Menu


Novena a San Lorenzo
Oraciones para cada día de la novena, la puedes hacer tantas veces desees, de manera especial los días previos a su fiesta (1 al 9 de agosto)


Por: n/a | Fuente: parroquiaicm.wordpress.com



Por la señal de la santa cruz...

Acto de Contrición para todos los días

Señor mio Jesucristo, Dios y hombre verdadero, me pesa de todo corazón de haber pecado, porque he merecido el infierno y he perdido el cielo, pero sobre todo porque te ofendí a ti, que eres bondad infinita, a quien amo sobre todas las cosas. Propongo firmemente, con tu gracia, enmendar y evitar las ocasiones próximas de pecado, confesarme y cumplir la penitencia. Confío en que me perdonarás, por tu infinita misericordia. Amén.

Oración a María Santisima para todos los días

Oh Reina de los ángeles y de los hombres, Purísima Virgen María, la más bella, encantadora y tierna de todas las criaturas hechas por Dios!



En Vos no hubo doblez, ni odio, ni engaño, ni calumnia, ni injusticia de ninguna clase, porque Dios quería a su Madre el ser más perfecto, para que nosotros sus hijos, imitando su manera de vivir, lleguemos a ser como ella.

Te damos gracias, ya que por Vos hemos recobrado la amistad de Dios que perdieron nuestros primeros padres en el Paraíso Terrenal.

Te alabamos porque Dios te escogió para ser su Madre y Madre nuestra.

Bendita seas porque en tu vientre purísimo Dios se hizo hombre para estar muy cerca de nosotros y de nuestros problemas.

Te rogamos Purísima Señora que nos enseñes a conocer verdaderamente a tu Hijo Jesucristo; a profundizar su Palabra que apasiona grandemente a quienes con sinceridad la meditan y la ponen en práctica.



Haz Señora, que cada día de esta Novena, aprendamos a comprender, amar y respetar y amar a nuestro prójimo. Amén

(Se rezan 3 Avemarías en honra a María Santísima, [una como hija del Padre, una como Madre del Hijo y una como esposa del Espíritu Santo])

Oraciones Final para todos los días

Concédenos, Omnipotente Dios y Señor que se apaguen en nosotros las llamas de nuestros vicios, así como concediste al Bienaventurado San Lorenzo que venciese el fuego de sus tormentos, por Jesucristo, Señor nuestro, que contigo y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Oración

Dios nuestro que nos propones seguir como ejemplo a San Lorenzo, ayudanos ante todo a imitar sus virtudes, amar a Cristo y su palabra, amar como a nuestro pan de cada día y amar a nuestros hermanos y junto con eso, por su intercesión concédeme, si es tu voluntad, la gracia que te estoy pidiendo.

Se ha sabido que jamás alguien que ha acudido a Ti, ha quedado defraudado, por eso, Padrenuestro, pongo en tus manos a través de San Lorenzo mi humilde súplica.

Te lo pido por tu Hijo Jesucristo nuestro Señor Amén.

Oración para el día primero

Mártir fortísimo de Jesucristo, Señor San Lorenzo que en testimonio del aprecio, que hacías de la dicha de ser cristiano, abandonaste las comunidades de tu casa y caminaste a Roma con el deseo de instituirte allí como en centro de la cristiana religión y de sus verdades; alcánzame de Dios ya que infiel yo a las promesas que hice en el bautismo, he regenerado tantas veces del nombre cristiano y lo he afrentado con mis culpas, lave ahora con lagrimas de verdadera penitencia tan abominables manchas y me ajuste con mis buenas obras al arancel de la virtudes que pide la fe en Jesucristo. ¡Oh Santo mío, San Lorenzo, no desprecies mi suplicas, no te hagas sordo a mi clamores; mira que aunque miserable pecador, pero aún confieso la misma fe que tu confesaste, aún adoro al mismo Dios, por quién tu diste la vida, a quién yo deseo agradar y servir mientras viva, para después de mi muerte gozarle eternamente. Amén.

(Se rezan 3 Padrenuestros y 3 Avemarías con su Gloria, Oración final)

Oración para el día segundo

Mártir fortísimo de Jesucristo, Señor San Lorenzo que animado en la virtud de la esperanza, anisabas el martirio, esperando firmemente que por este medio ibas a conmutar una vida caduca y transitoria por una eternidad de bienes y de glorias, Qué gozo tan excesivo el que llena ahora tu corazón al ver que no te salió vana tu esperanza y que son mayores las delicias, que percibes, que lo que tú te imaginaste. Y podrás escuchar sin moverte a compasión los clamores con los que llamo desde este valle de miserias. No, has de alcanzar de Dios una firme y viva esperanza para que olvidado de los gustos criminales a que me inducen mis pasiones, me disponga con práctica de las virtudes y me haga digno de entrar a las eternas delicias de la gloria. Amén.

(Se rezan 3 Padrenuestros y 3 Avemarías con su Gloria, Oración final)

Oración para el día tercero

Fortísimo Mártir de Jesucristo, Santo San Lorenzo, que para dar la prueba mayor, que pide el divino maestro de una excelente caridad, ofreciste la vida por tu amado; propiedad inseparable de la divina caridad es anhelar a que ardan todos en amor del objeto que ella ama; pues ves aquí que no es otra mi súplica, encamina tu protección solo a encender mi corazón en el fuego de amor a mis prójimos.

Mira, Santo mío, que hoy llego a ti, desengañado y arrepentido de haber puesto mi amor en las criaturas, no quiero ya poner mi amor, sino en Dios. Por el amor de Dios que arde en tu pecho tan vivamente, te pido que me alcances de Dios, apague en mi alma el fuego de mis pasiones y encienda el de su amor, por toda la eternidad. Amén.

(Se rezan 3 Padrenuestros y 3 Avemarías con su Gloria, Oración final)

Oración para el día cuarto

Fortísimo Mártir de Jesucristo, Santo San Lorenzo, cuya angelical pureza te hizo acreedor al alto ministro de distribuir entre los fieles el Pan de los ángeles, la Sagrada comunión, cuando celebraba el sumo pontífice el sacrificio de la misa, trae ahora a tu memoria, Santo mío, cuan gustoso y agradable era tu piedad, alimentar con este pan del cielo a los fieles, que llegaban a pedírtelo. Pues no se ha apagado esta piedad, antes allá en la patria celestial se ha aumentado y perfeccionado, atiende, Santo mío, a las ansias y el fervor con el que llego a pedirte que me alcances de Dios, la pureza de alma y cuerpo que necesito tanto, que tanto deseo, por la que suspiro y la que solamente puede hacerme digno de alimentarme con el Pan, que hace y engendra vírgenes y la única que puede introducirme a las bodas, las cuales sólo entran los limpios de corazón. Amén

(Se rezan 3 Padrenuestros y 3 Avemarías con su Gloria, Oración final)

Oración para el día Quinto

Fortísimo Mártir de Jesucristo, Santo San Lorenzo, cuya misericordia y compasión con los pobres, te granjeó la confianza del Pontífice, y te puso en las manos los tesoros que en la iglesia se guardaban para el socorro de los necesitados y mendigos; ¿De qué medio más eficaz, puedo valerme para obligarte a socorrerme, que de acordarte de aquella alegría y aquel gran gusto, que sentía tu corazón ala largar el brazo para dar a pobre su socorro? Mayores son las riquezas que ahora tienes en tus manos, mayor es mi necesidad, que la del otro cualquier pobre, pues ¿Por qué no has de darme el consuelo y la gloria de socorrer mi necesidad? Mira mi alma tan pobre de virtudes, tan cargada de necesidades y de culpas, alcánzame de Dios el socorro de su gracia y poder aparecer en su presencia. Amén.

(Se rezan 3 Padrenuestros y 3 Avemarías con su Gloria, Oración final)

Oración para el día Sexto

Fortísimo Mártir de Jesucristo, Santo San Lorenzo, que con celestial prudencia al tirano, que ansiaba las riquezas de la iglesia, que se había confiado a tu custodia, le pusiste delante una multitud de pobres para hacerle ver que la iglesia de Jesucristo destina sus tesoros para socorrer a los pobres y necesitados; firmemente estoy persuadido a que, si en aquel trance me hubiera agregado yo a la tropa de de pobres, no me hubieras despedido; pues ¿ por qué he de recelar que ahora, que me acojo a tu piedad y que sé que me estás favorecido no me has de atender y socorrerme? No, no lo recelo, Santo mío, no lo temo. Espero me presentes en el tribunal de Dios como uno de los más fieles y más necesitados de los pobres y me alcances de su misericordia el remedio de mis necesidades. Amén.

(Se rezan 3 Padrenuestros y 3 Avemarías con su Gloria, Oración final)

Oración para el día Séptimo

Fortísimo Mártir de Jesucristo, Santo San Lorenzo, cuya profunda humildad te hacia predicar que era indigno el martirio, cuando Dios pública tu santidad con la voz de los prodigios, que obraba el por ti dando vista a los ciegos, y alumbrando con la luz de la fe a los paganos; no tienes ahora que temer a los vientos nocivos de la vanagloria y la soberbia ; sin riesgo alguno de vanidad puedes hacer el prodigio de que mi alma ciega infelizmente por sus culpas y obscurecida en ella la luz de la razón, abra los ojos al desengaño y conozca que no hay otra felicidad que la de amar a Dios; ilumina, Santo mío, mi entendimiento para que vea la luz clara de la verdad y encendida mi voluntad para que la ame y la abrace y no la deje por toda la eternidad. Amén.

(Se rezan 3 Padrenuestros y 3 Avemarías con su Gloria, Oración final)

Oración para el día Octavo

Fortísimo Mártir de Jesucristo, Santo San Lorenzo, cuya fe hacia la sagrada Eucaristía, era tan viva, que creíste que recibiéndola en la víspera del martirio y comulgando con ella los demás que estaban contigo en la cárcel, quedarían fortalecidos y robustos para sufrir los tormentos que el tirano les tenia preparados; en esa misma fe, en esa misma herencia vivo yo; creo firmemente que el plan celestial da aliento y fortaleza a los que igualmente la reciben para vencer todo cuanto se oponga a la fe y a la ley de Dios, así como espero conseguir por los méritos de mi Señor Jesucristo  y por tu intercesión, pues del Todopoderoso la gracia, que necesito para recibirle dignamente y para ir a adorarlo por una eternidad. Amén.

(Se rezan 3 Padrenuestros y 3 Avemarías con su Gloria, Oración final)

Oración para el día Noveno

Fortísimo Mártir de Jesucristo, Santo San Lorenzo, ¿Qué voces serian bastantes para darte el parabién de la felicidad que gozas?. Pasaron en pocos instantes los acerbos dolores del fuego, en que te arrojó el tirano y ahora en premio de tu fortaleza, te miras anegado en un océano de delicias y bienaventuranzas. Una y mil veces te repito mis plácemes; pero si aún entre los hombres miserables se estila hacer un obsequio a quién da los parabienes, tu a quién la caridad divina hace tan generoso ¿Qué obsequio a mi favor determinas hacerme? Yo no quiero otro, Santo mío no pido, ni apetezco otro, que el de la virtud de la fortaleza que no redime al ímpetu de mis desordenadas pasiones, para resistir las llamas de la concupiscencia y apetitos y para mantenerme en gracia de mi Dios, para poder ir darle alabanza por toda la eternidad. Amén.

(Se rezan 3 Padrenuestros y 3 Avemarías con su Gloria, Oración final)


El artículo sobre San Lorenzo en nuestro santoral te ayudará a conocerlo un poco más.

 





Compartir en Google+




Consultorios
Hospitalidad católica
Servicio fraterno de acompañamiento espiritual
P. Miguel Ángel Fuentes IVE
Orientación espiritual a matrimonios
P.Pedro Mereu SDB
Acompañamiento, escucha y dirección espiritual
Enrique Santiago Ellena
Especialidad en temas de familia, especialmente en la relación de las personas
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
Susana Barroilhet
Consejería en temas de la Familia y de la Vida
Rosa Gemma Ortiz S�¡nchez
Ayuda en momentos de crisis
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |