Menu


Soy feliz desde que no practico la homosexualidad
Philippe Ariño, homosexual francés de origen español, se ha atrevido a salir del armario no una sino dos veces


Por: José María Ballester | Fuente: Religion en Libertad / La Gaceta



Ha irrumpido con fuerza en pleno debate sobre el "matrimonio" gay en Francia.

Como su apellido indica, es de ascendencia española y además es profesor de español en Secundaria, aunque ahora está en excedencia. El motivo es muy sencillo: lleva un año dando charlas a lo largo y ancho de Francia -por no hablar de sus numerosas intervenciones en los medios- para disertar sobre su doble condición de homosexual y católico. Y muy especialmente para explicar por qué ha encontrado la alegría de vivir tras renunciar a la practica homosexual para respetar las enseñanzas de la Iglesia.

Lo que es seguro es que usted no apoya ningún "matrimonio para todos": en enero de 2012 decidió vivir en una entrega total a Dios. ¿Qué motivó su decisión?
Todo está muy claro: no estoy convencido de que la pareja homosexual sea lo mejor que le puede ocurrir a uno que se siente homosexual de forma duradera. A día de hoy, no me he topado con uniones homosexuales que de verdad sean sólidas, resplandecientes y satisfactorias a largo plazo. Por eso he elegido vivir la continencia, es decir, entregar mi homosexualidad a Jesucristo y a su Iglesia.

En concreto, ¿qué significa?
Significa que he abandonado definitivamente el ligoteo, la masturbación y la pornografía, porque me dí cuenta de que estaba prisionero y triste cuando me obligaba a mí mismo a soñar y a experimentar el amor homosexual.

¿Qué lecciones saca?
He entendido que, en amor, es difícil servir a dos amos: el Dios Jesús encarnado en la Iglesia y en la diferencia entre los sexos y, por otra parte, el amor que disuelve la diferencia entere los sexos, es decir, el amor homosexual.

Por lo tanto...
...he elegido la Iglesia que nunca me decepciona.

¿Qué le permite la continencia?
Es una opción libre, entera, emancipadora y concreta, que reconoce mi homosexualidad pero sin tener que arrastrar la culpa. ¡Nadie imagina lo feliz que soy desde que dejé de practicar la homosexualidad!

¿Tuvo algún papel la conciencia a la hora de decantarse por la continencia?
Un director espiritual me decía que la conciencia era el otro nombre del Espíritu Santo. Y como estoy convencido que el Espíritu Santo, muy especialmente mediante el don del bautismo, está presente en el corazón de cada ser humano, pienso que también se expresa a través del sentido común, de nuestra libertad y de nuestra conciencia. Sí: mi observación de lo real, a la luz de la Iglesia, me ha ayudado a optar por la castidad.

¿Se ha sentido siempre a gusto en el seno de la Iglesia?
Francamente, nunca he experimentado un alejamiento real de la Iglesia, ni fase de rebeldía o de rechazo ni tampoco crisis de fe: la Iglesia forma parte de mí y siempre ha sido vital; lo cual no me impide ver las carencias de la gente de la Iglesia, que somos todos.

O sea, que su aceptación es total.
Cuando se quiere a una persona o a una familia, se la quiere en su totalidad: ni se la trocea ni se acepta de ella solo lo que gusta. También hay que aceptar lo que no gusta.

¿Se puede evangelizar a homosexuales con el Magisterio de la Iglesia?
¡Por supuesto! El mensaje de la Iglesia es realista porque sitúa a la persona y a su libertad en el centro de todo. Para los homosexuales que prefieren limitarse a sus actos o a sus pulsiones para no ser libres, es difícil recibir ese mensaje como una Buena Nueva.

¿Qué es lo que no entienden?
Que el camino católico es liberador: para la Iglesia católica, una persona homosexual, aunque sienta una atracción física seria y real hacia otra persona del mismo sexo, siempre será libre de no dejarse reducir a la homosexualidad y de no plasmarla en forma de pareja. Según el Magisterio católico, la diferencia entre sexos y la identidad de hijo de Dios, son los dos pilares fundamentales que definen al ser humano.

¿Y la orientación sexual?
Aunque pueda ser profunda, no es fundamental: el hombre es algo más que sus fantasmas genitales o sus sentimientos del momento. Está llamado a algo más grande, más duradero, más objetivo y más libre.

Bien. Pero según muchos gays, el mensaje católico es irrespetuoso hacia ellos.
¿En qué? La Iglesia es la que de verdad defiende y construye la libertad de las personas.

¿Es consciente de la agresividad exhibida por el lobby gay hacia los que no piensan como ellos?
Por supuesto, aunque el término lobby gay me perturba ya que los lobbies están influidos por los bisexuales gay friendly, indiferentes a la homosexualidad y al matrimonio. Pero lo cierto es que los militantes homosexuales -los gays y los gay friendly-, que se presentan como defensores del ´amor´, de la ´tolerancia´ y de la ´libertad´ suelen ser cien veces más violentos que sus adversarios.

¿Lo dice tras comparar las pancartas de las distintas manifestaciones?
Sí: la diferencia es abismal. Y la violencia no es solo verbal.

¿Por ejemplo?
El 17 de noviembre de 2012, en Lyon, durante una de las primeras manifestaciones contra el proyecto de Hollande, la policía arrestó a 40 contramanifestantes pro ´matrimonio´ gay que llevaban armas blancas.

Así las cosas, el colmo es...
...que hay muchísimas personas homosexuales que desfilaron contra esa ley aunque no se atreven a hacerse visibles.

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |