Menu


ONU Mujeres ¿Se puede ser pro mujer siendo pro género?
Al final, es para mí, sin duda alguna, un privilegio ser mujer. Sobre todo ser mujer en está maravillosa época, en la cuál puedo reiterar el enorme valor de la diferencia y complementariedad entre hombres y mujeres.


Por: Elena G. Garza |



ONU Mujeres ¿Se puede ser pro mujer siendo pro género?

Pekín. 1995 IV Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre la Mujer: lanza abierta y deliberadamente la Ideología de género como marco de referencia para determinar agenda y acciones de la ONU y sus países miembros. “Muchos países les apoyaron porque creyeron que se trataba de una lucha a favor de los derechos de la mujer”.

26 de agosto de 2016.-   Los defensores de esta ideología consiguieron que se aceptase el concepto de género y la Cumbre emitió la siguiente definición: "El género se refiere a las relaciones entre mujeres y hombres basadas en roles definidos socialmente, que se asignan a uno u otro sexo".

Ayer en la ciudad de Guadalajara en México, a veintiún años de la Cumbre de Pekín tuve la oportunidad de asistir a una conferencia impartida por la Dra. Ana Güezmes de García, representante de ONU Mujeres; promovida por el gobierno del Estado de Jalisco, en colaboración con la U de G (Universidad de Guadalajara).

Intitulada “Agenda post 2015, compromisos por la Igualdad en la Agenda Global y Avances y Retos”, la invitación reza esta introducción: “Como parte de los avances en materia de igualdad entre hombres y mujeres que hemos asumido como prioritarios dentro de la agenda pública …”



Como escenario el paraninfo de la Universidad, la Sra. Carmen Rodríguez; coordinadora General Administrativa de esta casa de estudios “dispara a discreción” enlistando una serie de beneficios que esta agenda de “igualdad” ha empezado a traer a las mujeres de la universidad; todas acciones excelentes pues aportan ayuda real a madres que estudian y que trabajan en la U de G.

Acto seguido le dan la palabra al Secretario de Desarrollo Social del Estado de Jalisco, Miguel Castro, y es cuando “apunta al objetivo”  y descarga en su discurso una plataforma de trabajo enfocada en la Ideología de Género.

Palabras como “patriarcado hegemónico,”, “sistema patriarcal”, “modelo hegemónico de masculinidad”, “problemas sexo/género”, “transversalización de la perspectiva de género”; entre otros muchas afirmaciones y postulados de dicha ideología, son el marco retórico con el cual anuncia a “las y los” presentes las acciones que el gobierno llevará a cabo para promover la “igualdad de hombres y mujeres”.

Para dar paso a la “artillería pesada”, la funcionaria de la ONU muestra un video conmemorativo por los 20 años desde la conferencia de Pekín. Los presentes conmovidos por las imágenes, las palabras y la música. ¡Qué bien manipulan!, el tono, la redacción de los objetivos, el idealismo del discurso, todo. Los nuevos objetivos de la ONU incluyen metas de aparente mejora para las mujeres en varios aspectos. 

El punto de inflexión está en los condicionamientos: Despenalización del aborto, legalización de los “matrimonios” entre personas del mismo sexo, adoctrinamiento de los niños en ideología de género, etc.  que imponen antes de realizar cualquier mejora.



Son 17 los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible), sin embargo, la presentación se centró en el objetivo 5: “Lograr la Igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas”… “El gran objetivo perdido” desde 1995-recalcó la conferencista- “la igualdad entre hombres y mujeres”.

Christina Hoff Sommers en su libro ¿Quién robó el feminismo? subraya que durante la Cumbre de Pekin Barbara Ledeen, Directora del Independent Women Forum, una organización feminista de defensa de la mujer, ampliamente reconocida en Estados Unidos, señaló al ver el documento escrito según los postulados de la ideología de género: "El documento está inspirado en teorías feministas ultra radicales, de viejo sello conflictivo, y representa un ataque directo a los valores de la familia, el matrimonio y la femineidad". Por eso es conveniente distinguir entre el feminismo de equidad (nacido a comienzos de siglo XX) vs el pseudo feminismo de la ideología de género (nacido en 1960) que utiliza el lenguaje del feminismo radical para algo muy distinto. 

A partir de lo anterior, nace la gran pregunta: ¿Es posible ser pro mujer y al mismo tiempo ser pro “género”?... NO.  

No obstante a nuestros gobernantes les parece que sí y dan paso a campañas en medios masivos de comunicación de no violencia, respeto y colaboración, mediante un "cambio de roles”; sugiriendo que el trabajo no remunerado que se hace en casa, incluyendo la INVALUABLE labor del cuidado de los hijos y la administración del hogar, son de un valor inferior y/o no tienen valor.

Es necesario exigir al gobierno y sus instancias, protejan y establezcan leyes y políticas públicas pro familia, para así garantizar un verdadero Desarrollo humano integral para hombres y mujeres: Antes que la Agenda Global de la ONU Y SU DESARROLLO SUSTENTABLE  está el bien de México

Queda claro que para ONU Mujeres no existe un interés de llevar a más mujeres al bienestar. Para este organismo, bienestar significa que las mujeres salgan de sus casas y dejen a sus hijos (“no más de dos”) al cuidado del Estado. Además, en el caso de México el gobierno, por sus propias ineficiencias tienen a nuestro país con primeros lugares en maltrato y abuso infantil, trata de personas,  de pobreza extrema, baja escolaridad, alcoholismo infantil y adolescente, corrupción, etc. , de lo que ONU Mujeres no se ocupa ni en México ni en el mundo.

Bajo esta precaria realidad nacional, es absolutamente urgente la necesidad de enfocar TODOS los recursos económicos, educativos, sociales y políticos en recomponer el tejido social, y que todas las instancias del gobierno estén encaminando sus programas y acciones hacia el reforzamiento de la célula básica de la sociedad, LA FAMILIA NATURAL. 

El pueblo de México, las mujeres, especialmente las madres, más que buscar alinearse a la “agenda global” REQUERIMOS ser incluidas desde nuestros propios modelos culturales orientados a educar a los hijos mientras están pequeños, en conjunto con el cónyuge y con la ayuda del resto de la familia extendida y no en salir a buscar un trabajo remunerado cuando no lo necesita la familia.

Por ello, es primordial retomar la visión cultural de nuestro pueblo, para que la Organización de las Naciones Unidas haga honor a su propósito fundamental de “Fomentar entre las naciones relaciones de amistad basadas en el respeto al principio de la igualdad de derechos y al de la libre determinación de los pueblos…” y como dijo Ana Güezmes “trabajar desde un piso común de desarrollo, redoblando los esfuerzos por ser verdaderamente incluyentes”.

Al final, es para mí, sin duda alguna, un privilegio ser mujer. Sobre todo ser mujer en está maravillosa época, en la cuál puedo reiterar el enorme valor de la diferencia y complementariedad entre hombres y mujeres.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |