Menu



Educa sin culpabilidad
Lo deseable en cuanto a la educación de los hijos se refiere, es que nos responsabilicemos como papás.


Por: Alejandra Diener | Fuente: www.somosrc.mx



Cuando un padre de familia se culpa por la forma en que educa a sus hijos, es una manera destructiva que además de inútil no permite educar a los hijos en la libertad. Es decir, si constantemente al instruir para la vida a nuestros hijos nos sentimos mal por todo lo que permitimos o prohibimos, pues a esas personas a quienes queremos hacer autónomas, les haremos totalmente lo contrario.

En este sentido, lo deseable en cuanto a la educación de los hijos se refiere, es que nos responsabilicemos como papás. Ya que responsabilidad implica responder con habilidad ante nuestras obligaciones y adversidades, es la manifestación de un incremento de la conciencia, nos concientizamos logrando así cambiar alguna conducta propia en lugar de sumirnos en la culpabilidad que no nos dejará mejorar, avanzar, educar en la libertad.

Si te culpas como padre o madre, simplemente te autodegradas y te deterioras de manera personal. Lo peor de culparte constantemente es que solamente observamos los aspectos negativos de la propia conducta y no vemos lo bueno, lo que muchas veces origina “causas” falsas sobre consecuencias que muchas veces no tienen nada que ver con la persona y su culpa.

Una de las culpas más comunes se origina por asumir que hemos castigado en demasía. Para todo castigamos, para cualquier situación y esto luego nos hace sentir mal como papás. No jerarquizamos y para todo vemos actitudes negativas, y gritamos constantemente que llega un momento en que los mismos hijos ya ni siquiera diferencian cuándo es serio el regaño o no, puesto que usamos el mismo tono de voz para todo y para todo castigamos. Lo que luego nos hace pensar que como no nos responden los niños, pues tienen déficit de atención y queremos enviarlos a terapia, cuando en realidad ya no nos escuchan, pero porque somos insoportables.

Los castigos más que ayudarnos, nos desacreditan como padres de familia, humillamos a quienes más queremos y hay veces, dicho por los expertos, que hasta generan fantasías de venganza en los propios hijos. Vamos en lugar de culparnos y continuar castigando, a responsabilizarnos para cambiar de actitud y mejor imponer consecuencias que se ganan los hijos por malas conductas. Explicarles que la vida trae consigo consecuencias y que pueden ser buenas o malas. Que cuando algo indebido hacemos, acarrea consecuencias negativas.



Cabe destacar que a pesar de que utilicemos un lenguaje positivo al imponer consecuencias, que se ganan ellos mismos, es imprescindible dedicarle más tiempo a reforzar las conductas positivas, y menos tiempo a las negativas. Lo anterior es de suma importancia; si regañamos y le dedicamos mucho tiempo a reprender, los hijos notarán que cuando hacen algo indebido es cuando llaman nuestra atención lo que de manera inconsciente los hará querer hacer esto constantemente para tenernos cerca. Por otro lado, si les aplaudimos cuando hacen algo bien, si le dedicamos más tiempo a la felicitación, créanme que su conducta será más positiva porque sabrán que siendo así tendrán a sus padres más presentes.

Entonces es importante cambiar el chip cerebral y pensar en positivo, hablar en positivo y aplaudir más que regañar. Asimismo, es deseable que estemos dispuestos a cambiar de actitud ante conductas que no nos están resultando, lo que es lo mismo, responsabilizarnos para poder avanzar.

Recuerden que las culpas en la paternidad han hecho que los padres nos deslindemos de nuestra responsabilidad, lo que ha propiciado un Estado más paternalista. Lo que ha ocasionado que haya una crisis en las familias, por la falta de autoridad; autoridad que implica control y disciplina con amor. Si nos culpamos y por ende no ayudamos a los hijos a crecer y prepararse para ser adultos, serán las instituciones públicas las que se verán (y ya lo podemos constatar) obligadas a imponerles el principio de realidad, no con afecto sino por la fuerza y de este modo sólo se logrará niños viejos en lugar de ciudadanos libres.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |