Menu


Satanás, el gran mentiroso
Satanás promete mucho, da poco y quita todo


Por: Gerardo García Juárez | Fuente: NotiDiocesis.com



El argumento definitivo por el cual Eva y Adán -en ese orden- fueron engañados por el demonio, fue el de "conocer el bien y el mal y ser como dioses" (Génesis 3,5). El ser humano, dentro de su limitación y asechado por el Maligno y sus obras, herido por el pecado y sus consecuencias, ha entrado en terrenos que le son prohibidos expresamente por Dios, los cuales llevan a la muerte eterna. Y Satanás, conociendo bien tal limitación, ha hecho ofertas seductoras al hombre de todos los tiempos en los ámbitos en los que éste se ha movido y desempeñado.

Uno de estos ámbitos es el relacionado al deseo de poder, de riqueza y dominio.

Rito satánico, promesas y consecuencias

Triste resultó el caso del joven de 24 años asesinado por otros jóvenes en ritual satánico, con 'la promesa' de ser resucitado en "vampiro inmortal". Según un primer reporte de las autoridades a los medios de comunicación, el muchacho estuvo de acuerdo en ser parte del ritual; luego declararon que pudo haber sido engañado, lo cual lleva a plantearse: ¿Podría en realidad tal joven haber estado tan seducido por la idea de volver de la muerte convertido en un ser vampiresco? La violencia salvaje con la que fue privado de la vida nos da la idea de la degradación moral presente en los involucrados en éste y otros tantos casos; también nos da la idea de la ausencia de Dios, o su presencia pero reducida como ser inferior en la vida, el corazón y la mentalidad de personas como éstas, que piensan que el demonio es superior, capaz de dar lo que Dios Uno y Trino niega. Mas, lo que no advierten por estar cegados y engañados, son las consecuencias de las cuales no hay retorno. Satanás promete mucho, da poco y quita todo.

Testimonios en el camino

En la experiencia que he tenido de viajar dando conferencias por muchos lugares, he conocido personas quienes me han contado de primera mano el que solicitaron al demonio tener conocimiento del pasado, presente y futuro; de dominar la mente de los demás; de tener poder, sexo y riquezas, etc. Todo esto a cambio de vender su alma y someter su voluntad al padre y autor de la mentira y homicida desde el principio; incluso he presenciado hechos donde el demonio ha atormentado a niños.

Contaré a ustedes sobre un hombre, amigo mío, que fue santero. Aprendió todo lo relacionado con el adoctrinamiento, los libros y rituales; los maleficios, conjuros y hechizos; las imágenes de demonios y como usarlas, etc. Su 'padrino' o santero mayor, fue vigilando por años todo su proceso a través de iniciaciones correspondientes a cada nivel. Ésta persona completó toda su formación y lo único que le faltaba, a decir de su 'padrino', era hacer el pacto definitivo con Satanás, el cual consistía en entregarle su alma y someterse por completo a su poder. Una idea comenzó a rondar entonces por la cabeza de mi amigo, pero una que él mismo no sabía explicar ya que, si en toda su formación e iniciaciones se sintió completamente seguro de lo que estaba emprendiendo, esta vez una sensación de miedo -que después identificó como el deseo de Dios- le hizo cuestionarse en su propósito: una visión de la condenación eterna, que le atormentó constantemente a tal grado que le impedía dormir por las noches.



Así, el 'ahijado' daba largas y excusas para la fecha de su consagración definitiva al diablo, lo que provocó que la paciencia del 'padrino' se agotara. Y comenzó  su calvario, porque de una manera inexplicable para la lógica humana comenzaron a ocurrir ciertos hechos: en todas las fotos familiares aparecía el santero mayor, colocado en algún ángulo de la imagen, detrás o a un lado de él o de alguno de sus hijos; su mirada siempre estaba fija al frente. También, en algunas ocasiones, mientras dormía con su esposa en el lecho matrimonial, el 'padrino' se aparecía y materializaba en su recámara a las 3 ó 4 de la mañana; sólo le miraba fijamente recordándole la promesa que había hecho de servir al príncipe de este mundo. Fue entonces que buscó ayuda en la Iglesia.

Después de amargas experiencias, de oraciones de liberación, emprendió un largo camino de conversión que al día de hoy le ha llevado a ser un fiel discípulo de Cristo que anuncia el Evangelio en comunidades hispanas; y, mediante el ministerio de evangelización y liberación, ayuda con el poder de Dios a otros a que rompan las cadenas del Maligno y el pecado.

Recordemos que la gracia de Dios siempre estará de nuestra parte.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!