y santifica mi alma! Amén.             

 

Comentarios al autor  Celso Julio da Silva, L.C.

 







Compartir en Google+




Consultorios
Hospitalidad católica
Servicio fraterno de acompañamiento espiritual
P. Miguel Ángel Fuentes IVE
Orientación espiritual a matrimonios
P.Pedro Mereu SDB
Acompañamiento, escucha y dirección espiritual
Enrique Santiago Ellena
Especialidad en temas de familia, especialmente en la relación de las personas
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
Susana Barroilhet
Consejería en temas de la Familia y de la Vida
Rosa Gemma Ortiz S�¡nchez
Ayuda en momentos de crisis
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |