Menu



¿No es éste el hijo del carpintero?
Reflexión del evangelio de la misa del Lunes 1 de Mayo de 2017

Hoy es un día especial en que al contemplar a José y a Jesús como trabajadores, deberíamos revalorar el trabajo no sólo como medio de sustento, sino también como un elemento muy importante en la realización personal.


Por: Mons. Enrique Diaz, Obispo de la Diócesis de Irapuato |



San José Obrero


Hechos 6,8-15: “No podían refutar la sabiduría y el Espíritu con que hablaba Esteban”
Salmo 118: “Dichoso el que cumple la voluntad del Señor. Aleluya”
San Mateo 13, 54-58: “¿No es éste el hijo del carpintero?”

 

Hoy se nos invita a contemplar a San José como el trabajador y obrero que con sus manos sostuvo a la Sagrada Familia. Muchas asociaciones y grupos también hoy recuerdan el día del trabajo y se solidarizan con las personas que no tienen trabajo, o que sus condiciones laborales no corresponden  a la dignidad de un hijo de Dios. Duele la situación de tantas personas, sobre todo jóvenes, que no tienen oportunidad ni de estudiar, ni de trabajar, o de aquellas otras que aunque tienen trabajo sus salarios son raquíticos e injustos o las condiciones en que laboran son muy deficientes. Hoy es un día especial en que al contemplar a José y a Jesús como trabajadores, deberíamos revalorar el trabajo no sólo como medio de sustento, sino también como un elemento muy importante en la realización personal. En la actualidad, sobre todo en las ciudades, hemos llegado a una situación en que parece que el trabajo nos absorbe todo el tiempo y no nos deja espacio para otras actividades. Las madres de familia, los papás, los mismos hijos, tienen que ocupar casi todo el día en sus actividades laborales y se van endureciendo y haciendo insensibles a las necesidades de los demás. La cultura actual propone estilos de ser y de vivir contrarios a la naturaleza y dignidad del ser humano. El poder, la riqueza y el placer se han transformado, por encima del valor de la persona, en la norma y el criterio decisivos en la organización social. Se mira a la persona como una tuerca más en el engranaje de la producción. Tendremos que esforzarnos mucho para realzar en estas situaciones el valor supremo de cada hombre y de cada mujer. Toda la sociedad debería estar encaminada a procurar una vida con dignidad para cada uno de sus ciudadanos. Que este día nos comprometamos a buscar estructuras más justas, que hagamos de nuestros trabajos una fuente de vida y dignidad para cada una de las personas y que luchemos contra toda injusticia en el campo laboral. Trabajemos con entusiasmo pero mirando nuestras labores como un acercamiento a Dios Padre que siempre trabaja, que sostiene la vida, que nos cuida como hijos.

 







Compartir en Google+




Consultorios
P. Antonio Rivero L.C.
Formación y Espiritualidad del Sacerdote
Mons. Juan Esquerda Bifet
Espiritualidad Sacerdotal
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
P. Rafael Jácome L.C:
Pastoral presbiteral. Acompañamiento espiritual para sacerdotes
P. Mario Sabino González
Asesoría a Formadores en Seminarios
Alexei Estrella Morales
Diseño Económicos Contables y Financieros para Institutos de Vida Consagrada
P. Andrzej Zielinski SAC
Ayuda y acompañamiento vocacional
Erielto Iatski Cardoso
Acompañamieto en el proceso vocacional
Daniel Cáliz
Pastoral Hispana dentro de la parroquia
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |