Menu


Colombia aprueba el matrimonio homosexual
Tras intensos debates la Corte Constitucional de Colombia aprobó el matrimonio entre parejas del mismo sexo.


Por: Arturo Manjarrez López | Fuente: http://www.yoinfluyo.com/



Tras meses de debates, el pasado jueves 7 de abril la Corte Constitucional de Colombia aprobó el matrimonio entre parejas del mismo sexo. Hasta ese momento, las parejas del mismo sexo podían vincularse a través de una figura legal llamada “Unión solemne”, pero a partir del viernes 8 de abril los jueces y notarios catalogan las uniones entre parejas del mismo sexo como matrimonio, bajo los mismos parámetros que los de las parejas heterosexuales.

La decisión de la Corte Constitucional de Colombia suma otro logro para la comunidad GLBTI local, ya que en noviembre del año pasado consiguió que la misma Corte aprobara la adopción por parte de parejas del mismo sexo, siempre que uno de los dos sea la madre o el padre biológico.

La decisión llega luego de dos años en los cuales la Corte Constitucional analizó cinco casos de parejas del mismo sexo que habían tratado de casarse después de una sentencia de 2011. Esta sentencia habilitó la posibilidad del matrimonio civil para parejas del mismo sexo, de acuerdo con la interpretación de algunos jueces y juristas.

Los magistrados avalaron por seis votos a tres una demanda que exigía dotar a las uniones civiles homosexuales de los mismos derechos que el matrimonio. Con esto, Colombia se suma al pequeño grupo de países en América Latina que han aprobado el matrimonio homosexual, entre ellos Argentina y Brasil.

En México, en la capital y tres de los 31 estados, el matrimonio entre personas del mismo sexo es legal. Sin embargo, en 2015 la Suprema Corte presentó una tesis que declara inconstitucional limitar el matrimonio gay en México, lo cual abre la puerta para que en todo el país se celebren enlaces entre personas del mismo sexo.



A un día de que la Corte Constitucional de Colombia aprobara el matrimonio homosexual, el Papa Francisco expresó: “Solo la unión exclusiva e indisoluble entre un varón y una mujer cumple una función social plena. Nadie puede pensar que debilitar a la familia como unión natural fundada en el matrimonio es algo que favorece a la sociedad”.

“Ocurre lo contrario: perjudica la maduración de las personas y el desarrollo ético de los pueblos”, añadió el Santo Padre en su exhortación apostólica post-sinodal sobre la familia “Amoris Laetitia” (La alegría del amor), publicada el pasado viernes 8 de abril del presente.

“Debemos reconocer la gran variedad de situaciones familiares que pueden brindar cierta estabilidad, pero las uniones de hecho o entre personas del mismo sexo, no pueden equiparse, sin más, al matrimonio”, subrayó el Papa.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |