Menu


Maestro, te seguiré adonde vayas
Lectio Divina Lunes de la XIII Semana del Tiempo Ordinario






Invocamos al Espíritu Santo

Espíritu Santo llena de alegría y paz mi corazón y da sabiduría a mi mente para poder entender la Palabra de Dios. Amén

 

Evangelio según San Mateo 8, 18-22.

Al verse rodeado de tanta gente, Jesús mandó a sus discípulos que cruzaran a la otra orilla.
Entonces se aproximó un escriba y le dijo: "Maestro, te seguiré adonde vayas".
Jesús le respondió: "Los zorros tienen sus cuevas y las aves del cielo sus nidos; pero el Hijo del hombre no tiene dónde reclinar la cabeza".
Otro de sus discípulos le dijo: "Señor, permíteme que vaya antes a enterrar a mi padre".
Pero Jesús le respondió: "Sígueme, y deja que los muertos entierren a sus muertos".



Palabra del Señor

 

Lectura, ¿Qué dice el texto?

"Maestro, te seguiré adonde vayas".

Pero Jesús le respondió: "Sígueme, y deja que los muertos entierren a sus muertos".



Siguiendo este texto, ¿Cuáles son las palabras o frases o actitudes que atraen tu atención, tu interés?

 

Meditación, ¿Qué nos dice Dios en el texto?

Es obvio que en este texto hay un fuerte llamado a *seguir al Señor; y él nos deja ver que hay muchas circunstancias que nos lo impiden, pero el decir te *"Sigo" *es muy determinante y sin peros*. Cuando he sentido el llamado del Señor, quizás ayudando a alguien en cualquier situación, en evangelizar, en dar un consejo, es decir desde lo que Dios me pide que haga a diario o en cualquier momento, ¿Me he comprometido con él, sin poner peros?, Veamos nuestros llamados, si lo siento sublime, limpio y con amor, es que sigo verdaderamente al Señor, si sigo a alguien más que sigue al Señor y deseo estar a su lado, pero no es sublime, limpio y con amor, sigo el Poder, si quiero ser el centro al hablar del Señor y no es sublime, limpio y con amor, sigo mi Ego, este llamado del Señor ¿Lo atiendo con amor, con verdadero compromiso, porque sigo al Señor o porque sigo el Poder o porque sigo mi Ego?

Siguiendo el mensaje de este texto, ¿Cuál es tu meditación, tu reflexión personal?

 

Oración, ¿Qué le decimos a Dios?

Señor ante tu voz diciéndonos "Sígueme, sígueme, sígueme", debemos dejar que llegue a nuestro corazón, a nuestra mente, a todo nuestro ser, dejar que nos inunde y nos deje solamente con el firme deseo de "Seguirte en lo que tú nos pides", que la ansiedad del Poder y el Ego, no se hagan presentes , así tu llamado será limpio y lleno de verdadero amor y compromiso.

Siguiendo el mensaje de este texto, ¿Cuál es tu oración personal?

Cada uno pone sus intenciones.

Amén.