Menu


3. Paternidad Responsable
La paternidad responsable, es un tema poco comprendido, que puede confundirse con el control natal


Por: Rosario Laris MD, PhD. | Fuente: Sexo Seguro, A.C.



La paternidad responsable, es un tema poco comprendido, que puede confundirse con el control natal, lo cual es un error, pues este nada tiene que ver con la paternidad de una manera responsable.

 

La paternidad responsable es el privilegio y  la obligación de los esposos de decidir con amor el número y espaciamiento de sus hijos utilizando un medio que les permita expresar su amor de manera completa durante las relaciones sexuales.

 

La paternidad responsable no un derecho; pues los hijos son un don, un regalo de la vida. El matrimonio le abre espacio a los esposo para poder vivir la sexualidad con el compromiso y la fidelidad para toda la vida, es decir como esta merece; y como consecuencia de la entrega de amor en una relación sexual es que puede llegar una nueva vida, es decir un hijo; pero esto no confiere a los esposos el derecho a tener hijos, pues los niños son personas y no objetos.



 

Vivir la paternidad responsable es una obligación de los esposos, pues los hijos tienen derecho a tener padres y por tanto los padres se obligan ante los hijos, aquí está la gran responsabilidad que tienen los esposos ante la transmisión de la vida.

 

La decisión de cuantos hijos tener, y el espaciamiento de estos es únicamente de los esposos, ya que ellos son los principales educadores y formadores de sus hijos.

 



La paternidad responsable significa vivir la sexualidad con el respeto que debe tenerse del cónyuge y de la naturaleza humana. 

 

La entrega de amor dentro de una relación sexual entre esposos implica la aceptación total, que ambos se aceptan como son, con su cuerpo, emociones, pensamientos y espíritu, incluyendo su fertilidad. Sería mentira decir con el cuerpo te amo, y te acepto completamente, pero dejar fuera la fertilidad, como si esta fuera algo ajeno, algo malo.

 

Es así que la paternidad responsable invita a vivir la sexualidad entre esposos con entrega total,  y esto se puede lograr identificando los días fértiles de los no fértiles del ciclo menstrual de la mujer; y así en caso de querer postergar la llegada de un hijo, poder vivir la sexualidad con entrega total en los días no fértiles.

 

A diferencia de la paternidad responsable, el control natal implica la inspección, intervención o el dominio de la fertilidad. Visto de esta manera en el control natal no son los esposos quienes deciden libremente el número de hijos que desean tener o el método utilizado, sino es alguien más quien toma estas decisiones. Generalmente en los programas de control natal se pretende tener un dominio sobre los índices de fertilidad de una población, sin importar el respeto hacia la persona, al bien integral del matrimonio y a la familia.

 

Así mismo, el control natal no procura el bien mayor de una sociedad, es decir fortalecer el matrimonio; que los padres de familia tengan una mejor relación y que ambos hombre y mujer sean corresponsables de su sexualidad.

 

Para más datos sobre este y otros temas de Bioética y sexualidad, visítanos en:

Web page: www.sexoseguro.org

Twitter: @sexoseguro

Facebook: www.facebook.com/sxseguro

 

Y te invitamos a suscribirte a nuestro canal de youtube:

www.youtube.com/sexosegurovideos





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!