Menu


Las Cruzadas, entre el mérito y el mea culpa
La Iglesia no tiene miedo a la verdad que emerge de la historia y esta dispuesta a reconocer equivocaciones allí donde se han verificado


Por: n/a | Fuente: mercaba.org



Las leyendas negras son mentiras repetidas tan frecuentemente que han adquirido credibilidad.  El odio contra la Iglesia ha fomentado muchas de estas leyendas que, al aparecer  en algunos libros "serios" y en textos de estudio, llegan a tenerse por ciertas. Hay quienes no saben nada de la Iglesia Católica sino solo sobre la Inquisición, las cruzadas y el caso de Galileo. Aun estos asuntos los conocen en cuanto sirva para atacar a la Iglesia, sin ningún análisis crítico.

Sea usted católico o no: ¡No se deje engañar!

Podemos errar por falta de conocimiento, pero todo ser humano es responsable ante Dios de buscar la verdad. Has de saber que se publican muchas mentiras bien refinadas. Busca las fuentes, razona. No aceptes lo que no tiene fundamento, aunque muchos lo repitan

Las Cruzadas, Entre El Mérito Y El Mea Culpa

La Iglesia no tiene miedo a la verdad que emerge de la historia y esta dispuesta a reconocer equivocaciones allí donde se han verificado, sobre todo cuando se trata del respeto debido a las personas y a las comunidades.



Pero es propensa a desconfiar de los juicios generalizados de absolución o de condena respecto a las diversas épocas históricas.

Confía la investigación sobre el pasado a la paciente y honesta reconstrucción científica, libre de prejuicios de tipo confesional o ideológico, tanto por lo que respecta a las atribuciones de culpa que se le hacen como respecto a los daños que ella ha padecido.

Las Cruzadas

«La República», el segundo periódico por difusión en Italia, escribió hace un tiempo que «los francos masacraron a setenta mil personas en una mezquita», lo que debería hacer suponer que la mezquita era tan grande como un moderno estadio de futbol.

Según el profesor Cardini, «las Cruzadas no han sido nunca "guerras de religión", no han buscado nunca la conversión forzada o la supresión de los infieles. Los excesos y violencias realizados en el curso de las expediciones -que han existido y no se deben olvidar- deben ser evaluados en el marco de la normal aunque dolorosa fenomenología de los hechos militares y siempre teniendo presente que alguna razón teológica los ha justificado.



La Cruzada corresponde a un movimiento de peregrinación armado que se afirmó lentamente y se desarrolló en el tiempo -entre el siglo XI y el XIII- que debe ser entendido insertándolo en el contexto del largo encuentro entre Cristiandad e Islam que ha producido resultados positivos culturales y económicos.

 ¿Cómo se justifica si no el dato de frecuentes amistades e incluso alianzas militares entre cristianos y musulmanes en la historia de las Cruzadas?

El articulo de «Civiltà Cattolica» es compartido por el escritor católico Vittorio Messori, que ha declarado al «Corriere della Sera» que “se olvida que en Jerusalén, cuando llegaron los musulmanes, destruyeron todas las iglesias de la cristiandad, lo mismo que hicieron en el Norte de África, en Turquía y en la parte de España que ocuparon durante ochocientos años”.

¿Quien fue el agredido y quien el agresor?

Cuando, en el 638, el califa Omar conquista Jerusalén, esta era ya desde hacia mas de tres siglos cristiana. Poco después, los seguidores del Profeta invaden y destruyen las gloriosas iglesias primero de Egipto y luego del norte de África, llevando a la extinción del cristianismo en los lugares que habían tenido obispos como San Agustín.

Toca luego a España, a Sicilia, a Grecia, a la que luego se llamara Turquía y donde las comunidades fundadas por San Pablo mismo se convierten en cúmulos de ruinas.

En 1453, tras siete siglos de asedio, capitula y es islamizada la misma Constantinopla, la segunda Roma. El rodillo islámico alcanza los Balcanes, y como por milagro es detenido y obligado a retroceder ante los muros de Viena. Si se execra justamente la masacre de Jerusalén en el 1099, no se debe olvidar a Mahoma II en 1480 en Otranto, simple ejemplo de un cortejo sangriento de sufrimientos».

Según el conocido escritor católico Vittorio Messori, sobre las Cruzadas ha sido construida por los iluministas una leyenda negra «como arma de la guerra psicológica contra la Iglesia romana».

Messori en su momento escribió en el «Corriere della Sera», el principal diario italiano, que «es, en efecto, en el siglo XVIII europeo cuando, completando la obra de la Reforma, se establece el rosario de las "infamias romanas", convertido en canónico».

«Por lo que se refiere a las Cruzadas, la propaganda anticatólica inventó incluso el nombre: igual que el termino Edad Media, elegido por la historiografía "iluminada" para indicar el paréntesis de oscuridad y fanatismo entre los esplendores de la Antigüedad y los del Renacimiento.

Por descontado que quienes, hace más de novecientos años, asaltaron Jerusalén, se habrían sorprendido bastante si alguno les hubiera dicho que estaban realizando lo que se llamaría "primera Cruzada". Aquello para ellos era itinerario, "peregrinación", recorrido, pasaje. Aquellos mismos «peregrinos armados» se habrían sorprendido aun más si hubieran previsto que les sería atribuida la intención de convertir a los "infieles" o de asegurar vías comerciales a Occidente o de crear "colonias" europeas en Medio Oriente...».

Messori reveló que, lamentablemente, «en Occidente, la oscura invención "cruzada" ha acabado por apresar en el sentimiento de culpa a algunos hombres de la misma Iglesia, que no conocen como sucedieron de verdad las cosas».

Además, explicó Messori, «en Oriente, la leyenda se ha vuelto contra el entero Occidente: pagamos todos -y pagaremos todavía más- las consecuencias, con el deseo de revancha de las multitudes musulmanas que piden venganza contra el «Gran Satanás». Que no es solo Estados Unidos, sino la entera cristiandad; aquella, justo, de las "Cruzadas":

¿No son quizá los occidentales mismos quienes aún hoy insisten en decir que ha sido una terrible, imperdonable agresión contra los píos, devotos, mansos seguidores del Corán?».

«Y sin embargo -reveló el conocido escritor- hay una pregunta que deberemos hacernos: en el marco mas que milenario de las relaciones entre Cristiandad e Islam, ¿quien fue el agredido y quien el agresor?..

Concluyamos la reflexión haciendo algunas preguntas, vigentes todavía hoy:

  1. ¿Qué país musulmán reconoce a los otros que no sean los suyos, los derechos civiles o la libertad de culto?
  2. ¿Quien se indigna ante el genocidio de lo armenios ayer y de los sudaneses, sirios e iraquíes cristianos hoy?
  3. El mundo, según los devotos del Corán, ¿no esta dividido en "territorio del Islam" y "territorio de la guerra"?, esto es, todos los lugares todavía no musulmanes que deben serlo, por las buenas o por las malas».

«Un simple repaso a la historia -escribió Messori- incluso en sus líneas generales, confirma una verdad evidente: una cristiandad en continua postura defensiva respecto a una agresión musulmana, desde los inicios hasta hoy (en África, por ejemplo, esta en curso una ofensiva sangrienta para islamizar a las etnias que los sacrificios heroicos de generaciones de misioneros habían llevado al bautismo). Admitido -y probablemente no concedido- que alguno, en la historia, deba pedir excusas a otro.

¿Deberán ser quizá los católicos quienes se hagan perdonar por aquel acto de autodefensa, por aquel intento de tener al menos abierta la vía de la peregrinación a los lugares de Jesús que fue el ciclo de las Cruzadas?».

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!