Menu


Creer en Dios hace avanzar la sociedad y fomenta la cooperación
¿Por qué es positiva la religión? Es un pilar importante para el sustento de las sociedades complejas, según

La búsqueda del bien es lo que ha llevado a la evolución de las sociedad, siendo las religiones un pilar fundamental.


Por: FORUM LIBERTAS | Fuente: http://es.aleteia.org/



“Vale la pena tener un Dios Gran Hermano, omnisciente y con preocupaciones morales en lugares con mayor anonimidad y menos responsabilidad. Los dioses evolucionan”. Quien así se expresa es Benjamin Grant Purzycki, experto investigador del Centro para la Evolución Humana, la Cognición y la Cultura de la Universidad de Columbia Británica en Vancouver (Canadá).

Un grupo de científicos liderados por Grant Purzycki llega a esa conclusión, entre otras, en el estudio ‘Moralistic gods, supernatural punishment and the expansion of human sociality’ (‘Dioses moralistas, el castigo sobrenatural y la expansión de la sociabilidad humana’).

Los responsables del informe, publicado online en la revista Nature el pasado 10 de febrero, analizan el papel de las creencias en un dios moralista en la construcción de sociedades complejas y en el fomento de la cooperación entre humanos separados geográficamente y completamente desconocidos.

En sus conclusiones, explican cómo estudiaron el comportamiento de 591 personas de varias comunidades de todo el mundo que profesaban todo tipo de religiones, algunas de alcance mundial, como el cristianismo o el budismo, pero también locales.

Un dios que define lo que es bueno y lo que es malo



El estudio se realizó a través de una serie de juegos en los que los participantes tenían que repartir recursos, y observaron que los individuos que creían en un dios que define lo que es bueno y lo que es malo, que sabe a todas horas lo que hacemos y castiga si no le gusta lo que ve, se mostraban más generosos con miembros de su misma religión.

Así, aunque nadie ha demostrado nunca que exista un dios omnisciente, que tiene preferencias morales y que puede castigarnos si no las seguimos, la creencia en un ser supremo condiciona la vida de cientos de millones de seres humanos en todo el mundo, que realizan todo tipo de esfuerzos para satisfacerlo.

Este comportamiento a la búsqueda de la realización del bien ha podido desempeñar un papel clave en la evolución de las sociedades humanas, destaca el estudio.

De hecho, la creencia en un dios moralista, omnisciente y que puede castigar a quien no siga sus mandamientos fomenta la cooperación con desconocidos de la misma religión, agrega.

Ventajas evolutivas



De alguna manera, la creencia en un ser invisible que nos vigila para que no nos saltemos las normas puede ofrecer ventajas desde el punto de vista evolutivo.

La explicación a esta afirmación tiene que ver con el hecho de que esa vigilancia divina evita que velemos solo por nuestros intereses, además de que las creencias pueden proteger a quienes las profesan de comportamientos egoístas que, en sociedades humanas cada vez más transparentes y en las que la reputación es importante, pueden acarrear castigos.

Grant Purzycki considera que el castigo sobrenatural, la preocupación moral de los dioses y la omnisciencia habrían evolucionado junto a la complejidad social. “Muchos estudios sugieren que los dioses moralistas funcionan como un tipo de mecanismo de defensa frente a grandes poblaciones en las que es más fácil ser egoísta al interactuar con multitudes anónimas todo el tiempo”, añade.

“Es probable que esas creencias ayuden a mantener la complejidad social y la cooperación”, sugiere Purzycki.

Tendemos a ser menos egoístas e injustos cuando nos sentimos observados por un ser sobrenatural, y eso beneficia al grupo.

Seguir leyendo el artículo en Forum Libertas





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |