Menu



La empresa debe ser una comunidad solidaria
La única forma de alcanzar una sociedad más humana, más digna, es mediante la revalorización del amor en la vida social, política y económica.


Por: Cristina Valverde | Fuente: www.capsulasdeverdad.com



Por más de 100 años, la Iglesia Católica ha denunciado las condiciones infrahumanas en la que vive la mayor parte de la población, y el abismo económico que existe entre ricos y pobres.

En 1891, la Encíclica Rerum Novarum, denunció la obtención de la riqueza (de los empresarios) a costa de otros (los trabajadores). ¿Es mejor entonces el modelo socialista? La Encíclica también condena al socialismo porque atenta contra la naturaleza humana. De la misma naturaleza humana surgen grandes diferencias entre los hombres: “no son iguales los talentos de todos, ni la habilidad, ni la salud, ni lo son las fuerzas; y de la inevitable diferencia de estas cosas brota espontáneamente la diferencia de fortuna”. Además, el ser humano, es un ser libre que puede crear, inventar, desarrollar, emprender…, pero esta libertad NO le permite abusar de otros para obtener beneficio.

La ley del mercado, “el dejar hacer, dejar pasar” tampoco es la respuesta. El mercado puede determinar en 50 dólares el salario de un obrero (por ejemplo), y con este salario la empresa sigue creciendo, los precios de venta son convenientes para los consumidores, pero al mercado no le interesa si ese trabajador puede alimentar a su familia con esa remuneración. El mercado no es capaz de satisfacer numerosas necesidades humanas (acceso a una buena educación, salud, beneficios para discapacitados, ancianos, niños…) El trabajo nunca puede ser entendido como una simple mercancía, porque quien la realiza es un ser humano, con dignidad, y merece recibir una remuneración digna.

evitar que el trabajo se reduzca a simple mercancía: el salario debe ser suficiente para la vida de familia, los seguros sociales para la vejez y el desempleo.”  JPII

¿Porqué existe tanta diferencia entre los empresarios y sus trabajadores? La respuesta nos la da el Papa Pío XI: “la falta de caridad, la ansia inmoderada de bienes materiales y el olvido de Dios.” El mercado y el consumismo se han apoderado de la mente de muchos, la avaricia y el poder han invadido sus corazones y no les permiten ver que sus colaboradores viven en condiciones paupérrimas. El Papa valora el esfuerzo de los trabajadores, cuyo trabajo es fundamental para el crecimiento de la empresa, y por tanto reflexiona sobre la justa participación del trabajador sobre los beneficios obtenidos.



La Encíclica Rerum Novarum promulgada en 1891, significa cosas nuevas, estableció la necesidad un salario mínimo justo, el descanso dominical, la limitación de la jornada diaria, la prohibición del trabajo infantil y la especial protección de la mujer trabajadora.

De lo anterior, alguien podría concluir que la Iglesia está en contra de los empresarios, no es así. En las Encíclicas se defiende el derecho a la propiedad privada, el derecho a la iniciativa económica, a la creatividad de la persona, a la libertad de mercado.. Pero pide a los empresarios encontrar el equilibrio entre la búsqueda de beneficios y la dignidad de sus trabajadores. En palabras de Juan Pablo II: “La empresa debe ser una comunidad solidaria” orientada al bien común. (CA,43)

La única forma de alcanzar una sociedad más humana, más digna, es mediante la revalorización del amor en la vida social, política y económica.

Jesús « nos enseña que la ley fundamental de la perfección humana, y, por tanto, de la transformación del mundo, es el mandamiento nuevo del amor » (cf. Mt 22,40; Jn 15,12; Col 3,14; St 2,8)

 

 

 

 





Compartir en Google+




Consultorios
Juan Pablo Barros S.
Liderazgo ético en la empresa
Emilio Planas Fernández
Una nueva cultura corporativa con base en la aplicación de la Doctrina social cristiana
Luis Eduardo Olivera Martínez de Castro
Responsabilidad Social Empresarial
Vicente Oltra Climent
Empresa Familiar
Dr. Carlos Álvarez Cozzi
Derecho Internacional Privado y Derecho Privado. Cuestiones de bioética en las diferentes legislaciones (bioderecho). Aplicación del Derecho desde la óptica de la doctrina social cristiana
Alfonso Muñoz Flores.
Antropología filosófica, Capacitación y Desarrollo humano en la Empresa.
Gonzalo Monzon
Proyectos humanitarios en países del tercer mundo.
Mariano Ruiz Espejo
Ciencias Económicas y Empresariales
Marcia Gabriela del Carmen Gutiérrez Vargas
Coordinación de capacitación para empresas, desarrollo y revisión de cursos y conferencias.
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |