Menu


Probablemente Chile elimine protecciones para niños por nacer; las agrupaciones abortistas detectan oportunidad
Organización pro abortistas en Chile ven oportunidad para fomentar esta acción ante la posibilidad de que se elimine la protección a los no nacidos.


Por: Marianna Orlandi, | Fuente: C-Fam.com



WASHINGTON, (C-Fam) La Cámara de Diputados de Chile aprobó un proyecto de ley del aborto que podría poner fin a la protección total del niño por nacer en ese país.

En el pasado, el gobierno de Chile se encontraba entre los provida más coherentes, ya sea denunciando iniciativas para convertir el aborto en derecho humano en reuniones la ONU, o haciendo retroceder en privado a la burocracia de dicha organización. Si el Senado aprueba el nuevo proyecto de ley, resulta improbable que las cosas sigan así por mucho tiempo más.

El proyecto fue aprobado por 66 votos a favor y 44 en contra. Permitiría el aborto para casos de violación, de riesgo para la vida de la madre y cuando el niño en gestación padece una discapacidad que pueda conducir a la muerte. La Presidente de Chile y ex directora del organismo de la ONU para la mujer, Michelle Bachelet, decidió convertir el aborto en su legado, pese a haber conducido una plataforma explícitamente provida en el pasado.

Ahora los políticos y las agrupaciones provida critican al gobierno de Bachelet por no respetar la Constitución de Chile, que protege la vida de los niños por nacer, y por degradar su sobresaliente registro de salud materna. Si se aprueba la ley, casi seguramente será impugnada ante la Corte Suprema de Justicia de Chile.

Las agrupaciones abortistas están usando una estrategia gastada para promover su agenda. Uno de los principales argumentos es que hay que salvar a las mujeres de los abortos «clandestinos». Pero las pruebas de las muertes a raíz de esta clase de prácticas no están tan claramente definidas como lo presentan las agrupaciones abortistas.



Chile cuenta con uno de los índices más bajos de mortalidad materna del mundo. Según unestudio científico, desde la prohibición del aborto en 1989 la tasa de mortalidad materna descendió aproximadamente un 70%.

En 2011, Chile recibió el premio internacional a la protección a la vida (en inglés: «International Protect Life Award») durante la sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer en la ONU. El embajador de ese país ante las Naciones Unidas recibió el galardón en representación del presidente chileno Sebastián Piñera, conocido por su enérgica postura provida.

«Este proyecto es inconstitucional porque vulnera el derecho a la vida», afirmó Ernesto Silva del partido Unión Demócrata Independiente. «Si el Estado renuncia ahora a su deber de defender la vida, tampoco será capaz de defenderla en su desarrollo o en su término», dijo Nicolás Monckeber del partido Renovación Nacional.

Un informe elaborado en 2014 por el Centro de Investigación Pew reveló que el 49% de los chilenos considera que el aborto debería ser ilegal en todos o la mayoría de los casos, frente el 47% que piensa que debería ser legal en las circunstancias antedichas.

Las agrupaciones abortistas están fascinadas ante la posibilidad de que la protección que ofrece Chile al niño por nacer pueda ser descartada.



Si bien no es del todo predecible la influencia que puede ejercer un solo país a nivel mundial respecto al desarrollo de un derecho internacional al aborto, en el caso de Chile eso es diferente, debido a las protecciones ejemplares con las que cuenta para el niño antes del nacimiento.

Desde que Bachelet se convirtió en Presidente de Chile por segunda vez en 2014, la burocracia de la ONU ha cobrado valentía para probar nuevas vías de promoción del aborto. Sumado a los gobiernos de Irlanda y Malta de tendencia izquierdista y sus débiles posturas sobre este tema en las Naciones Unidas, el gobierno de Chile ha envalentonado a los funcionarios de la ONU que podrían, en condiciones normales, ser más sensatos debido a la posible resistencia de esos tres países, como sucedió en el pasado.

Este año, un comité de la ONU publicó una observación que decía que el aborto es un derecho humano y se espera que otro haga lo mismo para fin de año. Aunque no son vinculantes, se supone que tales acciones de los funcionarios de las Naciones Unidas  impulsarán a las agrupaciones abortistas y fomentarán litigios para que se derogue la protección a la niñez antes del nacimiento en todo el mundo.

Traducido por Luciana María Palazzo de Castellano





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |