Menu


¿Los católicos deben suprimir su fe al participar en política?
El católico debe tener coherencia entre su vida privada y pública


Por: David Ramos | Fuente: ACIprensa.com



Quienes promueven el laicismo en los estados insisten que la religión debe permanecer en el ámbito privado de los trabajadores públicos y de los políticos. ¿Esto es posible? Para el Procurador General de la Nación de Colombia, Alejandro Ordóñez, actuar así evidenciaría una “especie de esquizofrenia social”.

Alejandro Ordóñez, católico y uno de los más férreos defensores de la vida, la familia y la legalidad en Colombia, desde su cargo ha soportado diversos ataques mediáticos, al tiempo que enfrentaba a diversas instituciones del Estado como la Corte Constitucional.

Ordóñez ha servido en el cargo de Procurador General de la Nación por dos periodos, desde 2009.

En entrevista concedida a ACI Prensa, Ordóñez señaló que “hoy asistimos a una especie de esquizofrenia social de los servidores públicos. Se les permite pensar lo que quieran en privado pero actuar diferente en lo público”.

“Hay algo que hoy echamos de menos en nuestra sociedad, y eso es la coherencia. La coherencia que debe tener el católico entre su vida privada y pública”, indicó.



Para el Procurador General de la Nación, “claramente nuestra vida de familia y religiosa es determinante en nuestra vida pública”, pues de otra forma “estamos frente a un grave problema, pues terminamos haciendo cosas que no creemos y no pensamos”.

Al actuar contra lo que creemos correcto “nos convertimos en hombres sin conciencia o actuando contra la conciencia”.

“Es un dramático escenario moral que hoy la experiencia nos demuestra los lamentables actos de corrupción en nuestro Estado”.

Ordóñez subrayó que “es evidente que si tenemos buenos hijos, buenos padres, buenos esposos, es muy seguro que tendremos buenos ciudadanos y buenos funcionarios”.

“Pero si aceptamos el divorcio entre las esferas privada y pública, en donde se patrocinen el desorden personal, nos encontraremos con hombres en conflicto consigo mismos que generalmente terminarán haciendo mal uso de lo público”.



Un buen católico es “garantía de buen funcionario”

“Ser buen católico es garantía de buen funcionario”, aseguró el Procurador, pues “las virtudes y rémoras morales le impedirán servirse ‘de’ lo público para, más bien, servir ‘a’ lo público”.

“Como lo dije en el discurso que hice la segunda vez que me posesioné como Procurador, yo primero que todo perdono a todos los que me odian, persiguen y, también lo dije coloquialmente, me hacen bullying, por el mero hecho de mis creencias y opiniones”, señaló.

“En segundo lugar, debo decir que para mí es un gran honor, aunque un mérito inmerecido, haber sido ascendido de soldado a General en el campo de batalla, pues no dudo que hay personas mucho mejor preparadas y dotadas que yo para estas luchas, pero ¡cuánto quisiera que se dejaran ver!, que abandonaran las falsas prudencias, los silencios hostiles”, dijo.

“David contra Goliat”

Ordóñez recordó que durante su trabajo frente a la Procuraduría, y al recibir los fuertes ataques mediáticos, “ha habido momentos, varios, dolorosos y difíciles y para mi familia, sobre todo para ella”.

“Hay momentos en que uno realmente se siente como David contra Goliat o incluso como el pez que nada contra la corriente. Pero bueno, eso es lo que nos ha tocado”.

Sin embargo, precisó, mientras “los medios dominantes –bien pocos en número– se alinean con frecuencia casi que al unísono en contra de todo lo que diga o haga el Procurador o, en general, en todo lo que no sea ‘progre”, a él le resulta “muy alentador y edificador el agradecimiento, las felicitaciones y, especialmente, las oraciones de muchos ciudadanos de todos los rincones del país”.

“Cuando han pretendido deslegitimar mi función ‘acusándome’ a veces de conservador y a veces de reaccionario, recuerdo frecuentemente al pensador francés Georges Bernanos, quien en su texto ‘La libertad para qué?’ explica: ‘ser reaccionario quiere decir simplemente estar vivo, ya que sólo los cadáveres no reaccionan contra los gusanos que lo devoran. Esa es la tarea de los reaccionarios, permanecer vivos, portar los gérmenes de la vida, dentro del cuerpo agonizante del estado’”.

Ordóñez lamentó la “abierta intolerancia” actual contra “las posiciones de principios”. Esto ha llevado a que muchas personas que defienden los principios de la vida y la familia “temen al linchamiento mediático, que se ha convertido en la herramienta más efectiva para hacer avanzar las agendas radicales”.

El valor viene del Señor

El Procurador explicó que la valentía para hacer frente a esta intolerancia “viene de una gracia especial que concede Nuestro Señor a quienes la piden con fe”.

Por ello, Ordóñez agradeció “las oraciones de millones de compatriotas que me hacen saber que diariamente estoy presente en sus plegarias, porque saben defiendo lo que es verdaderamente justo y bueno para la sociedad”.

Además, indicó, el valor “viene de la conciencia de saber que de mis actos y omisiones un día no muy lejano tendré que rendir cuentas al Creador”.

Artículo originalmentge publicado en: ACI prensa

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!