Menu


El 73% de los chilenos está en contra del aborto
Chile es uno de los seis países del mundo que prohíbe cualquier interrupción del embarazo y en una encuesta realizada por el Senado de Chile encontraron que el 73% de los chilenos está en contra del aborto.


Por: FORUMLIBERTAS | Fuente: forumlibertas.com



El 73% de los chilenos está en contra del aborto

La plataforma “Senador Virtual” del Senado de Chile realizó una encuesta en torno al proyecto de ley que busca despenalizar el aborto en tres causas.

25 JULIO 2016. El proyecto de ley que despenaliza el aborto en Chile en tres supuestos, aprobado por el Congreso de los Diputados el pasado mes de marzo, se debate actualmente en el Senado. La Cámara de senadores realizó una encuesta durante tres meses a través de la plataforma “Senador Virtual”, y un 73% manifestó estar en contra de la ley.

Chile es uno de los seis países del mundo que prohíbe cualquier interrupción del embarazo, junto con Malta, El Salvador, República Dominicana, Nicaragua y Ciudad del Vaticano.

El Senado ha querido conocer la opinión de los chilenos sobre la despenalización del aborto, a través de la plataforma “Senador Virtual”, según publica el portal de información chileno, El Demócrata.



En ella, las personas tenían la opción de votar en contra o a favor de la iniciativa, dando su opinión sobre los distintos aspectos que apunta el proyecto. Se registraron 15.745 votantes.

Con 11.541 votos, un 73% manifestó estar “en contra”, mientras que un 26% (4.105) dijo estar “a favor”. Las abstenciones correspondieron a un 0,6% (99 votos).

Ante la pregunta: “¿está de acuerdo en que se autorice interrumpir el embarazo cuando la mujer se encuentre en riesgo vital?”, un 36,6% dijo que sí, y un 55,7% que no. Las abstenciones fueron de un 7,6%. Este es el primer supuesto del proyecto de ley del gobierno para despenalizar el aborto.

Respecto a la segunda causa, a los encuestados se les preguntaba: “¿Considera legítimo despenalizar la interrupción del embarazo cuando el embrión o feto padece una alteración congénita o genética incompatible con la vida?”. Un 28,2% de los votantes dijo que sí estaba de acuerdo y un 70% que no. El 1,7% fueron las abstenciones.

La última pregunta gira en torno a la tercera causa de despenalización: “¿Está de acuerdo en autorizar la interrupción del embarazo si es resultado de una violación?”. Un 25,9% dijo que sí frente a un 72,3% que no estaba de acuerdo. Las abstenciones fueron 1,7%.



¿Puede un parlamentario abrir un derecho que va contra la misma naturaleza humana?

Ante los resultados de la encuesta el obispo de San Bernardo, monseñor Juan Ignacio González, expresó a Aciprensa que “en ninguno de los tres casos se ve razón alguna para cambiar lo que siempre hemos pensado en el mundo occidental, que la vida humana siempre tiene que ser respetada”.

“Es muy difícil comprender cómo parlamentarios que creen en que la vida humana está presente desde la concepción estén prestando su voto a una legislación que va a introducir en Chile la posibilidad real de terminar la vida que ya está iniciada”, expresó Mons. González.

El Obispo, que en junio de 2016 expuso ante la comisión de Salud del Senado la posición de la Iglesia respecto al proyecto, agregó que es “conveniente que los parlamentarios que adhieren al pensamiento occidental cristiano se pregunten qué estamos haciendo, hacia dónde vamos caminando y a qué se está abriendo la puerta con eso”.

Sostuvo que la pregunta de fondo en este debate es “si puede un parlamento arrogarse la facultad, y abrir para algunos ciudadanos un derecho que en realidad va contra la esencia misma de la naturaleza del ser humano al permitir quitarle la vida a alguien”.

“Yo personalmente pienso que no está en su competencia, como no lo estaría decir que en ciertos casos muy restringidos vamos a autorizar la tortura de una persona si de eso se saca un bien mayor”, como por ejemplo “autorizar que se torture a alguien para sacarle la verdad”.

El Obispo llamó a “orar e insistir mucho ante los senadores que están decidiendo esto porque están ante una disyuntiva muy grave que va a ser mucho mal al país si se aprueba”.

“Si no se aprueba va a ser un signo de que todavía somos un país donde los derechos humanos y la dignidad fundamental de la persona se respeta”, concluyó.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |