Menu


El demonio fue expulsado y el mudo comenzó a habla
Lectio Divina Martes de la XIV Semana del Tiempo Ordinario


Por: Fundación Ramón Pané | Fuente: www.fundacionpane.com



 

Invocamos al Espíritu Santo

Espíritu Santo llena de alegría y paz mi corazón y da sabiduría a mi mente para poder entender la Palabra de Dios. Amén

 


Evangelio según San Mateo 9,32-38.



En cuanto se fueron los ciegos, le presentaron a un mudo que estaba endemoniado.
El demonio fue expulsado y el mudo comenzó a hablar. La multitud, admirada, comentaba: "Jamás se vio nada igual en Israel".
Pero los fariseos decían: "El expulsa a los demonios por obra del Príncipe de los demonios".
Jesús recorría todas las ciudades y los pueblos, enseñando en las sinagogas, proclamando la Buena Noticia del Reino y curando todas las enfermedades y dolencias.
Al ver a la multitud, tuvo compasión, porque estaban fatigados y abatidos, como ovejas que no tienen pastor.
Entonces dijo a sus discípulos: "La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos.
Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha."

Palabra del Señor


Lectura, ¿Qué dice el texto?

El demonio fue expulsado y el mudo comenzó a hablar.

Al ver a la multitud, tuvo compasión, porque estaban fatigados y abatidos, como ovejas que no tienen pastor.



Siguiendo este texto, ¿Cuáles son las palabras o frases o actitudes que atraen tu atención, tu interés?


Meditación, ¿Qué nos dice Dios en el texto?

Muchas veces nuestros problemas son como los demonios que nos bloquean tanto, nos atemorizan tanto que nos impiden expresarnos bien o inclusive nos enmudecen, ¿Porque los problemas me bloquean, me enmudecen, que proceso ocurre que causa este efecto?, ¿Creo que mi confianza, mi apertura y disponibilidad al Señor me ayuda a que se compadezca y como buen pastor me ayude a solucionar esos problemas, a sacar esos demonios de mi vida?

Siguiendo el mensaje de este texto, ¿Cuál es tu meditación, tu reflexión personal?


Oración, ¿Qué le decimos a Dios?

Señor, a veces son tantos los problemas en mi vida, que me perturban, me bloquean, me enmudecen, me quitan la paz, la confianza, la fe en ti, me pierdo y no me doy cuenta que sólo tú eres el pastor que verdaderamente me guiará y me llevará por el camino de la tranquilidad, de la armonía y del amor, y con ello a la plena felicidad de expresar me y vivir mejor. Señor te pido que ante mis problemas, estés siempre presente y me guíes a resolverlos de la mejor forma.

Siguiendo el mensaje de este texto, ¿Cuál es tu oración personal?

Cada uno pone sus intenciones.

Amén.