Menu



Vida de la Iglesia
La Iglesia, tiene como misión fundamental la evangelización, es decir, anunciar a Jesucristo


Por: Comision Episcopal de Pastoral Familiar | Fuente: Tiempos de Fe, Anio 5, No. 25, Enero - Febrero 2003



La Iglesia, tiene como misión fundamental la evangelización, es decir, anunciar a Jesucristo, Palabra de vida que nos dice: "Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia" (Jn 10 10) y "Nadie tiene mayor amor que el que da su vida por sus amigos" (Jn 15,13). Nos da el mandato nuevo de Amor cuyo signo palpable es el cumplimiento de los demás mandamientos "Si guardan mis mandamientos, permanecerán en mi amor" (Jn 15, 10). Para Jesús, la experiencia más liberadora es precisamente el cumplimiento de la voluntad de su Padre: "Yo tengo para comer un alimento que vosotros no sabéis.. Mi alimento es hacer la voluntad del que me ha enviado y llevar a cabo su obra" (Jn 4, 32-34).

Con respecto a este Evangelio de la Vida, para los verdaderos discípulos de Cristo en el seno de la Iglesia católica, "el compromiso al servicio de la vida obliga a todos y cada uno1", lo cual implica la responsabilidad de "hacerse cargo" de toda la vida y de la vida de todos2", pero sin pretender tener la exclusividad pues "la defensa y la promoción de la vida no son monopolio de nadie, sino deber y responsabilidad de todos3".

Ante el hecho de que en los medios de comunicación social se ha difundido el que un Centro de Derechos Humanos en México ha concedido un "premio nacional de derechos humanos" a la institución que se autonombra "Católicas por el derecho a decidir" y dada la alusión que se hace a la Iglesia Católica, a su doctrina y Magisterio sobre el Evangelio de la Vida, en nuestra Comisión Episcopal de Pastoral Familiar vemos necesario y oportuno comunicar lo siguiente con el fin de aclarar cualquier confusión que pudiera darse entre el pueblo católico en México y en la opinión pública.

Hemos visto que en su prentendida inter­pretación, la mencionada agrupación "católicas por el derecho a decidir" significa más específicamente "por el derecho a abortar" lo cual es completamente contrario y contradictorio con la auténtica enseñan­za de la Iglesia Católica, en donde se afirma sin lugar a dudas que el aborto es un "crimen nefando", es ir claramente contra el mandamiento: "No ma­tarás". Afirmamos, por tanto, que ningún católico tiene el derecho a "decidir" matar a una persona concebida en el vientre de su madre. Además, la persona que realiza o colabora a un aborto, y éste se consuma, queda automáticamente en excomunión.

Consideramos contradic­torio también el hecho de que sea un centro de dere­chos humanos el que haya decidido conceder este "premio" o "reconoci­miento" a un grupo que pretende atribuirse el de­recho a destruir la vida de un ser humano inocente y débil, confiado por Dios a su madre y a su padre y a la responsabilidad de todos: médicos, enferme­ras, abogados, legisladores, autoridades, ins­tituciones, a todos.



Vemos que se concede un premio a quienes pretenden el "derecho a decir" que se destru­ya el primero de los derechos del ser huma­no: la vida.

Por otro lado, este derecho a la vida y to­dos los demás derechos de la persona hu­mana concebida, acaba de ser reconocido clara y definitivamente por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, de modo que todo apoyo al aborto, directa o indi­rectamente, en México, se sitúa fuera del orden constitucional, pues vendría siendo la decisión contra el derecho primario y básico a vivir por parte de la persona concebida, aún cuando, recurriendo a los eu­femismos, se pretenda llamarlo "derechos al bienestar, ala salud sexual y reproductiva de las mujeres".

"El Evangelio del amor de Dios al hom­bre, el Evangelio de la dignidad de la per­sona y el Evangelio de la vida son un úni­co e indi­visible Evange­lio4".

No se contradi­ce a sí mismo y tampoco se puede dar una contradicción en su difusión y en­señanza fiel y auténtica. Por eso, si bien esto implica a todo fiel bautizado, afirmamos que de manera especial involucra a los sacerdotes, consagradas y consagrados, miembros de sociedades de vida apostóli­ca, evangelizadores y catequistas: ningu­no de ellos debe enseñar algo diferente a la doctrina de la Iglesia Católica contenida en la Sagrada Escritura, su Tradición y Ma­gisterio. Declaramos por tanto que ningún Obispo, sacerdote, consagrada y consagra­do en la plena comunión con la Iglesia Ca­tólica, comparten o pueden compartir los puntos de vista de las "católicas por el derecho a decidir". Si alguno lo hiciera, rompe por ello mismo esta comunión y no puede llamarse católico.

Pensamos que algunas expresiones de la cul­tura de la muerte como el aborto, son efecto de una situación más profunda: la ausencia de Dios en la vida de la persona. Cuando Dios se eclipsa en la vida del hombre, el hombre mismo termina eclipsándose y apartándose de Jesucristo, Camino, Verdad y Vida. Invi­tamos a todos, personas e instituciones, a una conversión al Evangelio de la Vida, es decir, a un cambio de mentalidad de actitud y de conductas5.

Ahora bien, cuando como Iglesia Católica op­tamos firmemente por la promoción y defensa de la vida humana, desde su concepción hasta su muerte natural, "no se trata de imponer a los no creyentes una perspectiva de fe, sino de in­terpretar y defender los valores radicados en la naturaleza misma del ser humanó6".

 

+Mons. Rodrigo Aguilar Martínez Obispo de Matehuala

Presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Familiar

1Juan Pablo II, Evangelium Vitae, 79

2 idem, 87

3 idem, 91

4 idem, 2

5 Cf. CEM, Del encuentro con Jesucristo a la solidaridad con todos, 118

6 Juan Pablo II, Novo millennio ineunte, 51





Compartir en Google+




Consultorios
Margarita González de Guzmán
Coordinación y formación del catequista
María Luisa Martínez Robles
Catequesis para niños
Marìa Teresa Peñaloza Sanchez
Especialista en pastoral penitenciaria, cursos prematrimoniales, y catequesis dentro de las parroquias
Ma. Elena Miranda
Catequesis dentro de la escuela
Claudia Silva Martínez
Especialista en catequesis parroquial de iniciaciòn cristiana para adulots y jòvenes
P. José Luis Quijano
Asesoría en temas de catequesis
Daniel Cáliz
Pastoral Hispana dentro de la parroquia
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |