Menu


¿Cómo dicen que el Mesías es Hijo de David?
El Mesías es mucho más que un hombre descendiente de un Rey, es Dios mismo que se encarna en la humanidad.


Por: Mons. Enrique Diaz, Obispo de la Diócesis de Irapuato |



San Efrén

Tobías 11, 5-17: “El Señor me  castigó, pero ahora ya puedo ver a mi hijo”

Salmo 145: “¿Cómo dicen que el Mesías es hijo de David?”

Mc 12,35-37: ¿Cómo dicen que el Mesías es Hijo de David?

 



 

¡Qué difícil es dialogar cuando se tienen posturas irreductibles! Todos los argumentos son nada frente a la obstinación y ceguera. Jesús discute con los fariseos porque le dan un sentido errado a lo anunciado en la escritura.

 

El Mesías que ellos esperan es un rey a la manera de David guerrero, capaz de formar un ejército  para liberarse de la dominación romana,  y hacer de Israel una gran nación. Jesús les dice que el Mesías no es sólo un hombre descendiente de David, les recuerda que en la escritura David se refiere al Mesías llamándole “mi Señor”(en el lenguaje del pueblo judío esto equivale a llamarle mi Dios), de esta forma el Mesías es mucho más que un hombre descendiente de un Rey, es Dios mismo que se encarna en la humanidad. Pero el pueblo judío con el respeto enorme que le tienen al nombre de Dios, no se atreven ni siquiera a nombrar a Dios, por eso no es raro que la postura de Jesús les sorprenda y entonces se produzca el gran escándalo: Jesús con sus palabras se está autoproclamando Señor, Dios.

 



Lo contemplan, conocen sus obras, escuchan sus palabras, pero para ellos es imposible concebirlo, no pueden aceptar que Él es el Mesías. Ésta al final será la causa de su condena a muerte. También hoy tenemos posturas encontradas y para muchos es imposible aceptar que Dios no cae del cielo, sino que habita al ser humano, con toda la riqueza, toda la limitación y finitud que eso conlleva. Dios da a la mujer y al hombre una dimensión superior al resto de la creación, es entonces  un Dios con nosotros y un Dios en nosotros.

 

El Mesías se ha hecho cercano, como uno de nosotros, comparte nuestra humanidad, pero nos da una dimensión de cielo, de infinito y de eternidad. No queda atrapado en la mezquindad del hombre, sino que nos eleva al cielo partiendo de la misma tierra. ¿Nosotros aceptamos a Cristo como nuestro Mesías y Nuestro Señor, sin recórtalo a nuestro capricho? Aceptémoslo y descubramos la gran verdad que hoy nos proclama.

 

 

 

 

 

 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!