Menu


Conferencia histórica en la ONU promueve un «mundo favorable a la familia»
La familia es primordial en nuestras diversas tradiciones religiosas. Sin la familia, perdemos la sacralidad de cada persona y perdemos nuestra identidad


Por: Wendy Wright | Fuente: C-Fam.com



(20 de mayo) NUEVA YORK,  (C-Fam) «Estamos reunidos aquí para celebrar a la familia», dijo Afaf Konja. La ex portavoz de la ONU y la menor de ocho hijos luego llevó las cosas al plano personal.

«Es mi madre quien me enseñó el amor incondicional, la compasión, el perdón y la espiritualidad, y a través de quien fui introducida por primera vez a la profunda presencia de Dios en mi vida. Fue mi padre quien me dio la valentía de vivir con el corazón abierto al ver las decisiones que él tomaba», afirmó. «No obstante, la familia no ha recibido la atención que se merece» en la ONU.

Konja moderó una reunión de medio día en la ONU titulada «Uniendo a las Naciones por un mundo favorable a la familia», que contó con el auspicio de decenas de países y agrupaciones.

Los países están trabajando juntos como el Grupo de Amigos de la Familia.

Valentin Rybakov, viceministro de relaciones exteriores de Bielorrusia, presentó la declaración del grupo que indica la infinidad de modos en los que la familia forma a las personas y es un «actor clave en la transmisión de valores dentro de la sociedad que son vitales» para el desarrollo.



La familia «forma un ambiente protector contra las amenazas externas y da esperanza para el futuro a todos sus miembros», sostuvo Rybakov.

Líderes religiosos dieron inicio al primer panel.

«Dios colocó a Adán en el paraíso», pero no disfrutó de él hasta que tuvo una mujer, dijo el imán Shamsi Ali.  El padre de seis hijos afirmó que «el comienzo de la búsqueda de la felicidad está en el hogar».

«El descanso, la paz y la tranquilidad deben comenzar en casa. El hogar debe ser nuestro paraíso en este planeta. La primera escuela en la vida de un ser humano está en su hogar».

«Ser libre no significa debilitar a la familia», dijo el imán Ali.



«Los títulos que nos son más significativos cuando damos el último suspiro son: esposo, padre, esposa, madre, porque el matrimonio y la familia son profundamente sagrados», dijo el pastor Jim Garlow de la Iglesia Skyline de San Diego.

Monseñor John O’Hara comparó los desafíos actuales con los que hubo al fundarse las Naciones Unidas.

Antes de la Segunda Guerra Mundial, el cardenal Suhard vio al «mundo desmoronarse y el totalitarismo en aumento» y desafió a las personas diciendo que tenían la «responsabilidad de poner orden en el caos», dijo mons. O’Hara.

Después de esa guerra, «en un mundo donde las personas eran relegadas y se destruía a la familia», se creó el mural en el Consejo de Seguridad de la ONU que «demostraba que la verdadera restauración de la sociedad viene a través de la familia».

C-Fam: Austin Ruse, Marianna Orlandi, Lisa Correnti, Stefano Gennarini, Rebecca Oas y Catherine Birri

«La familia es primordial en nuestras diversas tradiciones religiosas. Sin la familia, perdemos la sacralidad de cada persona y perdemos nuestra identidad», dijo mons. O’Hara. «La paz duradera y la verdadera armonía se construyen sobre la sólida roca de la familia».

Esto «es válido para nosotros hoy como desafío: cuando la sacralidad de la familia, del esposo y de la esposa se ven amenazados, redefinidos, distorsionados, debemos poner orden en el caos. De lo contrario, estaremos erigiendo nuestra sociedad sobre arena, no sobre roca sólida».

Annie Franklin, de Family Watch International, también dirigió la atención hacia el mural del Consejo de Seguridad. Éste muestra que «la familia es el Ave Fénix que regenera la sociedad desde dentro».

«La base de la familia es el matrimonio», sostuvo el especialista Sherif Girgis. «El matrimonio se encuentra en todas las culturas antiguas. El hombre y la mujer se unen para ser esposo y esposa, y para ser padre y madre de los hijos que crían».

«El matrimonio une los hijos a sus padres, y al hecho de ser criados por el hombre y la mujer que les dieron la vida. Ofrece a los hijos el mejor ejemplo posible de lo que es despertar bajo un mismo techo como el hombre y la mujer que les dieron la vida», dijo Girgis. Sirve a la salud y a la educación, y a todas las cosas necesarias para una sociedad y una vida política saludable.

«Cambiar la visión del matrimonio subvierte todos los aspectos del bien común a los que sirve el matrimonio».

«Si vale la pena celebrar a la familia, también las leyes y políticas que la protegen», afirmó Susan Yoshihara de C-Fam. Al margen de las diferencias políticas, «podemos estar todos de acuerdo en que los derechos fundamentales deben ser protegidos».

«El hombre y la mujer son igualmente importantes para la familia, y el estado debe proteger los derechos de los padres», manifestó Yoshihara. «La naturaleza intrínseca de la familia es poderosa y frágil, y tiene que ser atendida».

El cambio en la ley de matrimonio ha «cerrado el diálogo y nos pone en las esquinas como boxeadores en el cuadrilátero. Enfrenta al maestro con el padre y obliga a los niños a tomar partido. Parece que se tratara de ganar incluso si el niño pierde», afirmó.

«No estamos hechos para la incomunicación», dijo la prof. Helen Alvare. La armonía dinámica de la famila, desear el bien para el otro, no pueden fabricarse o legislarse y se menoscaba tratando a las personas como tan solo un cuerpo, un objeto sexual. Ninguna otra institución se ocupa de los vulnerables como la familia», observó.

El prof. David Crawford asoció la identidad a la familia, y a la familia como  amortiguador contra el totalitarismo. Algunos dicen que los derechos de la comunidad y de los individuos se encuentran en tensión, indicó. «Pero somos seres comunitarios, y la familia es la comunidad natural». La familia previene de la reducción del hombre y de la mujer a criaturas del estado.

Los embajadores luego se turnaron para hablar sobre la alta opinión que sus países tienen de la familia. Los países en desarrollo Pakistán, Kirguistán, Malasia, Sudán, Irán y Tayikistán resaltaron el «preciado» papel de la familia, y dijeron que la ONU debería fomentar el respeto por ella.

Rusia alentó a los países a supervisar a los funcionarios y organismos de la ONU para que no invadan los derechos de la familia, y advirtió que las agencias de Ginebra, sede de derechos humanos, ayuda humanitaria y refugiados, precisan particular vigilancia.

Austin Ruse, de C-Fam, distinguió a los países presentes en la sala por sus acciones en negociaciones pasadas de la ONU tendientes a proteger la familia de la revolución sexual. También anunció una nueva alianza, la Sociedad Civil para la Familia, con el objeto de animar a los países a defenderla.

«Es un honor estar entre personas valientes que defienden asuntos que nos unen a todos, es decir, la familia natural», afirmó.

Traducido por Luciana María Palazzo de Castellano

El autor  escribe para C-Fam (Centro para la Familia y los Derechos Humanos). Este artículo apareció por primera vez en Friday  fax  . C-Fam es un instituto de investigación con sede en DC Nueva York y Washington (http://www.c-fam.org/ ). Este artículo aparece con permiso.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |