Menu



Religiosa con graves problemas auditivos obtuvo sanación instantanea
Milagro aprobado para la beatificación que se efectuó en junio de 2016


Por: Xavier Villalta | Fuente: Catholic.net



Sor María Celeste (en el siglo: Anna María) Lagonigro, desde cuando tenía 7 u 8 años, sufría de otalgia (dolor de oído), otorrea recurrente (emisión de flujo purulento por el conducto auditivo externo) y rinorrea (emisión abundante de líquido por la nariz), todo ello, según la descripción del médico tratante, Dr. Elia Albanese, fue diagnosticado como: manifestaciones de una otitis crónica purulenta con perforación de la de la membrana timpánica e hipoacusia (pérdida auditiva), con flema tubo-timpánica y rino-faringo-traqueítis crónica. La enfermedad se desarrolló durante unos 10 años, con una sucesión de fases de inestabilidad clínica y fases de reposo, pero siempre manteniendo la hipoacusia que fue empeorando con el tiempo.

Durante este periodo fue tratada con una terapia médica que no produjo mejora alguna, sólo disminuyeron los períodos de inestabilidad clínica, no se detuvo el proceso inflamatorio crónico-degenerativo. Además la paciente se quejaba de otalgia (dolor de oído) y, a menudo de fiebre, seguida de una emisión de secreción de sus orejas similar a la secreción de sus fosas nasales.

Un amigo de la familia dijo por ejemplo: "Sor María Celeste Lagonigro, desde cuando era una niña, empezó a sufrir de problemas de audición, especialmente en su oreja izquierda. Recuerdo muy claramente que la pobre niña siempre tenía que llevar un pañuelo en la mano para limpiarse la nariz y el oído, ya que su oído descarga pus y mucosidad salía de su nariz, y si quería que me escuchara, descubrí que era mucho mejor dirigir mi voz al oído izquierdo. El resultado fue que Anna María llegó a estar bajo el cuidado de la Dra. Elia Albanese quien la diagnóstico de otitis purulenta crónica".

La asistencia médica practicada, especialmente en las fases agudas, estuvo básicamente destinada a evitar la necesidad de cirugía.

Ese era el cuadro médico hasta que ocurrió algo sorprendente: Con motivo de la celebración del segundo centenario de la muerte de la Venerable Sierva de Dios, María Celeste Crostarosa, su cuerpo fue colocado en la sala capitular del convento de Foggia, en el que vivía Sor Lagonigro; el día 13 de septiembre, cerca de las 7 P.M., toda la comunidad religiosa de las Hermanas Redentoristas estaban en torno a los restos de su Fundadora, entre las religiosas se encontraba Sor María Celeste Lagonigro, quien siempre había invocado la ayuda de la Venerable María Celeste Crostarosa buscando obtener del Señor la gracia de la sanación, en aquella oportunidad -como en muchas otras- sus oraciones fueron acompañadas por la de toda la comunidad. Una de sus hermanas, impulsada ??por su profunda fe, animó a la hermana enferma a que apoyara su cabeza, del lado de la oreja enferma, en el seno de la fundadora. De repente, como testificó la hermana Lagonigro, el dolor y la otorrea desaparecieron y recuperó la capacidad auditiva.



Las investigaciones posteriores, llevadas a cabo por diferentes especialistas, y los exámenes con micro otoscopios, demostraron lo siguiente en el oído izquierdo: una pequeña área de cicatrización atrofiado en el cuadrante inferior posterior y una cicatriz lineal apenas perceptible en el cuadrante inferior anterior; en el oído derecho: un parche calcificado deshilachado en el cuadrante anterior inferior y una zona de forma ovalada de la perforación anterior sanado, en el cuadrante inferior posterior.

Tanto en la prueba de audiometría y el análisis de bio-impedancia detectaron un leve déficit neurosensorial y un perfecto funcionamiento del complejo tympano-osicular. Los resultados del timpanograma demostraron que los canales auditivos no tenían trastorno alguno.

Los asesores médicos de la Congregación para la Causa de los Santos, el 19 de febrero de 2015, han confirmado por unanimidad la curación inmediata, completa y duradera del paciente, lo que es científicamente inexplicable.

El Congreso de Teólogos expresó, el 9 de junio de 2015, la misma opinión positiva y unánime en lo que se refiere a la intercesión del Venerable Crostarosa.

El 3 de noviembre del mismo año, la Congregación Ordinaria de Cardenales y Obispos han acordado, por unanimidad, aceptar la opinión positiva de los teólogos y médicos.



Por todo ello, el 14 de diciembre de 2015, S.S. Francisco autorizó la promulgación del Decreto relativo al milagro atribuido a la intercesión de la Venerable María Celeste Crostarosa, abriendo así el camino a la celebración de la beatificación, misma que tuvo lugar en Foggia el 18 de junio de 2016.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |