Menu


Estampillas ONU celebran homosexualidad, crianza de niños por gais y transexualidad
La ONU a través de las estampillas promueve los derechos LGBT


Por: Stefano Gennarini, J.D. | Fuente: C-Fam.com



NUEVA YORK, (C-Fam) Figuras oscuras y desnudas bailando en torno a una fogata y un poderoso dios griego presidieron el descubrimiento de seis sellos postales explícitos de la ONU para promover la homosexualidad, la transexualidad y la crianza de niños por gais en la sede de la Organización la semana pasada.

Las estampillas representan parejas homosexuales de hombres y mujeres que se abrazan y se besan, un homosexual saliendo de un armario, una pareja gay que lleva una niña en sus hombros y la figura de una mariposa humana que simboliza un transexual.

Fueron descubiertas en el atrio del Salón de la Asamblea General, delante de una inmensa pintura que exhibía figuras sin ropa balanceándose alrededor de una fogata y de una estatua de Poseidón desnudo y con un brazo extendido, regalos de México y Grecia —ubicación probablemente elegida por su carácter provocativo, ya que normalmente no se hacen reuniones allí.

El artista de la ONU Sergio Baradat, que creó las estampillas en una colorida aunque estática y geométrica interpretación estilo art déco, dijo que se esforzó por alcanzar lo «bello, elegante y amoroso». Sus ojos se llenaron de lágrimas cuando dio a entender a la gente que él se identifica como LGBT, y se reveló que originalmente él tuvo la idea de las estampillas.

Treinta y tres cantantes del Coro de Hombres Gais de la Ciudad de Nueva York entonaron en la reunión canciones pop y tonadas de amor de musicales. Charles Radcliffe, director de la polémica campaña Libres e Iguales que las estampillas conmemoran, les agradeció.



«Gracias por llenar la ONU con la música del amor», dijo.

Pero el burócrata de la ONU que normalmente es parsimonioso se mostró tenso al hablar ante la entusiasta multitud.

Casi la mitad del total de estados miembros de la ONU intentó sin éxito impedir la emisión de las estampillas en la víspera de su presentación. Tres poderosos bloques de la ONU, que suman 87 países, enviaron cartas al jefe de Radcliffe (el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon) entre ellos, la Organización para la Cooperación Islámica con sus 57 estados miembros.

El Grupo de África, con 54 miembros, denunció el evento por «subvertir la respetada insignia de la ONU» y «asociarla a cuestiones que no gozan de consenso universal».

Y el Grupo de Amigos de la Familia, que cuenta con 24 países y está liderado por Bielorrusia, Egipto y Catar, criticó al Secretario General por promover una «agenda sumamente controvertida» que «obstaculiza la unidad, el diálogo y el respeto mutuo».



Nigeria asimismo emitió una severa amonestación antes de la presentación, en el transcurso de la actual sesión de la Comisión de Desarrollo Social.

«¿Por qué centrarse en los LGBT?» preguntó Radcliffe en el evento, desafiando a los estados miembros que cuestionaban la pertinencia de las estampillas y de la reunión.

Respondió señalando a los 76 países que penalizan la sodomía. «Todos los días la ONU trabaja para hacer que estas leyes sean derogadas», afirmó. También aseguró que, cada año, cientos de personas que se identifican como LGBT mueren y que miles son heridas.

Una corresponsal de Reuters en la ONU que también habló en la presentación preguntó: «¿Quién hubiera pensado que podríamos entusiasmarnos tanto por estampillas en la era digital?». Alentó a todos los presentes a comprarlas y «difundir el mensaje».

Las estampillas plasman las iniciativas de la «Campaña Libres e Iguales», empresa unilateral de la burocracia de derechos humanos del Secretario General de la ONU, que promueve el derecho de practicar la sodomía, el matrimonio homosexual, la adopción por homosexuales y otros derechos LGBT.

Desde su lanzamiento en 2012, no ha recabado aún apoyo considerable de la totalidad de los miembros de las Naciones Unidas. Ningún tratado de la ONU incluye los derechos LGBT ni ampara la conducta homosexual explícita o implícitamente.

Traducido por Luciana María Palazzo de Castellano

El autor  escribe para C-Fam (Centro para la Familia y los Derechos Humanos). Este artículo apareció por primera vez en Friday  fax  . C-Fam es un instituto de investigación con sede en DC Nueva York y Washington (http://www.c-fam.org/ ). Este artículo aparece con permiso.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |