Menu



Dos milagros obrados por intercesión de Santa Teresa de Calcuta
Los milagros ocurrieron en 1998 y 2008






El Milagro en Mónica Besra

"Tenía un tumor en mi estómago que iba creciendo cada día. La gente creía que estaba embarazada", recordó hace poco Mónica Besra en una entrevista a un medio europeo. Estamos en 1998.

Uno de los doctores que analizó a Mónica, confirmó que su tumor era del tamaño de un feto de siete meses. "Pensé que si no se la operaba pronto, se nos moriría en la cama", explicó el médico R. N. Bhattacharya, de Siliguri, en Bengala Occidental, India.

Sin embargo, su caso era crítico, los médicos no podían operarla porque Mónica padecía una aguda anemia y estaban seguros de que no sobreviviría a una cirugía.

Sin esperanzas científicas, la joven campesina del norte de Bengala, aceptó ir con su hermana a una casa para moribundos de las Misioneras de la Caridad, la congregación fundada por la Madre Teresa.

Mónica pasó ahí el primer aniversario de la muerte de la Madre Teresa y pidió que la llevaran a la capilla de la casa a rezar, para pedir por su curación.



"Al entrar en la capilla, vi una fotografía de la Madre Teresa y sentí como si una luz saliera de la fotografía hacia mí y me quedé paralizada. Luego las hermanas rezaron por mí y me quedé dormida. Cuando me desperté a la una de la madrugada vi que el tumor había desaparecido", afirmó Mónica.

Su recuperación repentina y total sorprendió a los médicos que la habían examinado. Ellos aseguran que su diagnóstico fue correcto, se hicieron todas las pruebas necesarias e incluso después de su milagrosa curación, revisaron las marcas de una pequeña cirugía que le practicaron para analizar el tumor, pero no las encontraron.

"No pude encontrar ninguna razón lógica de cómo un tumor de esa naturaleza y tamaño podría desaparecer de la noche a la mañana. Por eso creo que realmente la bendición de la madre Teresa ayudó a Mónica a conseguir su curación", explicó el médico Bhattacharya.

Bhattacharya ha trabajado como médico durante más de 26 años, y en este caso, está convencido de que se trata de un milagro. "Me es muy difícil explicar cómo me sentí con todo este asunto. Pero ésta es una de las experiencias más maravillosas que he tenido en toda mi carrera médica", relató el médico.

Desde que fue curada, Mónica se dedicó a rezar por la pronta beatificación de la Madre Teresa. "Me acuerdo de ella todo el tiempo, ella fue quien me ayudó a curarme y dejar atrás todo ese sufrimiento", afirmó la campesina convencida de que mucha gente no cree en los milagros. Su único consejo para ellos es: "Espera hasta que te suceda a ti uno".



Este fue el milagro aprobado para la beatificación de la Madre Teresa que se realizó el 19 de octubre de 2003.

El relato de este milagro fue publicado originalmente en Fluvium.org

El Milagro en Marcilio Haddad Andrino

En diciembre de 2008, el ingeniero Marcilio Haddad Andrino, con 35 años de edad, fue ingresado de urgencia. Había enfermado de imprevisto y presentaba grandes trastornos en la esfera neurológica. Los exámenes especializados habían mostrado la presencia de ocho abscesos cerebrales; el absceso cerebral es un área purulenta de origen bacterial o viral, que determina la destrucción de los tejidos y la producción de pus dentro del encéfalo.

Después del ingreso en urgencias, el TAC (Tomografía Axial Computarizada) confirmó la gravedad de la patología. El paciente entró en coma y, después de algunos días, apareció también una obstrucción de las vías del líquido cefalorraquídeo del cerebro, que determinó un cuadro de hipertensión endocraneal.

La situación era tan grave que el cirujano, el profesor Cabral, en presencia de un cuadro clínico en continuo deterioro, con el riesgo de muerte inminente, decidió someter al ingeniero a una intervención de urgencia.

Pero, a este punto, sucedieron una serie de eventos inexplicables.  El paciente, conducido a la sala de operaciones en coma, abrió los ojos, y, entre el estupor de los presentes, preguntó por qué se encontraba allí.

El profesor Cabral, recuperado del estupor y tras constatar la plena lucidez del paciente, decidió no operar y realizar un TAC del encéfalo para entender qué estaba pasando.  

El examen reveló una modificación radical del cuadro patológico preexistente, con la desaparición del hidrocéfalo y la reducción del 70 por ciento de los abscesos cerebrales.

En pocos días las condiciones de Andrino mejoraron hasta tal punto que el profesor Cabral, constatando las perfectas condiciones clínicas y neurológicas, decidió dar de alta al paciente certificando la ausencia de cualquier rastro de alteraciones precedentes. No había rastro ni de abscesos cerebrales ni del hidrocéfalo.  

La cosa más sorprendente era que el paciente no presentaba ninguna secuela de la grave patología que había padecido. En el paso de pocos días --del 13 de diciembre, fecha de la operación prevista, al 23 de diciembre, día en el que fue dado de alta-- el ingeniero Andrino estaba sanado de forma definitiva y total.

¿Qué tiene que ver la Madre Teresa con la sanación inexplicable de Marcilio Haddad Andrino? La mujer del ingeniero brasileño se llama Fernanda y, precisamente mientras las condiciones de su marido empeoraban dramáticamente, se dirigió al padre Elmiran Ferreira, párroco de la iglesia de Nuestra Señora de Aparecida, San Vicente.

El párroco tenía intención de celebrar una misa de conmemoración con las Misioneras de Madre Teresa. El Padre Ferreira escuchó lo sucedido y trató de consolar a Fernanda. Le entregó un librito de novenas y le dijo que continuara rezando pidiendo la intercesión de la beata Madre Teresa.

La situación se estaba precipitando. Así, la tarde antes de la intervención quirúrgica, el padre Ferreira fue al hospital junto con Fernanda.

El párroco recitó las oraciones y administró el sacramento de la extremaunción. Después de eso, junto con Fernanda, puso junto a la cabeza de Marcilio un santo y una reliquia de Madre Teresa. Poco después se manifestó la sanación.

El 18 de diciembre de 2015 el Vaticano anunció que S.S. Francisco había aprobado la promulgación del decreto que reconoce estos hechos como un milagro obrado por Dios gracias a la intercesión de la Madre Teresa.

La canonización se realizó el 4 de septiembre de 2016.

Fuentes Varias

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |