Menu



Cambios a NOM-046 abre puerta a aborto; Card Sandoval inicia campaña
El Cardenal Juan Sandoval Íñiguez recuerda que la NOM-046 fue aprobada el Jueves Santo:


Por: Jorge López | Fuente: http://www.yoinfluyo.com/



El pasado 24 de marzo, se publicaron en el Diario Oficial de la Federación modificaciones a la Noma Oficial Mexicana NOM-190-SSA1-1999 Prestación de Servicios de Salud, Criterios para la Atención Médica de la Violencia Familiar para quedar como NOM-046-SSA2-2005, Violencia Familiar, Sexual y contra las mujeres. Criterios para su prevención y atención (publicada el 16 de abril de 2009).

En virtud de esta publicación, se modifican los numerales 6.4.2.7, 6.4.2.8, 6.6.1, 6.7.2.9. No obstante, el de mayor contenido es el primero, el 6.4.2.7, que permite que mujeres menores edad desde los 12 años puedan recibir el “servicio de interrupción voluntaria del embarazo” con la sola manifestación de que el embarazo fue producto de una violación, misma que el personal médico no está obligado a “verificar el dicho de la solicitante”. Lo anterior, “fundado” en el principio de buena fe, referido en el artículo 5 de la Ley General de Víctimas. Igualmente, las niñas menores de 12 años, bajo este supuesto de haber sufrido una violación, podrán acceder a estos “servicios”, solicitándose éste a través de su padre, madre o tutor.

En la redacción anterior, el punto 6.4.2.7 hablaba de aborto médico, y de hecho se tenía una definición de lo que se entendía bajo este concepto en el numeral 4.1. Hoy, en cambio, no se define qué es la “interrupción voluntaria del embarazo”, expresión que se utiliza en los numerales modificados, lo cual es una clara omisión y que implica un eufemismo, para señalar al aborto.

Por otro lado, al eliminarse del numeral la frase: “y previa autorización de la autoridad competente”, ya no es necesario informar antes al Ministerio Público de la situación de la violación, lo que engendra varios problemas. En primer lugar, que la chica menor de edad que ha sido víctima de delito, puede acudir sola a solicitar el aborto, sin el apoyo de la familia ni de la autoridad, lo que la mantiene en la más completa vulnerabilidad.

El manejo que se pretende dar a la situación de estas menores fomenta el mantener en secreto su situación, lo cual no reflejaría cifras auténticas sobre este delito, robusteciendo las “cifras negras” y paliando las oficiales; además de entorpecer la posibilidad de que la víctima hable de ello y pueda recuperarse, o en su caso salir de un abuso recurrente.



Además, se estaría “exterminando” el rastro más importante del delito: el bebé recién concebido, que tendría los propios rasgos genéticos del agresor. Incluso, se llegaría al grado de que, ya sin la supervisión de la Representación Social, el propio sujeto que cometió el delito pudiera estar solicitando el aborto a nombre de la víctima. Tampoco se dice nada del destino de los restos del bebé nonato (ver 6.4.2.5).

No obstante, no se eliminan los numerales 6.5 y siguientes, donde existen supuestos en que el personal sanitario debe dar aviso de ciertas situaciones al Ministerio Público, pero no establece que sea antes del aborto. En caso de que existan lesiones que comprometan la vida de la víctima o daño a la integridad corporal, se debe avisar de inmediato, lo que excluye el supuesto de la solicitud del aborto, ya que lo que se necesita es tiempo para confirmar un embarazo y muchos signos de la violencia o del agresor ya no estarían presentes.

Otra arista por demás riesgosa, es que las jóvenes menores de edad que no hayan sido víctimas, busquen acceder a la práctica del aborto por esta vía.

En el mismo punto 6.4.2.7, se indica que el personal sanitario deberá externar a la víctima previo al procedimiento, las consecuencias y riesgos de la intervención, para que la víctima pueda tomar una decisión informada; quizás con esos datos la menor pueda tomar una decisión informada, pero no una decisión libre, si es que está dominada por el miedo, la ignorancia o la vergüenza.

El punto 6.6.1 ordena que el personal de salud deberá informar a la víctima de su derecho de denunciar, así como de la existencia de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas y sus Comisiones Ejecutivas en los estados. El numeral 6.4.2.8 sólo elimina la expresión “aborto médico” y el 6.7.2.9 sustituye éste por “interrupción voluntaria del embarazo”.



Inician campaña contra cambios a NOM-046

El Cardenal Juan Sandoval Íñiguez apoya una campaña de recolección de firmas a través de la plataforma digital CitizenGo, para dejar sin efecto los nefastos cambios en la norma. En el texto de la campaña de firmas dirigidas principalmente al Presidente Enrique Peña Nieto, se lee:

“Te escribo preocupado por la NOM 046 que permite el aborto libre de hecho.

“Creo que sólo si el pueblo se manifiesta una y otra vez y lucha por ello, seremos capaces de dar marcha atrás a esta barbaridad”. Y agrega: “La norma permite que una muchachita de 13, 14 o 15 años pueda abortar con sólo decir que ha sido violada. ¿Y que pasa con el violador? Nadie le pregunta… Y la muchachita, si acepta hacerse el aborto, ahí queda, libre, para hacer lo que se te pegue la gana con la muchachita. ¡Es terrible!”

Uno de lo receptores de la campaña, Idelfonso Guajardo, Secretario de Economía tiene programada una respuesta a cada correo electrónico recibido en el que informa que no tiene facultad para pronunciarse sobre la norma y ofrece los datos del Comité Consultivo Nacional de Normalización de Prevención y Control de Enfermedades, cuyo presidente es el Dr. Pablo Kuri Morales, con domicilio en Lieja 7, Primer Piso, colonia Juárez, siendo la Secretaría de Salud, la dependencia del Comité. El correo es firmado por el Lic. Raúl Contreras Ceja, Director de Apoyo Técnico, de la Dirección General de Normas de la Secretaría de Economía, enviado del correo de Atención Ciudadana de dicha Secretaría.

El Cardenal Juan Sandoval Íñiguez recuerda que la NOM-046 fue aprobada el Jueves Santo: “Si quieres ver la cola del diablo, ahí está. En plena Semana Santa, cuando toda la gente estábamos en oficios o de vacaciones. Para que no se enterara nadie…”





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |