Menu


Santa Teresa de Calcuta
¿Cómo sería un mundo donde todos nos comportáramos como la Madre Teresa, en donación y entrega al otro?


Fuente: ForumLibertas



5 SEPTIEMBRE, 2016
Un santo no puede dejar indiferente porque es un testigo privilegiado del escándalo de la Cruz. Por consiguiente, poco puede sorprender que con motivo de su elevación a los altares, la madre Teresa de Calcuta haya sido víctima de la maledicencia de siempre. Está en el lógico que nos anunció Jesucristo: si lo persiguieron a Él, que era perfecto hasta la muerte, ¿cómo no van a descalificar a sus seguidores, que sobresalen? Porque la Madre Teresa no solo es un ejemplo para los creyentes, sino una referencia, y en su momento una líder moral a escala mundial. Por eso puede parecer sorprendente que el feminismo de género no haga suya su figura. Pero seríamos hipócritas si nos extrañáramos de ello, porque al Gender no le interesa la mujer y sus realizaciones, sino el triunfo de su irracional y oscurantista ideología, que casa fatal con una santa.

El liderazgo global de esta simple monja que consagró su vida a atender a los más rechazados, los moribundos sin lugar, los pobres huérfanos, los leprosos; que contestaba con lucidez a un periodista, que contemplando como limpiaba los gusanos de las llagas de un moribundo, exclamó “yo no haría eso ni por un millón de dólares”, y Santa Teresa respondió con un conciso: “ni yo tampoco”. Esta mujer une a su condición de santidad cristiana una distinción tan secular como el ser Premio Nobel de la Paz. Esta mujer que se hizo india por amor a los más destruidos y recibió funerales de estado es la única persona del santoral católico que reúne estas condiciones. ¿Se quieren mayores reconocimientos seculares de que su obra va más allá del hecho confesional?

Pero para sus hipercríticos todas las evidencias no bastan. No pueden aceptar el reconocimiento público de que como fe profesada y entrega a los desasistidos, va de la mano su absoluta confianza en la providencia de Dios, características de su Orden que a veces casa mal con el orden burocrático humano. Su encendida defensa de la dignidad de la vida humana, de toda vida, también la del que ha de nacer. ¡Ah, que terrible delito proclamar el derecho a nacer y reclamar, en el discurso de recepción del Premio Nobel, que le entregaran a ella los hijos no deseados! ¡Que ofensa este acto radical de humanidad de quien, además, tiene la credibilidad para realizarlo!

Los que aplauden a los piratas financieros como Soros y los corsarios de la evasión de impuestos, con los líderes tecnológicos al frente porque entregan migajas de lo que les sobra para solidaridad publicitada, para propaganda, se escandalizan como fariseos porque la madre Teresa aceptaba donaciones de todos a cambio de nada material. Como si este otro fraudulento no pudiera tener un acto, que en algo, solo en algo, se redimiera de sus desafueros. También como los fariseos se escandalizan de que Jesús comparta mesa con los publicanos, solo que en versión actualizada. La Madre Teresa tuvo claro un principio: nunca aceptó dinero que condicionara su obra y su fe, y por eso, rechazaba toda subvención pública, para evitar quedar condicionada por los políticos.

También usan triquiñuelas en su forma de atender a los moribundos, pobres y abandonados, aquellos que ningún poder público o privado atendía y que quienes la critican siguen ignorando. Menosprecian así lo más importante del mundo: que en la hora final, lo que todo ser humano necesita es compañía, amor, una mano a la que apretar para que, sintiéndose amado, el traspaso final sea sin sufrimiento del alma y de la mente.



Preguntamos ¿Cómo sería un mundo donde todos nos comportáramos como la Madre Teresa, en donación y entrega al otro? ¿Cómo sería si ese mismo mundo estuviera habitado solo por quienes la critican?  Y que cada uno opte por donde prefiera vivir: en una sociedad con la seguridad de que siempre serás amado o en otra, donde siempre serás criticado.





Compartir en Google+




Consultorios
Dr. Carlos Álvarez Cozzi
Derecho Internacional Privado y Derecho Privado. Cuestiones de bioética en las diferentes legislaciones (bioderecho). Aplicación del Derecho desde la óptica de la doctrina social cristiana
Jorge Scala
Defensa de los derechos humanos
Fred Battle Río
Derecho Ambiental y Administrativo
María Lourdes Villa Vargas.
Especialista en Derecho Público
Nicolás Lafferriere
Servicio a la vida. Bioética y bioderecho.
Dr. Jorge Luis Vitale
Aplicación del Derecho Canónico en la legislación de un país
José Pavlov Valdivia Reynoso
Derecho Civil Corporativo, Canónico y Derechos Humanos
Lic. Guillermo Gazanini Espinoza
Derechos humanos. Libertad Religiosa
Camilo Cortés Bosques
Derecho Eclesiástico, Derecho Laboral, Derecho Patrimonial Canónico y Seguridad Social
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |