Menu


Yo soy manso y humilde de corazón
Reflexión del evangelio de la misa del Jueves 20 de Julio de 2017

Dios da un nombre que más que una definición es una manifestación de todo lo que hace Dios por su pueblo.


Por: Mons. Enrique Diaz, Obispo de la Diócesis de Irapuato |



San Apolinar
Éxodo 3, 13-20: “Ni nombre es “Yo-soy”.- “Yo-soy” me envía a ustedes”
Salmo 104: “El Señor nunca olvida sus promesas”
San Mateo 11, 28-30: “Yo soy manso y humilde de corazón”

 

Continuamos con la reflexión de la profunda experiencia de Dios que impulsó a Moisés a guiar al pueblo hacia su liberación. Entre las objeciones que pone Moisés a Dios para no aceptar la misión ponía como principal su indignidad y pequeñez, pero cuando Dios le responde que quien actuará será Él mismo, que en todo momento estará con él, Moisés se atreve a preguntar el nombre de Dios. ¿Quién es este Dios que escucha el llanto del pueblo, que mira su dolor y que ahora le envía a buscar su liberación? Moisés quiere saber su nombre. Y Dios da un nombre que más que una definición es una manifestación de todo lo que hace Dios por su pueblo.

El Dios de sus padres, que está metido en su historia, da ahora un nombre a Moisés: “Yo-soy” es su nombre. No es una definición  metafísica, sino una descripción del gran amor y compromiso de Dios con su pueblo. No es un descubrimiento de la esencia de Dios sino una manifestación de su gran amor lo que nos da este nuevo nombre: “Yo soy el Dios que está y estaré contigo en todo momento para salvarte”, revelando así la presencia, la ayuda, el amor del Dios que se ha comprometido con la salvación y la liberación de su pueblo. Es cierto, es el mismo Dios de los patriarcas, pero con este nuevo nombre no sólo renueva las promesas sino se hace cercano, comprometido y  actor en la liberación de su pueblo. Los dolores y sufrimientos del pueblo no lo van a conducir a la muerte ni al exterminio, porque hoy Dios manifiesta que sus promesas no han quedado en el olvido, que se dará continuidad a su proyecto de fidelidad a su pueblo, que ya daba por perdidas las promesas de una nueva tierra.

 



Es una nueva y sorprendente revelación de Dios que está cerca de los suyos, que no acepta que sean tratados como esclavos y que les dará la salvación, la libertad y la oportunidad de constituirse como un verdadero pueblo. Al escuchar las esclavitudes de nuestros días, al percibir el desaliento, no podemos menos de volver nuestros rostros hacia este Dios que se hace tan cercano y que comparte nuestros dolores. También nosotros elevamos nuestros gemidos y alzamos nuestras voces y también nosotros descubrimos hoy muy cercano a nosotros  a este Dios que es “Dios con nosotros”.

 





Compartir en Google+




Consultorios
P. Antonio Rivero L.C.
Formación y Espiritualidad del Sacerdote
Mons. Juan Esquerda Bifet
Espiritualidad Sacerdotal
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
P. Rafael Jácome L.C:
Pastoral presbiteral. Acompañamiento espiritual para sacerdotes
P. Mario Sabino González
Asesoría a Formadores en Seminarios
Alexei Estrella Morales
Diseño Económicos Contables y Financieros para Institutos de Vida Consagrada
P. Andrzej Zielinski SAC
Ayuda y acompañamiento vocacional
Erielto Iatski Cardoso
Acompañamieto en el proceso vocacional
Daniel Cáliz
Pastoral Hispana dentro de la parroquia
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |