Menu



María, ¿La Mujer más Poderosa del Mundo? (Parte 3)
¿Conoces a la Señora de todos los Pueblos?


Por: Luis Béjar Fuentes | Fuente: Catholic.net



(Catholic.net, 15 de agosto de 2016).- Hace algunos años recibí de parte de mi amigo el Dr. Mark Miravalle, Presidente del organismo laical denominado Vox Populi Mariae Mediatrici (La Voz del Pueblo por María Mediadora), por primera vez y de manera sorpresiva, información y la estampa sobre una de las muchas apariciones (más de 2,000 mencionadas por Moureen Orth), la que de entrada me causó extrañeza y, tengo que confesarlo abiertamente, cierto rechazo por desconocer su nombre, su origen y sus mensajes. ¿Conoces a “la Señora de todos los Pueblos”? La respuesta esperada fue un “no” rotundo. Desconocimiento total.

Más aun, habiendo vivido en el seno de una familia católica, en la que no falta la reproducción fidedigna de la imagen de la Santísima Virgen de Guadalupe, habiendo peregrinado en varias ocasiones a su “casita” -como Ella misma la nombrara- su basílica en la Cd. de México- y habiendo leído y estudiado la bellísima y conmovedora historia de sus apariciones, redactadas en náhuatl por el sabio indígena Antonio Valeriano -que conoció al ahora San Juan Diego- y traducidas por el sacerdote Mario Rojas Sánchez (+), a quien tuve el privilegio de conocer… como que no se me antojaba empezar de nuevo para ver de qué se trataba. Así transcurrieron más de 2 años, a pesar de haber difundido en Latinoamérica parte de la misma a instancias de Mark, pero no convencido, sin haber hecho el esfuerzo de acercarme con mente y corazón abierto a lo que había mal recibido y mal comunicado.

Como en todas las cosas de Dios, todo tiene su momento y su razón de ser, especialmente para los que nos movemos en el terreno de la poca o mucha fe; y así fue… la sacudida de un artículo de portada del National Geographic, con un título mariano provocativo, publicado en una revista en la que todo puede leerse, menos el tema religioso -aunque analizado como fenómeno humano- y del que he querido intencionalmente conservar el título; fue suficiente para sacudirme y provocar el intento de penetrar y explicar el origen y causa más profunda presencia de María en la historia de la humanidad, su persistencia a través de los siglos y su trascendencia a nivel mundial, más allá de lo presentado en el artículo mencionado.

Inicialmente sentí el impulso de contestarle a Moureen para aclarar y ampliar algunos puntos y de enviarle el artículo directamente a los editores de la revista internacional, con la esperanza de su publicación y así, sentir que había cumplido con mis inquietudes; pero al ir desarrollando el tema me encontré con una nueva visión y entendimiento del porqué la importancia y urgencia de conocer más a fondo aquellos “mensajes”,  “imagen” y “oración”, de la que me hablaba Mark y que con cierto desagrado había hecho a un lado, convencido, equivocadamente, de que “ya tenía suficiente” con lo recibido de otras apariciones aprobadas por la iglesia Católica -especialmente, como lo comenté- el de la Santísima Virgen de Guadalupe. Pero, aclaro de inmediato; no se trata de cambiar o sustituir los mensajes anteriores por los nuevos, sino caer en la cuenta de que se esclarece y cobra sentido cuando se acepta el misterio de María y su presencia permanente a través de los siglos, quien, respondiendo a necesidades específicas históricas, sigue siendo siempre la misma, independientemente del nombre, color, circunstancias y vestimenta con los que se presente.  

También quiero anotar que, dado el crecimiento explosivo de la información disponible en los medios de comunicación, se encuentran ya artículos que se refieren a María nuestra Madre, específicamente como la Señora de todos los Pueblos. No obstante, al revisar algunas de esas fuentes me quedó claro que, es tal la riqueza y la información que se ha manejado desde que Ida inició la difusión de los mensajes, de la imagen y la oración a partir del 25 de marzo de1945 (Fiesta de la Anunciación), hasta su muerte acaecida en 1966, que siempre habrá lugar y material para comunicarlo de manera personal y aportar luces a la identificación del “poder de María”, retomando el título original.



De entrada, me pregunto: ¿Por qué Ámsterdam, Holanda?

La respuesta la da Ella misma en su mensaje del 20 de marzo de 1953: “He escogido Ámsterdam como el lugar de la Señora de todos los Pueblos. Es también el lugar del Sacramento”. Ya que, en 1345, exactamente 600 años antes de su primera aparición, en la antigua ciudad portuaria, sucedió un Milagro Eucarístico, gracias al cual la capital de los Países Bajos creció ampliamente en popularidad y economía. (Los detalles se pueden leer en la página oficial: www.de-vrouwe.info/es), al igual que del resto de citas.

No obstante, si leemos con cuidado sus mensajes, encontramos la segunda razón importante: “Por medio de este instrumento (Ida), en un pequeño país que está al borde del precipicio, la Señora de todos los Pueblos dará cada año sus amonestaciones y su consuelo” (31/5/54); posteriormente el 15 de noviembre de 1955, dijo: “Y ahora hablo a tu propio país y le digo: ¡Cuidado, Holanda! También tu pueblo, Holanda, va por mal camino”, e insiste más tarde (5/11/52): “…va por el camino de la corrupción. La Señora quiere salvar a ese país, y por eso ha puesto en él un pie. Ella quiere que la acción parta de aquí, pero quiere la imagen en Ámsterdam”… (ciudad que)… “se convertirá en el centro de la Señora de todos los Pueblos” (10/5/53). (énfasis mío).

¿Al borde del precipicio? ¿Camino de la corrupción? ¿Cuál, a qué se refiere? Estos son ahora los datos duros: Holanda es un país en donde la mayoría de su población estimada en el orden de 16’5 millones de habitantes, se considera atea cerca de la mitad (48%), con una población católica de sólo 4’5 millones (27%) y 2’8 millones (17%) de protestantes, y la presencia del 3.5% (570,000) musulmanes con 300 mezquitas; en donde nos impacta saber de acuerdo a la revista electrónica Noticia Cristiana.com, en los aproximadamente últimos 40 años “más de 1,000 iglesias fueron cerradas… muchos templos fueron demolidos y otros fueron finalmente utilizados para otros fines”… tales como pubs, cafeterías, librerías e inclusive en lugares para conciertos, con la idea de darles “un uso más contemporáneo, ante el abandono de los mismos” por parte de la feligresía. Un estudio hecho en el 2007 por la Universidad de Nimenga, sobre la asistencia a misa dominical de los católicos bautizados, se estimó en el orden de los 200,000 o sea, ¡sólo el 0.5%! Esto explica el continuo abandono de la religión, esperando -como lo anota otro estudio de la American Physical Society- “se cree que, en el 2050, el ateísmo en Holanda será mayor al 70%”. Queda claro entonces que el ‘precipicio’ es el alejarse de Dios, caer en el materialismo, hedonismo y decadencia moral.

Y, ¿quién fue Ida?



Una mujer soltera que vivió 90 años (13 agosto de 1905 al 17 de junio de 1996), que quedó huérfana a los 16 años, teniéndose que hacer cargo de sus 3 hermanas y un hermano, a quienes cuidó desde entonces. Me sorprendió enterarme que, a los 12 años, precisamente el 13 de octubre de 1917, cuando la santísima Virgen se les aparecía a los pastores de Fátima, ella vio “envuelta en una luz maravillosa a una Mujer de extraordinaria belleza… comprendiendo inmediatamente que era la Virgen María”. Su padre le recomendó que no lo dijera a nadie porque ‘te tomarían por loca y se reirían de ti´, por lo que no habló de ello, guardó silencio, aunque la volvió a ver otros dos sábados. Mencionó haber tenido 3 ataques diabólicos de los cuales ella misma los comentara al Padre Frehe, quien fuera su confesor durante 50 años.

 

Antes de la primera aparición de la Santísima Virgen, en 1940 tuvo unas visiones que les llamó “visiones de guerra” sobre la 2a Guerra Mundial, las que describió a su hermano, correspondiendo exactamente a las noticias dadas luego por la radio, inclusive vio en detalle el trágico final de Hitler y Mussolini, siendo corroborado posteriormente. Todos estos hechos extraordinarios indicaban que estaba siendo preparada para una vocación especial: ser el instrumento que la Señora escogió para dar sus mensajes al mundo, lo que inicio cuando tenía 40 años y que termina hasta su muerte, a los 90 de edad.

Y, ¿Qué fue lo que le reveló?

Los 56 mensajes que recibió y reportó detalladamente durante 15 años, iniciaron del 25 de marzo de 1945 hasta el 31 de mayo de 1959, están disponibles en la red a través de la página ya mencionada, de los que anoto sólo algunos puntos relevantes que nos dan luces de su contenido:

  • Son un llamado maternal urgente a los hombres de todas las naciones, de todas las razas y credos, con significado universal, para que volvamos a Dios, a la luz de los acontecimientos del momento histórico y de los futuros, de los que presenta una serie de profecías y predicciones que se han cumplido de manera impresionante, como una prueba irrefutable de su veracidad. Ida no tenía idea de lo que iba a suceder hasta que fueron “saliendo a la luz con el transcurso de los años”…

Estos son unos de los más importantes: vio y transmitió lo que iba a suceder en Europa, especialmente en Alemania, Inglaterra, Francia y los Países Bajos; advirtió sobre el comunismo en Rusia (la hoz y el martillo); detalló la creación de armas de destrucción masiva; transmitió las guerras de China y Corea; comunicó directamente al Papa Pío XII lo que acontecería y reveló con anticipación su muerte; hizo que Ida viera años antes lo que sería el Concilio Vaticano II; profetizó la llegada a la luna; mencionó la creación de inventos infernales como la guerra bacteriológica; advirtió a USA de no ir al extremo en su política; previó la lucha en Tierra Santa; pidió la Unión Europea y especial atención a África; y, finalmente, dio indicaciones precisas del lugar y los detalles en que se construyó la iglesia de la Señora de todos los Pueblos.

  • Al igual que en otras apariciones aprobadas por la iglesia, indica el porqué de su presencia y el cómo quiere ser representada en su imagen, señalando el porqué de cada detalle, al igual que dictando una oración precisa que debe ser rezada, invocando a su divino Hijo e invitándonos hacerlo libre y conscientemente, a partir de la aceptación de su cruz y de su sacrificio, ya que está siendo violentamente rechazada por la sociedad moderna,
  • La oración y la conversión, el hacer penitencia y ofrecer actos de reparación, son la clave para que se dé el cambio a la corrupción generaliza y de las guerras; sólo a través de esto podrá venir la gracia, la redención y la paz tan deseada, por lo que pide insistentemente su difusión a todo el modo y por todos los medios, especialmente los modernos,
  • El peligro de la autodestrucción generalizada sigue latente, mientras las palabras de justicia, amor, rectitud, no estén inscritas en el corazón de los hombres,
  • Cuando habla de ‘todos los pueblos’, se refiere a todas las naciones -actualmente somos 194 países- en donde habitamos 7,350 millones de hijos espirituales de María, de todas las culturas, razas y religiones, lo sepan o no, para los que ejerce su caridad universal: a todos nos ama, por todos se preocupa y, como Señora de todos los Pueblos, de todos se ocupa,
  • Y, el hecho de que en decenas de veces repite que Ella es nuestra Corredentora, Mediadora y Abogada, centra en este nuevo dogma mariano, la invitación para que lo pidamos como el medio que ofrece para que una vez proclamado, pueda actuar de manera extraordinaria, ante su divino Hijo y traer la esperada era de paz al mundo.

Y porqué ¿una nueva advocación con este nuevo título citado más de 150 veces en sus mensajes?

Porque en sus propias palabras lo sintetiza de esta manera: “con este título Ella salvará al mundo”, título que empezó a usar hasta después de que fuera proclamado el dogma de la Asunción de María al Cielo, el 1º noviembre de 1950, cuando le dijo a Ida: “Hija, estoy de pie sobre este globo, porque quiero ser llamada la Señora de todos los Pueblos”. Y, la razón es que “Maríaobtuvo este nuevo título (a partir de que me) entregó a los pueblos… cuando dijo… “Mujer, he ahí a tu hijo; hijo, he ahí a tu Madre”.

Pongo nuevamente en tus manos la imagen y la oración, esperando que ahora estés un poco más informado e interesado en conocer más sobre Ella, aceptando el título de La Señora de todos los Pueblos, Abogada, y rezando todos los días su oración:

Señor Jesucristo,

Hijo del Padre,

manda ahora tu Espíritu

sobre la tierra.

Haz que el Espíritu Santo

habite en el corazón de todos los pueblos,

para que sean preservados de la corrupción,

de las calamidades y de la guerra.

Que la Señora de Todos los Pueblos,

la Santísima Virgen María,

sea nuestra Abogada.

Amén.

 

María, ¿La Mujer más Poderosa del Mundo? (Parte 1)

María, ¿La Mujer más Poderosa del Mundo? (Parte 2)





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |